• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

¿Navegará la fragata Libertad hacia la justicia internacional?

El caso puede llegar este miércoles a los tribunales internacionales

El caso puede llegar este miércoles a los tribunales internacionales

Cumplido el plazo que Argentina le dio a Ghana para que liberara la fragata ARA Libertad, retenida en el puerto ghanés de Tema desde el 2 de octubre, y se espera que el gobierno de Buenos Aires recurra al Tribunal Internacional de Derecho del Mar, con sede en Hamburgo (Alemania), en búsqueda de una resolución del conflicto

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Según el corresponsal en la capital argentina, Vladimir Hernández, el caso puede llegar este mismo miércoles a dicho cuerpo, instancia en la que Argentina concentraría sus esfuerzos para recuperar su buque escuela.

"Trascendió que el plan de la Cancillería argentina es tratar de obtener una medida cautelar que permita la liberación de la Fragata Libertad, mientras que se dirime el fondo del caso", añadió el corresponsal.

Es decir, mientras se determina la legalidad o no de haber mantenido bajo embargo un buque militar que llegó al país africano como invitado del gobierno ghanés y que ha sido retenido por pedido de acreedores de la deuda argentina.

En opinión del economista Mario Blejer, quien fuera presidente del Banco Central de la República Argentina de enero a junio de 2002, la retención del navío es ilegal.

"Creo que es ilegal embargar la fragata porque es una propiedad militar. Las propiedades militares no son embargables, tienen estatus diplomático", explicó Blejer.

El economista subrayó, además, que los funcionarios portuarios ghaneses no pueden abordar el barco como lo intentaron el jueves de la semana pasada, porque sería como intentar entrar en una embajada extranjera.

El exfuncionario del Fondo Monetario Internacional cree que esa escena no se volverá a repetir, si bien las autoridades del país africano han suspendido el suministro de electricidad, agua y víveres al barco para aumentar la presión sobre la tripulación y conseguir que trasladen la embarcación a otro muelle donde no interrumpa la circulación de navíos comerciales.

Procedimiento largo

La solución del conflicto pudiera tardar meses, precisa el corresponsal en Argentina, ya que el procedimiento ante el Tribunal Internacional de Derecho del Mar debe ser avalado por ambas partes, de lo contrario se procede a un arbitraje, algo menos expedito.

"Pese a todas las gestiones realizadas, y ante la renuencia de Ghana a cumplir con sus obligaciones internacionales y levantar el ilegítimo embargo decretado sobre la Fragata, teniendo en cuenta que los dos países son signatarios de la Convención del Derecho del Mar, la Cancillería puso en marcha el mecanismo arbitral que constituye el procedimiento de solución de controversias aplicable entre los dos países ante el Tribunal Internacional del Derecho del Mar", declaró el canciller argentino, Héctor Timerman, ante los medios de comunicación.

Por su parte, las autoridades ghanesas están dispuestas a hacer frente al proceso judicial, seguras de no haber violado ninguna regulación del derecho internacional.

Posiciones firmes

El buque insignia de la Armada Argentina está retenido en Ghana por una demanda del fondo de inversión estadounidenses NML Capital Ltd., que reclama el pago de una deuda de US$284 millones por bonos soberanos que entraron en mora durante la crisis económica de 2001, cuando el país sudamericano declaron la mayor cesación de pagos (default) de la historia.

La presidenta Cristina Fernández se refirió a esta cuestión y aseguró que su país "no va a aflojar" frente a los fondos de inversión, a los que calificó de "buitres".

La justicia de Ghana aceptó la demanda de embargo interpuesta por NML, que estableció una fianza de US$20 millones para dejar libre la embarcación.

El gobierno argentino acusa al país africano de incumplir la Convención de Viena al no garantizar la inmunidad de un buque de la Armada, mientras que Ghana argumenta que Argentina renunció a la inmunidad diplomática de sus bienes al emitir sus bonos soberanos.

Mario Blejer consideró que todo este movimiento es, más que nada, una acción de impacto mediático por parte de los fondos de inversión.

"Hay que entender que este tipo de fondos se creó en una época en que había muchos activos que se podían embargar", explicó Blejer.

"Los países, además de tener fondos soberanos, tenían muchas empresas públicas que contaban con activos en el extranjero. Ahora, con todas las privatizaciones que se han dado, no hay apenas activos de los gobiernos para embargar. En los años 60, nadie hubiera pensado que se fuera a embargar un barco", añadió.

Aún así, el problema de base es que la decisión de liberar a la Fragata Libertad depende directamente de un juez ghanés, Adjei Frimpong, quien resolvió que, dado que Argentina renunció a su soberanía para emitir los bonos en los años 90, el reclamo de embargo de los tenedores de papeles de la deuda impaga sí procede.

En este caso, el acreedor es el fondo NML Capital, que ha buscando en varios países que Argentina le pague los bonos que entraron en default hace una década, ya que el propio fondo rehusó participar de la dos operaciones de canje de deuda que el gobierno de Buenos Aires efectuó en 2005 y 2010.

El abogado ghanés Kofi Bentil, vicepresidente de IMANI-Ghana, responsabilizó a la propia Argentina de haber causado este problema al endeudarse con NML.

Otras cartas en juego

La Cancillería argentina también tiene guardada otra carta bajo la manga, según anunció el ministro de Relaciones Exteriores, Héctor Timerman.

Buscará ante un tribunal de apelaciones ghanés la liberación de la fragata a fines de noviembre, "una vez que así lo permitan los tiempos procesales", precisó el funcionario.

Además, Argentina realizó el martes un pedido a una corte de apelaciones de Estados Unidos para una segunda audiencia sobre un fallo que forzaría al país sudamericano a pagar a tenedores de bonos impagos desde 2002.

Después de años de litigio para obtener el pago de los títulos, los acreedores se anotaron una importante victoria cuando ese cuerpo dictaminó que el país sudamericano los había discriminado al pagar antes a los inversionistas que entraron en los canjes de 2005 y 2010.

Un documento judicial indicó que Argentina solicitó una nueva audiencia con el panel de tres jueces, que fallaron a favor de sus acreedores el mes pasado, y también con la totalidad de la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito.