• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Michelle Obama, más popular que su esposo Barack

Michelle Obama, más popular que su esposo Barack / BBC Mundo

Michelle Obama, más popular que su esposo Barack / BBC Mundo

La primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, cumple este viernes 50 años convertida en una de las mujeres más admiradas de Estados Unidos y con unos índices de popularidad superiores a los de su esposo, el presidente Barack Obama

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Según un sondeo que publicó el mes pasado la encuestadora Gallup, Michelle Obama es la tercera mujer más admirada por los estadounidenses por detrás de la exsecretaria de Estado Hillary Clinton y de la presentadora Oprah Winfrey, pero por delante de artistas como Angelina Jolie o de la adolescente paquistaní Malala Yousafzai.

Además, los últimos datos de popularidad publicados señalan que la primera dama goza de unos índices de aprobación de cerca del 65%, 20 puntos más que su marido.

BBC Mundo repasa los aspectos que han convertido a Michelle Obama en una mujer cercana e incluso admirada por muchos estadounidenses en los casi seis años desde que Barack Obama fue investido por primera vez presidente de EE UU.

¡Todo el mundo a moverse!

Tras unos comienzos en la carrera a la Casa Blanca en los que parecía no encontrar su lugar -durante la campaña presidencial de 2008 fue catalogada por sus críticos de mujer enfadada, amargada y militante- la trayectoria de Michelle Obama fue en ascenso una vez su marido llegó a la presidencia.

En Washington, Michelle Obama adoptó su rol de primera dama con proyectos de enfoque maternal, principalmente con sus campañas contra la obesidad infantil y en favor de los veteranos de guerra.

Su primer movimiento fue plantar un huerto en los jardines de la Casa Blanca para demostrar qué alimentos debe tener una dieta sana y se puso al frente del programa "Let's Move!" ("¡A moverse!") que promueve una vida sana y activa entre los más pequeños.

Su objetivo es luchar contra los altos índices de obesidad infantil en el país y para eso no ha dudado en visitar colegios, saltar la cuerda con un grupo de niños en los jardines de la residencia presidencial o aliarse con personajes populares como la cantante Beyoncé -que creó un videoclip con una coreografía para su campaña Let´s Move!- o con Rosita y Elmo de Plaza Sésamo.

"Mamá en jefe"

Cuando su esposo llegó a la presidencia en 2009, Michelle Obama se definió como la "mamá en jefe" de sus hijas: Malia y Sasha, que ahora tienen 11 y 14 años.

La política en Estados Unidos es cosa de familia y Michelle y Barack Obama han tratado de proyectar una imagen de pareja unida y cada vez que tienen la ocasión difuden fotos familiares que suelen tener una gran acogida en las redes sociales.

Por ejemplo, una vez que se confirmó su reeleción en noviembre de 2012, Barack Obama eligió una foto abrazando a su mujer que, con el comentario "cuatro años más", se convirtió en la más retuiteada y con más "Me gusta" en Facebook de la historia.

Los brazos más imitados

Aficionada al deporte, Michelle Obama no duda en demostrar que está en forma siempre que puede, como cuando en el programa de entrevistas de Ellen DeGeneres respondió al reto de la presentadora de hacer flexiones de brazos y le ganó con 25 seguidas (véalo en el video adjunto).

El ejercicio parece tener sus frutos ya que muchas estadounidenses quieren tener sus brazos.

Y eso no lo dicen sólo las revistas de belleza sino también la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos (ASPS) que en abril de 2013 señalaba entre los motivos del enorme incremento de las operaciones de cirugía estética en la parte superior de los brazos en EE.UU. -en un 4.000% desde el año 2000- la inspiración de "los tríceps musculosos de la primera dama".

Según un estudio publicado entonces por la ASPS, el 31% de las mujeres encuestadas dijeron admirar los brazos tonificados de Michelle Obama por delante de los de actrices como Jennifer Aniston, Jessica Biel o Demi Moore.

Ícono de la moda

Lo que se pone, se agota. En estos seis años como primera dama, sus elecciones de vestuario no sólo han tenido repercusiones en páginas de estilo, sino también en la balanza de la economía de los diseñadores.

Por ejemplo, en 2008, Michelle Obama catapultó a la fama al hasta entonces desconocido diseñador neoyorquino Jason Wu gracias al vestido de noche blanco que eligió para el baile inaugural.

Según los expertos, su secreto es saber combinar la alta costura con las marcas minoristas que usan la mayoría de los estadounidenses.

Pero sus elecciones en cuanto a moda no son siempre del agrado de todos. En la campaña de 2012, sus críticos destacaron las informaciones de que pagó US$6.800 por una chaqueta cuando muchos estadounidenses tienen problemas para satisfacer sus necesidades diarias.

Lo que está claro es que a los expertos en moda no se les escapa un detalle del ropero de Michelle Obama. Según la crítica de moda del diario Washington Post Robin Givhan, en parte porque "da claves de la personalidad de una mujer pública -e histórica- que sigue tomando decisiones en privado".

"Sus modelos, con sus adornos excéntricos y no comunes, no se adhieren a los protocolos no escritos o tradiciones sin gracia que han dejado habitualmente a las primeras damas poco más que con el beige sin estilo", afirma la crítica de moda.

Y entre esas muestras de personalidad en cuanto a la moda está la recomendación para los invitados a su fiesta de cumpleaños de este jueves: llevar zapatos cómodos para bailar.

Contenido relacionado