• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

¿Qué mensaje da México con la extradición a EE UU de figuras del narco?

Joaquín "El Chapo" Guzmán, líder del cartel de Sinaloa, está prófugo tras escaparse de una prisión de máxima seguridad en julio | Foto: AFP

Joaquín "El Chapo" Guzmán, líder del cartel de Sinaloa, está prófugo tras escaparse de una prisión de máxima seguridad en julio | Foto: AFP

Poco después de que Joaquín "El Chapo" Guzmán se fugó a través de un túnel de una cárcel de máxima seguridad en julio, su abogado reconoció que el temor a terminar en una cárcel de Estados Unidos había impulsado el escape

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Dos semanas antes, Washington había solicitado formalmente que el líder del cartel del Sinaloa y uno de los mayores narcotraficantes en el mundo fuera extraditado.

Por una cuestión de soberanía, el gobierno había rechazado previamente enviar a Guzmán a Estados Unidos.

En enero de este año, el entonces procurador general Jesús Murillo Karam, aseguró que no había peligro de que Guzmán se fugara y que debía permanecer en México.

  

"Yo puedo aceptar la extradición, pero en el momento que yo diga. 'El Chapo' se tiene que quedar aquí a cumplir su condena y después lo extradito. Unos 300-400 años después, falta mucho", aseguró el funcionario.

Tiempo después, "El Chapo" escapó de la prisión de El Altiplano y ahora, a menos de tres meses de esa fuga, el gobierno mexicano, criticado por no enviarlo a EE UU, decidió extraditar a 13 delincuentes a ese país.

Analistas consultados por BBC Mundo aseguran que la decisión es vista como una forma de reconocer un error y hacer las paces con Washington.

Entre los extraditados se encuentran importantes figuras de carteles del narcotráfico.

Uno de ellos es Edgar Valdez Villarreal, conocido como "La Barbie", perteneciente a la organización de los Beltrán Leyva, quien había sido capturado en 2010.

Otro de los miembros más conocidos de este grupo de extraditados es Jorge Eduardo Costilla Sánchez, alias "El Coss", exlíder del cartel del Golfo, quien llevaba detenido desde 2012.

"Asunto importante"

Tomás Zerón de Lucio, director en jefe de la Agencia de Investigación Criminal (ACI) de la Procuraduría (fiscalía) General de la República (PGR), explicó que la decisión de este miércoles se tomó tras el pedido de diversos tribunales en diferentes estados de EE UU donde están reclamados por delitos de narcotráfico, homicidio, lavado de dinero, asociación delictiva y portación de arma de fuego, entre otros.

El gobierno de Estados Unidos rápidamente agradeció a las autoridades mexicanas por este "esfuerzo".

"Doy las gracias a nuestros colegas mexicanos no solo por su ayuda con este importante asunto, sino también por sus extraordinarios esfuerzos y colaboración constante en nuestra lucha contra la delincuencia organizada internacional", aseguró la fiscal general Loretta Lynch.

"Las extradiciones de hoy no hubieran sido posibles sin la intensa colaboración y la productiva relación que mantenemos con los funcionarios de más alto rango de las fuerzas de seguridad en México", indicó.

Lynch se había reunido a principios de mes en Washington con su par mexicana, Arely Gómez González, titular de la PGR, en un encuentro donde acordaron fortalecer los mecanismos de extradición.

  

Este miércoles un juez federal de EE UU reiteró la orden de prisión contra el líder del cartel de Sinaloa para que sea juzgado en Chicago, donde se lo considera "enemigo público número uno" por su responsabilidad en el tráfico de drogas a ese país.

En juzgados mexicanos ya pesan al menos dos órdenes de detención provisional con fines de extradición en contra de Guzmán.

"Reconocer un error"

La decisión del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto de enviar a estos 13 delincuentes a Estados Unidos es vista por analistas consultados por BBC Mundo como una forma de reconocer un error.

"Da el mensaje de que tras la fuga del 'Chapo' se generaron dudas obvias. Están haciendo enmiendas con los americanos", asegura Alejandro Hope, experto en seguridad y narcotráfico.

El mensaje, añade este especialista, es el de que se mantiene la colaboración con Estados Unidos y de que las autoridades no están seguras de su propio sistema carcelario.

"Básicamente", apunta, "es una forma de reconocer un error".

A pocos meses de la fuga del "Chapo", y aunque reconoce que los trámites administrativos de los procesos de extradición son largos, Hope señala quela decisión de este miércoles "no es casualidad (...) al final del día la extradición es una decisión política aunque la avale el sistema judicial".

"El gobierno mexicano no tiene en este momento la capacidad de contar con prisiones ni de alta, media ni baja seguridad que sean seguras y en las que pueda mantener a este tipo de personajes", le dice a BBC Mundo José Antonio Ortega Sánchez, presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal.

Para Ortega Sánchez la decisión del gobierno es una forma de decirle a los grupos criminales "que si caen en manos de la autoridad y son procesados en cualquier momento los pueden mandar a Estados Unidos y que ya no va a haber en México titubeos como para mantenerlos en cárceles que son altamente vulnerables".

Pese a que México y EE UU firmaron acuerdos de extradición en 1978, las primeras extradiciones no ocurrieron hasta 1995.

México ha deportado en los últimos 10 años a entre 150 y 200 delincuentes anualmente para que enfrenten a la justicia en Estados Unidos.

Algunos de ellos han sido narcotraficantes de alto perfil y la mayoría ocurrieron durante el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012).

Algunos de los extraditados en su mandato fueron Osiel Cárdenas, Benjamín Arellano Félix y Vicente Zambada Niebla.

Antes de enviar a "La Barbie" y "El Coss", el último capo de alto perfil había sidoAlfredo Beltrán Leyva, alias "El Mochomo", en noviembre del año pasado.