• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

La polémica que desató la decisión de Macri de descolgar los cuadros de Kirchner y Chávez de la Casa Rosada

El cuadro de Néstor Kirchner ya no está en la pared.| Foto:LA NACION/Fabián Marelli

El cuadro de Néstor Kirchner ya no está en la pared.| Foto:LA NACION/Fabián Marelli

Los cuadros del expresidente argentino Néstor Kirchner (2003-2007) y su par venezolano Hugo Chávez (1999-2013) ya no colgarán en la Casa Rosada, la sede presidencial de Argentina

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En un gesto que generó polémica, el gobierno de Mauricio Macri -quien asumió su cargo hace menos de dos meses- ordenó que sean retirados de la llamada Galería de los Patriotas Latinoamericanos.

Allí los había colocado, en mayo de 2015, la antecesora de Macri, Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), junto con las imágenes de otras famosas figuras latinoamericanas como los argentinos Ernesto "Che" Guevara, Juan Domingo y Eva Perón, el chileno Salvador Allende y el venezolano Simón Bolívar.

Los cuadros de Kirchner y Chávez serán llevados a pocos metros de la sede gubernamental, al Museo del Bicentenario, también inaugurado por Fernández.

En la Casa Rosada quedará el busto de Néstor Kirchner en la Galería de expresidentes, que fue inaugurado por Fernández en su último día de gestión.

Aunque es común que quien asume la presidencia realice algunos cambios -según Macri su despacho parecía "un museo" más que una oficina- el gesto fue considerado un agravio hacia los kirchneristas.

Así lo consideraron no solo referentes de ese partido.

El líder opositor Sergio Massa, hasta ahora de buenos vínculos con el gobierno, dijo que fue "una provocación innecesaria".

"Si queremos construir la Argentina de la unidad nacional tenemos que trazar una raya y empezar a buscar los temas que nos unen y no los que nos dividen", manifestó.

La "grieta"

Muchos volcaron opiniones similares en las redes sociales, criticando a Macri por contradecir con sus acciones el discurso que dio tras ganar la presidencia, en el que puso en énfasis en buscar el diálogo y la unidad nacional, tras años de divisiones.

Cristina Kirchner inaugura los cuadros, en 2015.  

Los cuadros se convirtieron en importantes símbolos durante el kirchnerismo: uno de los actos más famosos de Kirchner fue cuando ordenó que se descuelguen los retratos de expresidentes de facto militares, en 2004.

"¿Bajan los cuadros de Kirchner y Chávez? ¿No venían a cerrar la grieta y unir a los argentinos?", preguntó a través de Twitter Eze (@PrezEze).

"Bajando los cuadros de Néstor y Chávez, lo único que hacen es profundizar la grieta, y ellos eso bien lo saben", concordó Migue Ullua (@migue_ullua).

Por su parte, la diputada Juliana Di Tullio, una de las voceras del kirchnerismo, lo consideró una "maniobra infantil".

La legisladora criticó a Macri por "bajar cuadros" en vez de enfocarse en "bajar los precios", que siguen en aumento, o frenar una ola de despidos en el sector público, que también genera polémica.

A favor

Sin embargo, la orden de Macri también generó muchos aplausos entre quienes se oponen al kirchnerismo.

Algunos consideraron que se hizo justicia.

Hugo Chávez y Néstor Kirchner

La amistad entre Hugo Chávez y Cristina y Néstor Kirchner generó mucha controversia en Argentina.

"Quizás descolgar los cuadros de Kirchner y Chávez sea una provocación. Que corrige otra. La de haberlos colgado", opinó Víctor Evo Morales (@GarKaAbierta).

"Colgar los cuadros de Kirchner y Chávez donde estaban fue una provocación a todos los no kirchneristas, retirarlos fue solo reparar", coincidió Max (@Max_a_secas).

Incluso hubo quienes cuestionaron que los retratos de Kirchner y Chávez merezcan ser exhibidos en el Museo del Bicentenario.

"Yo los hubiera llevado a la base espacial de China en Neuquén y de ahí directo al Arsat...", bromeó en referencia al satélite argentino N Guilhe Billinghurst (@GipsyNat).

Tensión

Según la periodista de BBC Mundo en Buenos Aires Veronica Smink, desde que asumió Macri se han ido ahondando las diferencias con el kirchnerismo, que obtuvo casi la mitad de los votos en los comicios presidenciales de noviembre pasado.

"Los despidos masivos de empleados estatales contratados por el kirchnerismo, sumados a la fuerte devaluación que generó la salida del llamado 'cepo cambiario' en diciembre, están caldeando el ambiente", señaló Smink.

"El anuncio de fuertes aumentos en las tarifas eléctricas, y posiblemente las de gas, también están generando malestar social, al igual que la detención de una líder social kirchnerista en la norteña provincia de Jujuy", agregó la periodista.

La situación podría agudizarse en las próximas semanas, cuando empiecen las negociaciones entre los sindicatos, los empresarios y el gobierno por los aumentos de sueldo (paritarias).