• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Lorenzo Vigas: Las diferencias entre los venezolanos no son irreconciliables

"Desde allá" es la primera película venezolana que compite en el Festival de Venecia

"Desde allá" es la primera película venezolana que compite en el Festival de Venecia

"No es un secreto. En Venezuela hay una gran tensión en este momento. Estamos atravesando una crisis económica y ha habido en los últimos años una separación entre varios sectores de la sociedad", señaló el director de Desde Allá

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El director venezolano Lorenzo Vigas, cuya película se convirtió el sábado en la primera cinta latinoamericana en ganar el León de Oro en el Festival de Venecia, dijo que no hizo un filme "para que le gustara a todo el mundo", pero espera que "Desde allá" invite a sus compatriotas a dialogar, "que es lo que realmente necesita el país".

"No es un secreto. En Venezuela hay una gran tensión en este momento. Estamos atravesando una crisis económica y ha habido en los últimos años una separación entre varios sectores de la sociedad", señaló desde Italia.

"Esto es algo transitorio y justamente todos tenemos la responsabilidad de aportar un poquito para empezar a dialogar entre las clases y entre los líderes. Es una responsabilidad de todos (…) e incluyo (las instancias) que están en el poder en este momento".

Ante la "falta de diálogo", explica Vigas, el arte tiene como función polemizar, poner el dedo sobre temas complejos, pero justamente con la intención de que todos opinen. "Mi responsabilidad como cineasta es hacer eso posible y pienso que lo estoy haciendo con esta película".

"Desde allá" cuenta la historia de la relación que se establece entre un hombre maduro llamado Armando, quien es un técnico dental homosexual, y un joven de nombre Elder.

Aunque no figuraba entre las favoritas para alzarse con el máximo galardón de La Mostra, el filme de Vigas y su equipo de cineastas latinoamericanos le dio el primer León de Oro a la región.

"Estoy muy contento por mi país y por Latinoamérica", dijo emocionado en conversación con BBC Mundo.

"Fue una alegría muy grande (…) Lo aceptamos (el premio) con humildad y sabiendo que es el producto de mucho trabajo, un proyecto en el que el equipo puso mucho esfuerzo".

"La película no es sobre la homosexualidad es más sobre las carencias afectivas en un país (que ha estado) bastante convulsionado últimamente y con una gran tensión de clases. Representa una relación paternal entre dos personas".

Vigas, quien aseguró que está obsesionado con el tema de la paternidad, indicó que "Desde allá" es la segunda parte de una trilogía.

"Hice un cortometraje que se llama 'Los elefantes nunca olvidan', que lo considero como la primera parte de esa trilogía y estoy trabajando en un próximo guión, que será el último que toque la paternidad. Son películas en las que el padre nunca está presente".

"No sé por qué se disparó en mí esa obsesión de hablar sobre el arquetipo del padre en Latinoamérica, un continente donde la figura paterna casi nunca está en la casa. Vivimos en países principalmente matriarcales donde la madre es la que lleva adelante el hogar".

Vigas lamenta que en muchos países de la región, la homosexualidad todavía es un estigma.

"Era importante para mí poner el dedo ahí porque tenemos que dar un paso hacia adelante en ese tema, estamos un poco atrás".

El biológo molecular

Vigas es hijo del artista plástico venezolano Oswaldo Vigas, quien murió en 2014 y cuya obra es ampliamente reconocida en el mundo de las artes latinoamericanas, en España y en Francia.

"Viví rodeado de sus pinturas. Tuve una relación muy afectiva y plena con él. Sin embargo mis historias son historias de padres ausentes", señaló.

Aunque estudió biología molecular, su interés por la condición humana y su pasión por el cine definieron su rumbo.

"La biología es muy buena porque te ubica. Te das cuenta de que el ser humano es una especie animal más", recuerda.

"De adolescente hacía películas caseras hasta que el hobby creció tanto que tenía una necesidad muy grande de contar historias y si seguía en la biología no podía hacerlo".

El director vive en Ciudad de México y en Caracas.

"Comparto mi vida entre las dos ciudades, pero quería hacer una película en mi ciudad", indicó

"Además pensé que la complejidad social, política y económica y el momento que atraviesa el país le daban a la historia una capa más de profundidad, jugaban a su favor. Me pareció que era el mejor lugar para ubicarla y mostrar no solamente las cosas duras y fuertes de Caracas sino las bellas. Es una ciudad maravillosa para filmar".

Vigas se empeñó en que el equipo de producción de su película tuviese el talento de diferentes países de América Latina.

"Vivimos en un continente muy desconectado culturalmente. Eso es muy triste. En Venezuela no vemos las películas de Colombia, que está al lado. En Colombia no ven las nuestras. En Argentina no ven las mexicanas y en México no ven las chilenas".

Hacer cine en Venezuela

"Desde allá" fue financiada por el Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC), el ente rector de la Plataforma de Cine y Medios Audiovisuales en Venezuela.

Un organismo que Vigas elogia.

"Se ha mantenido autónomo, con un visión completamente imparcial sobre los temas del país y eso ha sido muy importante en los últimos años".

"El fruto de su trabajo se ha venido viendo en el mundo: la película 'Azul y no tan rosa' ganó los Goya, 'Pelo malo' ganó la Concha de Oro. Eso ha sido producto del trabajo del CNAC. Por eso me siento muy orgulloso de haber contado con su apoyo".

"Obviamente por la situación del país y la gran inflación se hace complicado hacer cine, pero es un reto que vale la pena enfrentar porque las cosas buenas que te ofrece Venezuela son muy atractivas para la cinematografía. Es un país maravilloso, lleno de paisajes, ciudades, rostros muy interesantes. Lleno de historias que contar y creo que van a seguir viniendo películas venezolanas interesantes".

Uno de sus objetivos es que con este triunfo en el Festival de Venecia la industria cinematográfica de su país se vea beneficiada.

Y para quien quiera soñar con hacer cine de alta calidad en Venezuela, Vigas tiene un consejo:

"Todo es posible, hay que soñar y trabajar muy duro por las cosas. Yo trabajé muy duro para sacar este proyecto adelante. Tengo años preparándolo y de pronto es la primera película latinoamericana que gana el Léon de Oro. Eso quiere decir que todo es posible. Hay que apuntar a lo más alto y hacer las cosas con la mayor dedicación y rigor", dijo.