• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

¿Llegó a su fin el reinado de Iker Casillas en el Real Madrid?

Debutó en el Real Madrid cuando apenas tenía 18 años / AFP

Debutó en el Real Madrid cuando apenas tenía 18 años / AFP

Ha jugado más de 600 partidos con el club español desde que debutó en 1999 y ha conseguido 14 títulos con el equipo 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El año pasado. Para ser exactos, los meses comprendidos entre enero de 2013 y julio de 2014, fueron una pesadilla para el portero español Iker Casillas: dejó de ser el arquero titular de su equipo, el Real Madrid, y después de una triste presentación en el Mundial de Brasil -que incluyó una goleada 5-1 frente a Holanda- su selección se despidió en la primera ronda.

Antes de ese enero de 2013, Iker Casillas era casi como un dios: se había convertido en el símbolo de la época más gloriosa del fútbol español, levantando con sus manos los trofeos de la Eurocopa de 2008 y 2012 y la histórica Copa del Mundo en Suráfrica 2010.

Ahora, la historia parece otra. El hombre con más partidos como titular en la selección española (156) y el tercero en el Real Madrid (608, detrás de Raúl González y Manolo Sanchís), parece extraviado en su propia casa: la portería. El deambular del espectro del gran futbolista, del que ha sido considerado el mejor portero de los últimos diez años. Una sombra de su nombre.

“No está en forma. Pero es algo que no solo pasa por lo profesional, sino también por lo personal. Nunca en los 15 años que lleva como profesional lo había visto así”, le dijo a BBC Mundo el periodista español Diego Torres.

Además, este domingo se conoció que el Real Madrid incorporó a Keylor Navas, la maravilla costarricense que sorprendió bajo los tres palos en el Mundial de Brasil.

Casillas sigue siendo el titular y hasta el capitán del Madrid, pero ¿qué tan lejos puede mantener su liderazgo?

“Fue un fichaje demoledor para él, pero bueno para el Madrid. Navas no es un portero para estar en la banca”, afirmó Torres.

La época dorada

Iker Casillas debutó en el Real Madrid el 12 de septiembre de 1999, en un partido frente al Bilbao. En poco tiempo logró quedarse con la titular del equipo con el que ha conquistado 14 campeonatos, entre ellos la Liga de Campeones en 2000 y 2002.

Pero la deuda que tenía con la selección comenzó a ser saldada en la Eurocopa de 2008. Casillas, que heredó la cinta de capitán de su compañero del Real Madrid Raúl González, llegó a Austria con las ganas de llevarse el segundo título de Europa para su país.

Y lo hizo: el 29 de junio de 2008 en el estadio Ernst Happel de Viena, Casillas levantó la copa plateada en nombre de sus compañeros de selección y de un país entero. Dos años más tarde, repetiría la gesta una vez más, pero ante una audiencia global: el Mundial de Suráfrica.

La noche del 11 de julio de 2010, en el Soccer Stadium de Johanesburgo, Casillas venció en un mano a mano frente al holandés Robben. Un golazo de Andrés Iniesta lo consagró. Al final, Sepp Blatter le entregó la Copa del Mundo.

España lo amaba. Los madridistas lo idolatraban. El mundo entero estaba rendido a sus pies.

“Pero ocurrió algo, la gente estaba tan acostumbrada a que Casillas levantara trofeos que no se dieron cuenta que el Mundial había sido extraordinario. Eso nunca se le valoró como se debía”, anotó Torres.

Se fractura todo

Muchos especialistas afirman que el principio de este declive deportivo fue la llegada del técnico portugués José Mourinho al banco del equipo merengue en 2011.

“El equipo que quería Mourinho era muy diferente a los ideales que representaba Casillas. Al principio cayó en eso y entonces dejó de ser una persona inmaculada para los hinchas, comenzaron a cuestionarlo”, relató Torres.

Pero lo cierto es que hay una fecha que puede marcarse en el calendario: el 23 de enero de 2013. Esa noche jugaban contra el Valencia por la Copa del Rey. En el minuto 17 del primer tiempo, cuando intenta agarrar un balón en el área, su compañero Álvaro Arbeloa le patea la mano. Casillas cae, adolorido. Abandona el campo.

Resultado: seis semanas afuera de las canchas. Por primera vez en 14 años el arco del Madrid se queda tanto tiempo sin su mayor protector, sin su Santo. San Iker se va de recuperación.

Entonces los problemas florecen. El resto de esa temporada es un tire y afloje, disfrazado por la diplomacia de Casillas, con Mourinho. Este último lo acusa de filtrar información a la prensa de lo que ocurre en el vestuario.

“Cuando Casillas se desmarca del estilo del portugués, Mourinho lo acusa de ser un traidor. Y como Mourinho sabe hablar mejor que él, la gente le cree al entrenador”, explicó.

La situación es tan tensa que termina poniendo al presidente Florentino Pérez a elegir entre el legendario portero y el polémico portugués.

Al final se fue Mourinho al Chelsea. Sin embargo, la llegada de Carlo Ancelotti al equipo tampoco mejoró las cosas: alterna el puesto de titular con Diego López. Es titular en los partidos de la Liga de Campeones y la Copa del Rey.

En ambas levanta el trofeo de campeón. Pero a pesar de las salvadas gloriosas frente al Bayern Munich en la semifinal, en la final de Lisboa se le vio fuera de forma. El fantasma de Casillas aparecía una vez más.

“Creo que ha sido injusta esa observación sobre Casillas. Ha hecho buenas temporadas, lo que ocurre con él viene desde hace dos meses, no desde antes”, dijo Torres.

El Mundial de Brasil

Parecía que haber levantado la Liga de Campeones 2014 evaporaba las dudas sobre su desempeño, a pesar de haber jugado la mitad de los partidos en la titular del equipo.

Pero la realidad quedó en evidencia en el Mundial de Brasil. El gran capitán y los campeones del mundo fueron golpeados sin misericordia por Holanda y Chile. Afuera en la primera ronda y un triste desempeño: siete goles en tres partidos.

“Lo del Mundial lo afectó bastante. Creo que eso fue el inicio de lo que le está pasando ahora, está en una lucha con varios frentes abiertos”, señaló.

Cuando llegó de nuevo a entrenar, después de aislarse del mundo en compañía de su pareja y su hijo, los rumores sobre su salida se hicieron fuertes. Sin embargo, a pesar de una tristeza que lo ronda en los últimos días, el presidente del Madrid, Florentino Pérez fue claro con él: “Tú no te puedes ir porque el madridismo te quiere más que a mí”.

Sin embargo, otras leyendas blancas no terminaron sus carreras en el club que los hizo grandes: Di Stéfano terminó en el Deportivo Espanyol y Raúl González, el máximo anotador en la historia del club, acaba de concluir su contrato en el Al Sadd de Qatar. Casillas tiene contrato hasta el 2017.

“No creo que se vaya del Madrid. El conoció el fútbol en el equipo y le va a ser muy traumático estar en otro club. Además con el nivel que tiene y el sueldo que cobra, no hay ofertas por él”, concluyó Torres.

Contenido relacionado: