• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Lech Walesa: "Sólo temo a Dios y a mi esposa"

El actor polaco Robert Wieckiewicz interpreta a Lech Walesa / BBC Mundo

El actor polaco Robert Wieckiewicz interpreta a Lech Walesa / BBC Mundo

En unos cuantos meses, Lech Walesa pasó de ser un electricista en un astillero polaco a uno de los personajes más famosos de la política global. Pero ¿qué opina el exmandatario polaco y Premio Nobel de la Paz de una nueva película sobre su vida?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Al principio de la cinta, "Walesa: Man of Hope" (Walesa: Hombre de Esperanza), un personaje lo describe como "un hombre lleno de contradicciones y sorpresas".

Cuando le recuerdo esta frase a Walesa, quien está en Reino Unido promoviendo la película en el Festival de Cine de Londres, sonríe.

"Soy un hombre de sorpresas" dice. "Así es como gané. Sorprendí a los comunistas, sorprendí a Yeltsin, sorprendí a muchos presidentes".

Y después, tras una pausa, agrega: "también he tenido mucha suerte".

Walesa: Hombre de Esperanza es la aclamada obra del director polaco Andrzej Wajda, la última película de su trilogía: Hombre de Mármol (1976) y Hombre de Hierro (1981).

La película narra la vida de Walesa desde la sangrienta represión de las protestas de trabajadores en 1970 hasta la fundación del movimiento sindical Solidaridad en 1980, la imposición de la ley marcial en 1981 y la eventual caída del comunismo.

Tema "difícil"

Walesa ganó el premio Nobel de la Paz en 1983 y fue elegido presidente de Polonia en 1990.

Wajda lo ha descrito como "el tema más difícil con que he tenido que trabajar" durante sus 55 años en el cine.

"No me imaginé a ningún otro director haciendo una película sobre Lech con la que me hubiera sentido satisfecho. No tuve otra opción" declaró el director.

Aunque Walesa está ayudando a la promoción de la película biográfica, mantuvo su distancia cuando ésta estaba siendo filmada.

"No interferí y no quise involucrarme en la filmación" explica.

En la película, Walesa es protagonizado por el actor de teatro y cine Robert Wieckiewicz cuya similitud en la pantalla al bigotudo líder sindical es asombrosa.

Wieckiewicz representa a un Walesa tanto carismático como contradictorio. En un momento de la cinta el personaje admite: "soy un hombre con una enorme indignación interna".

La película inicia contando la historia de la vida de Walesa en 1970 cuando las autoridades comunistas sofocaron las protestas de los trabajadores y Walesa se vio forzado a firmar un documento en el que acordaba convertirse en informante.

Las escenas posteriores siguen su camino hacia la madurez política y el impacto que esto tuvo en su vida familiar y la relación con su esposa Danuta, interpretada por Agnieska Grochowska.

Wieckiewicz no se reunió con Walesa durante la preparación de su papel. El primer encuentro que tuvieron fue durante el Festival de Cine de Venecia este año.

El actor no estaba preocupado por interpretar a una figura sumamente conocida, alquien que además está vivo.

"Para mí se trata sólo de un hombre, un trabajador, un esposo y un padre. Por supuesto que es un líder, uno muy astuto, inteligente y ganador del premio Nobel", dice.

"Así que abordé este papel de la misma forma como cualquier otro. Leí el guión y traté de capturar los distintos niveles del personaje".

"Uno de nosotros"

El actor recuerda que cuando era adolescente, en 1980, escuchó sobre la huelga del astillero de Gdansk en Radio Free Europe. Fue a Gdansk de vacaciones y recuerda "la atmósfera de libertad" de la ciudad portuaria del Báltico.

"Podías decir cualquier cosa que quisieras sin censura. Por primera vez en mi vida pude respirar".

"Walesa era como un hombre venido de Marte, un superhéroe. La gente lo entendía. Era uno de nosotros".

Pero reconoce que el Walesa de la era postpresidencial sigue siendo una figura controvertida.

"No es un individuo fácil de manejar. No le gusta quedarse con la boca cerrada. Todavía sigue activo en la escena política y en ocasiones dice algo complicado".

"La sociedad polaca está dividida entre la gente que sigue creyendo que es un héroe y otros que piensan que es un traidor".

Wieckiewicz agrega que "en la historia del mundo hay muchos íconos, como Mandela, que hicieron algo muy importante para otras personas en el mundo. Walesa es, en mi opinión, uno de ellos".

Walesa sigue siendo un enigma cuando se le pregunta qué piensa de la representación de su vida en la pantalla grande.

"No tengo opinión. Voy a dejar que el público saque sus propias conclusiones".

¿Qué tan difícil fue equilibrar su vida como hombre de familia y como activista político?

"Fue muy duro porque siempre quise ser el mejor. No estoy seguro si lo logré. Nací para ser el número uno".

"No me arrepiento de no haber pasado más tiempo con mi familia porque he vivido mi vida hasta el máximo y no puedo lamentarme del pasado".

Walesa señala que podría haber "otras 30 películas" sobre su vida.

"Ésta es un punto de vista, pero hay muchos otros puntos de vista. Estos son sólo dos horas de mis 70 años de vida".

"Podríamos hacer muchas más películas sobre lo que ocurrió. El tiempo mostrará si es una buena película o no".

La película no deja dudas sobre la forma como Walesa se enfrentó a las autoridades, poniendo su vida en gran riesgo.

¿Temió por su vida durante los arrestos e interrogatorios?

"Soy un hombre de fé" contesta. "Sólo temo a Dios, y a mi esposa... a veces".

Contenido relacionado

Lech Walesa le pide a Putin que perdone a Pussy Riot