• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Islas Galápagos: cuando los pescadores hacen ciencia

"Parece una serpiente", dijo Daniel Freire del ejemplar de la familia Uranoscopidae que encontró mientras pescaba en las Galápagos / BBC Mundo

"Parece una serpiente", dijo Daniel Freire del ejemplar de la familia Uranoscopidae que encontró mientras pescaba en las Galápagos / BBC Mundo

Daniel Freire es uno de los afortunados hombres de mar. Semanas atrás, este galapagueño de 38 años capturó, entre peces espada y albacora, un raro pez "que parece una serpiente"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Salir a cumplir habituales tareas de pesca y hallar una especie animal de la cual se conoce muy poco, o nada, puede parecer extraño, pero le ha ocurrido a más de un pescador en las Islas Galápagos.

Daniel Freire es uno de los afortunados hombres de mar. Semanas atrás, este galapagueño de 38 años capturó, entre peces espada y albacora, un raro pez "que parece una serpiente", con cabeza ancha y algo plana.

"Lo primero que pensé al verlo fue en llevarlo a que lo investiguen, porque ese pez nunca antes lo habíamos visto", confiesa Freire al contar su historia a BBC Mundo.

Los biólogos de la estatal Dirección del Parque Nacional Galápagos (DPNG) analizaron el animal y establecieron que pertenece a la familia Uranoscopidae, y habita entre los 40 y 400 metros de profundidad. Sólo se había tenido un registro de una especie similar en el archipiélago hace una década.

Y mientras en la DPNG se preparan estudios del hábitat y costumbres del pez detectado, Freire dice que en el oficio de pescador, en el cual se inició a los 8 años, ha sido testigo de otros hallazgos importantes.

De hecho, afirma que el año anterior también encontró, junto con sus compañeros de labores, otro pez extraño en las islas y lo entregó a investigadores.

"Ciencia ciudadana"

Y es que, según señalan las autoridades, varios nuevos registros de especies animales, presentes en otras partes del mundo pero no vistas en Galápagos, han sido logrados gracias a la acción de pescadores y habitantes de esas islas ecuatorianas.

La DPNG explica que entre los hallazgos realizados en los últimos diez años con el aporte de pescadores y guías naturalistas se encuentran cuatro especies de tiburones: Mustelus albipinnis, Bythaelurus geddingsi, Centrophorus squamosus, y Odontaspsis ferox. Con ello, la lista de 29 especies de tiburones conocidas en Galápagos hasta 2001 creció a 33 en la actualidad.

Mario Villalta, responsable de Ecosistemas Marinos de la DPNG, le dice a BBC Mundo que a través del concepto de "ciencia ciudadana" se busca involucrar a pescadores y habitantes de Galápagos en los trabajos de investigación que se realizan en el archipiélago.

El funcionario explica que pescadores han ayudado en tareas de demarcación y toma de muestras de ADN de especies, que luego son devueltas al mar.

Villalta pone como ejemplo el "monitoreo participativo del pepino de mar" que efectúa la DPNG, y en el cual los pescadores trabajan en conjunto con los técnicos.

"La idea es que los resultados de este tipo de monitoreo puedan ser más aceptados por quienes al final van a recibir las medidas de manejo de la pesquería, en este caso los pescadores", dice.

"Pescado marcado, pescador premiado"

Con el mismo enfoque, la Fundación Charles Darwin lanzó hace poco la campaña "Pescado marcado, pescador premiado".

Esta iniciativa busca que los pescadores informen a los investigadores de la entidad cuando encuentren pescados bacalao de Galápagos y guajo (sierra golfina) que previamente han sido marcados por técnicos de la fundación con el fin de rastrear sus movimientos y obtener información biológica sobre sus ciclos de vida y reproducción.

"Para que este estudio tengo éxito, requerimos de la colaboración del sector pesquero", señala a BBC Mundo Pelayo Salinas, coordinador de Investigación en Pesquerías de la fundación.

De acuerdo al investigador, es clave que las campañas que promueven la participación de los pescadores sean bien explicadas con el fin de que los involucrados tengan claro los parámetros de su acción.

Y eso es justamente lo que el pescador Daniel Freire espera de las entidades científicas: más capacitación para saber cómo ayudar en la investigación permanente dentro del enigmático laboratorio natural que representan las Islas Galápagos.