• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Por qué Instagram retiró esta imagen de una chica con menstruación

"A nadie parece importarle que se presente a la mujer como un objeto sexualizado, pero su menstruación es tabú", denuncia la artista / Foto BCC Mundo

"A nadie parece importarle que se presente a la mujer como un objeto sexualizado, pero su menstruación es tabú", denuncia la artista / Foto BCC Mundo

Una poeta paquistaní que vive en Canadá decidió mostrar el incómodo momento femenino en una serie de fotografías, bajo el título Period

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una chica aparece tumbada en una cama. Lleva puesto un pijama. Parece encontrarse ligeramente dolorida. Su pantalón y sus sábanas tienen sendos cercos de sangre que delatan que tiene la menstruación. Una escena habitual en la vida de una mujer, pero que mereció la censura de Instagram.

La chica de la fotografía es Rupi Kaur, una poeta paquistaní que vive en Toronto (Canadá) y que, junto a su hermana Prabh, decidió mostrar el incómodo momento femenino en una serie de fotografías bajo el título de Period.

La artista publicó inicialmente estas fotos en la red Tumblr, pero, según le cuenta Rupi Kaur a BBC Mundo, el problema vino cuando trató de hacer lo propio en Instagram.

"Hasta dos veces", asegura Kaur, fueron borradas las imágenes por contravenir, supuestamente, la política de la empresa.

La artista defiende que su trabajo no mostraba ningún contenido que fuese contrario a las directrices que marca Instagram, y pone el dedo en la llaga: "El problema es que la menstruación es un tema tabú en nuestra sociedad".

Instragam reconoció a BBC Mundo que había habido un error y de hecho rectificó posteriormente permitiendo que la artistica pusiera el contenido.

Sin embargo, la polémica quedó activada.

"A nadie parece importarle que aparezcan por todas partes mujeres desnudas o con poca ropa, como meros objetos sexualizados. Eso pasa en las redes sociales. Especialmente en Instagram", denuncia a BBC Mundo.

Sin embargo, algo "tan natural como es el periodo femenino", causa incomodidad y se convierte en un tema prohibido.

Precisamente, para reivindicar esa normalidad surgió la idea de este trabajo.

Ella misma relata poéticamente su visión de la obra, su oda a un "proceso natural de gran belleza".

"Sangro cada mes para ayudar a que la humanidad sea posible. Mi vientre es el hogar de lo divino. Una fuente de vida para nuestra especie, tanto si yo elijo crearla como si no".

Kaur explica que en la antigüedad la sangre de la menstruación "era considerada sagrada", pero que, extrañamente, este proceso natural "es rechazado" por "la mayoría" de la sociedad.

"Algunas parecen estar más cómodos con la pornificación de la mujer", denuncia.

Normalizar la regla

También critica la propia autocensura de las mujeres, que se sienten presionadas por el tabú social.

"Nos apresuramos a esconder nuestras compresas y tampones cuando nos levantamos goteando sangre", relata.

Las mujeres "silenciosamente" piden a sus parejas que revisen sus "pantalones cuando se levantan de las sillas en público".

Una situación, que, en su opinión, tiene que acabar.

"Deseo que la sociedad se pregunte por qué el tema de la menstruación los hace sentir tan incómodos. Quiero mostrar su ignorancia y su misoginia", dice a BBC Mundo.

Rupi siente que, precisamente, la reacción de Instagram avala las intenciones del trabajo que su hermana y ella hicieron conjuntamente.

Instagram rectifica

"[Las fotos] provocaron en ellos la respuesta exacta que estaba tratando de criticar con esta obra, la reacción de odio. Simplemente deseo desmitificar la regla y trabajar para normalizarla, porque es precisamente eso: normal", zanja.

Aun así, el final de su historia con Instagram tuvo un final feliz. La compañía reconoció su error y se disculpó, dejando que se publicaran las fotografías.

"Sentimos mucho el error que se ha cometido. Cuando eliminamos contenido de la comunidad Instagram, se pueden cometer errores y fue lo que ocurrió en este caso", asegura un portavoz de la empresa a BBC Mundo.

Y añade: "tan pronto fuimos conscientes del fallo, restauramos el contenido".