• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Hugo Carvajal, el hombre que reabre la tensión entre Venezuela y EE UU por narcotráfico

Una carta del guerrillero Iván Márquez señala que Carvajal participó en negociaciones para proveer armas a las FARC / Foto Archivo

Una carta del guerrillero Iván Márquez señala que Carvajal participó en negociaciones para proveer armas a las FARC / Foto Archivo

El presidente Nicolás Maduro calificó la detención de “secuestro” y anunció que lo defendería “con toda la fuerza del Estado venezolano” 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando un periódico de Aruba anunció que el exjefe de Inteligencia Militar de Venezuela Hugo Carvajal había sido detenido a petición de Estados Unidos, la reacción del gobierno de Venezuela pareció dejar claro que el nuevo capítulo de tensión entre Caracas y Washington por causa de acusaciones de narcotráfico no es de poca monta.

“Me la juego con el mayor general Carvajal Barrios”, dijo el presidente Nicolás Maduro, quien calificó la detención de “secuestro” y anunció que lo defendería “con toda la fuerza del Estado venezolano”.

Más allá de las circunstancias del arresto, que la cancillería venezolana llamó arbitrario e ilegal, Carvajal no es, para usar una expresión venezolana, cualquier “hijo de vecino”.

Para muchos venezolanos, su nombre -o su apodo, “El Pollo”, que se ganó en la escuela militar- no trae a la mente ninguna asociación inmediata.

Si bien aparece señalado en algunas columnas periodísticas, no es aficionado a hacer declaraciones de prensa. Es difícil encontrar una cita suya entre los materiales de archivo.

Tampoco se destacó particularmente en su carrera militar: fue el número 59 de su promoción. Sin embargo, su currículo incluye haber participado en la intentona golpista del fallecido presidente Hugo Chávez en 1992, cuando tenía 32 años de edad, seis menos que el comandante.

Según señala la prensa local, su amistad con Chávez se remonta a esa época. Y fue lo suficientemente sólida como para que éste le confiara la Dirección de Inteligencia Militar entre 2004 y 2009.

“¿Cuál es el fondo del tema? Le están cobrando al Pollo su lealtad con el Comandante (Hugo) Chávez. Le están cobrando a Carvajal la defensa del comandante Chávez. Mientras estuvo en la Dirección de Inteligencia Militar”, dijo este jueves el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello.

Su vuelta a círculos de poder se produciría en 2012, cuando fue designado como director nacional de la Oficina Nacional Contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo. En 2013 se le encargó la dirección de Contrainteligencia Militar. Y ahora, en enero de 2014, se lo nombró cónsul en Aruba. Un cargo que no llegó a asumir, a falta de confirmación por parte del gobierno arubeño.

La lista “Clinton”

Fue en 2008 cuando el nombre de Carvajal saltó a la palestra pública.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos lo incluyó en la llamada “lista Clinton”, de personas y funcionarios a quienes Washington consideraba sospechosos de colaborar activamente con el narcotráfico y sus aliados, en este caso la guerrilla colombiana de las FARC.

En la lista también figuraban los generales venezolanos Henry Rangel Silva y Ramón Rodríguez Chacín, actuales gobernadores de los estados Trujillo y Guárico, respectivamente.

El gobierno estadounidense ordenó congelar sus cuentas y prohibió que ciudadanos de ese país efectuaran transacciones con Carvajal y los dos actuales gobernadores.

Según el comunicado que emitió entonces el Departamento del Tesoro, estos “asistieron materialmente las actividades de narcotráfico de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), una organización narcoterrorista”.

Luego, en 2010, el supuesto narcotraficante venezolano Walid Makled, detenido en Colombia en 2011, le declaró a la cadena Univisión que Carvajal formaba parte de su nómina, que incluía a más de 40 generales.

“Por decirte un ejemplo, yo daba una cuota semanal, semanal de 200 millones de bolívares, 100 millones eran para el general Hugo Carvajal”, dijo entonces Makled.

Acusado en Miami

Según informó el diario The Wall Street Journal, la detención de Carvajal se produjo después de que este jueves un tribunal de Miami hiciera pública la acusación en su contra por colaborar con narcotraficantes colombianos para exportar droga a Estados Unidos.

La acusación incluye también a Benny Palmieri-Bacchi, un ex juez venezolano detenido la semana pasada en Estados Unidos, y al ex jefe de la Interpol en Venezuela, Rodolfo McTurck, cuyo paradero se desconoce.

Palmieri-Bacchi se declaró inocente de los cargos de distribuir cocaína, obstrucción a la justicia, lavado de dinero y extorsión, señaló la agencia Reuters.

En cuanto a Carvajal, el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, dijo que “se le acusa desde 2004, seis años, 2011, según ellos, los jueces de Miami, de traficar con cinco kilos de cocaína. En esos cinco años”.

“Nosotros esperamos las pruebas. Es el expediente que normalmente se hacen contra los países”, añadió Cabello.

De acuerdo con The Wall Street Journal, el exdirector de Inteligencia Militar es el “objetivo más importante” de las autoridades estadounidenses.

“El juicio de Carvajal va a desenmascarar al narcoestado en Venezuela para el mundo entero. El principio del fin”, escribió este jueves en su cuenta de Twitter Roger Noriega, ex secretario de Estado de Estados Unidos para América Latina.

Relación con las FARC

La otra arista del caso es la supuesta relación asistencia que Carvajal prestó a las FARC colombiana en materia de equipamiento.

Según la nota publicada por el Departamento del Tesoro en 2008, además de “proteger los envíos de droga de su captura por las autoridades venezolanas antinarcóticos”, la asistencia que el funcionario prestó a las FARC incluía “proveer armas a las FARC, permitiéndoles mantener el control del departamento del Arauca”.

“Carvajal Barrios también provee a las FARC con identificaciones oficiales del gobierno venezolano”, añade la nota.

Por otro lado, un reportaje de la revista Semana, refiere que en el análisis que se hizo al computador del líder guerrillero Raúl Reyes, caído en una operación de las fuerzas de seguridad colombianas en 2008, Carvajal “aparece como un señalado mediador en planes del grupo guerrillero para adquirir arsenal”.

Entre otros, la publicación cita un correo del guerrillero Iván Márquez a Reyes fechado en 2007, en el que le comunica que se reunió con Carvajal y otro general de alto rango, quienes les prometieron “hacer llegar (la próxima semana) 20 bazucas de gran potencia, según ellos, de las cuales 10 serían para Timo (Timochenko) y 10 para acá”.

Tras la detención de Carvajal, se espera que el gobierno estadounidense formalice una solicitud de extradición. Este viernes se espera que un tribunal de Aruba determine si su detención fue ajustada a derecho.