• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Por qué Hillary Clinton anunció su candidatura en redes sociales

Clinton ya se postuló en 2008 y ahora es vista como una contendiente fuerte para la nominación demócrata. / Foto: AFP

Clinton ya se postuló en 2008 y ahora es vista como una contendiente fuerte para la nominación demócrata. / Foto: AFP

El anuncio de la candidatura de Hillary Clinton a las elecciones presidenciales de 2016 no fue una sorpresa, el mensaje se esperaba desde hace meses, lo que llamó la atención fue la forma en la que lo hizo: a través de las redes sociales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Forma parte de la tradición política estadounidense que los aspirantes a la Casa Blanca se lancen al ruedo con bombos y platillos, en un lugar políticamente emblemático y con un gran discurso, pero la exprimera dama y exsecretaria de Estado más bien eligió un video que hará llegar a sus seguidores en un fin de semana, acompañado de notas en redes como Facebook y Twitter.

No es la primera vez que Clinton utiliza un video para detallar sus intenciones -así lo hizo en 2007 para los comicios del año siguiente- y este año su estrategia ha llamado la atención por el contraste con sus posibles contendientes republicanos.

Ted Cruz y Rand Paul hicieron sus anuncios respectivos ante multitudes en Virginia y Kentucky y se espera que Marco Rubio lo haga el lunes en frente de la icónica Torre de la Libertad en Miami.

¿Por qué decidió Clinton recurrir a las redes sociales? ¿Qué gana y qué pierde al no hacer un anuncio en vivo y en directo?

Campaña a menor escala

Según le explica a BBC Mundo Lara Brown, analista de elecciones presidenciales en la Universidad George Washington, en la capital estadounidense, una de las razones es que Clinton quiere evitar todos los problemas posibles que vienen acompañados de un anuncio a gran escala.

"Con cada evento en persona siempre hay riesgos: que la gente no atienda, que haya manifestantes, que el discurso no salga tan bien como se espera", dice.

Esto "le permite a su campaña crear el ambiente perfecto".

Clinton, además, no quiere hacer un anuncio grandilocuente y, según han descrito los medios de comunicación locales, su campaña estará más enfocada en reuniones con grupos pequeños y específicos, no tanto en grandes apariciones que en el pasado no resultaron efectivas cuando perdió la nominación demócrata con Barack Obama.

A la política demócrata se le criticó en el pasado que algunos de sus discursos eran planos, no estaban muy inspirados o daban la impresión de que ella creía que de antemano le correspondía la nominación, y eso es algo que querrá evitar con el video.

"Un gran discurso que pareciera un discurso de aceptación puede haber resultado contraproducente", dice Julian Zelizer, profesor de historia y de asuntos públicos de la Universidad de Princeton.

"Ella ya enfrenta el desafío de aparentar que su campaña es inevitable, que ella se siente como si la nominación le perteneciera", agrega, en diálogo con BBC Mundo.

"Esto es parte de un esfuerzo por reducir el tamaño del comienzo (de la campaña) y poner el enfoque en las reuniones, los viajes y los discursos".

Después de su anuncio del fin de semana, está previsto que la exsenadora de 67 años viaje a Iowa y Nuevo Hampshire, dos de los primeros estados en los que se resolverán las elecciones primarias.

Impacto de las redes sociales

Otro elemento de la estrategia de Clinton es el simbolismo que envía sobre el componente social de su campaña y el público al que quiere atraer.

Barack Obama en 2008 logró cautivar a las generaciones jóvenes en buena parte gracias a su estrategia social y ahora, con las redes cada vez más desarrolladas, Clinton quiere entrar fuerte en ese terreno.

Uno de los aspirantes republicanos es el senador Ted Cruz.

Una forma de indicarlo de entrada es a través de este video.

"No hay ninguna campaña que pueda operar en el mundo de hoy sin tener un componente mediático activo, comprometido, digital y social", dice Lara Brown.

Pero ella agrega que esto no necesariamente se logrará con un anuncio en video, pues un evento en vivo y en directo también podría haber sido compartido y divulgado en redes.

Para Brown, el video incluso tiene un riesgo, pues "infortunadamente entra a jugar en la narrativa de que ella se ha enclaustrado en los últimos años y está viviendo en las capas más altas de nuestra sociedad política".

Zelizer agrega otra desventaja del video, pues, en su opinión, el aspecto técnico se convierte en una parte más importante del anuncio que lo que ella realmente diga.

"Hillary Clinton tiene que vender un mensaje y una visión", concluye. "Esto es más sobre cómo tratará de ganar que lo que significaría una victoria suya".