• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

La iglesia cristiana "offshore" del excanciller de Guatemala Harold Caballeros, vinculada a los escándalos de Panama Papers y Bahama Leaks

Harold Caballeros López, excanciller de Guatemala (2012-2013), ex candidato a presidente (2011) y pastor principal de la iglesia cristiana El Shaddai. (Foto: BBC Mundo)

Harold Caballeros López, excanciller de Guatemala (2012-2013), ex candidato a presidente (2011) y pastor principal de la iglesia cristiana El Shaddai. (Foto: BBC Mundo)

La congregación tiene una universidad, 27 estaciones de radio y 19 colegios, además de numerosas filiales en distintas partes del mundo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Está en los Panama Papers, reapareció en los Bahama Leaks, puso a la iglesia guatemalteca en el centro del debate y niega categóricamente las acusaciones que se le hacen.

Harold Caballeros López, excanciller de Guatemala (2012-2013, bajo la presidencia de Otto Pérez Molina), excandidato a presidente (2011) y pastor principal de la iglesia cristiana El Shaddai, tiene montada desde hace dos décadas una estructura financiera en las Bahamas, uno de los paraísos fiscales más conocidos del planeta.

La revelación, una de las más pintorescas de los Panama Papers, fue confirmada por los Bahamas Leaks (una nueva filtración masiva de documentos, esta vez sobre esa isla caribeña) a fines de septiembre.

En declaraciones a BBC Mundo, Caballeros López señaló que no había hecho nada ilegal.

"Nosotros hicimos una offshore para comprar una tierra que pertenece a la iglesia. Y luego en 2015 hice una fundación de interés privado por cuestiones hereditarias. Nada de eso es contra la ley", indicó a BBC Mundo.

Dinero terrenal

En los Panama Papers, la Iglesia El Shaddai aparece identificada como el cliente número 26636 del bufete Mossack Fonseca.

La iglesia tiene una universidad, 27 estaciones de radio y 19 colegios, además de numerosas filiales en distintas partes del mundo.

Plaza Pública, el sitio guatemalteco de Internet que participó en la investigación de los Panama Papers, halló en sus pesquisas "una serie de empresas y sociedades albergadas afuera de su sede de operaciones, en Bahamas, a nombre de su iglesia cristiana El Shaddai".


La directora editorial de Plaza Pública, Alejandra Gutierrez Baldizán, le explicó a BBC Mundo los interrogantes que plantea esta operatoria.

"Entre los servicios que Mossack Fonseca ofrece a El Shaddai están la custodia de libros legales y el de prestanombres. Los directores prestanombres aparecen por pocos meses en las actas de tres empresas para luego ser sustituidos por los miembros de la familia Caballeros Arimany. Operan con la típica opacidad de los paraísos fiscales y la gran pregunta es si funcionan como un mecanismo de evasión fiscal.

"En este sentido no hemos encontrado por el momento pruebas de que se hubiera cometido un delito, pero continuamos investigando y dado que las iglesias están exentas de impuestos en Guatemala, se plantea la pregunta de para qué funcionaban estas empresas en paraísos fiscales", señaló a BBC Mundo.

Una larga historia

Caballeros López y su esposa Celicia Arimany son clientes de Mossack Fonseca desde enero de 1999 cuando crearon la Apostolic Ministries International Ltd.

En enero de 2002 aparece en el registro público de Panamá otra sociedad de la iglesia El Shaddai, la Inmobiliaria Wittenberg, para la que se emitieron 100 acciones al portador por un valor de US$100 cada una.

En 2006, la esposa de Caballeros, Cecilia Arimany y su hijo, Harold se incorporaron al directorio de Marbury Company Enterprises Inc. con la adquisición de dos acciones.

Plaza Pública pinta una historia más entreverada.

"Varios documentos del bufete, entre ellos un correo electrónico de mayo de 2015, señalan que el beneficiario de la empresa es Harold Caballeros López", indicó a BBC Mundo Gutierrez Baldizán.

Los Bahamas Leaks confirman la información de los Panama Papers sobre otra compañía offshore, la Sefton Park Inc., adquirida por Caballeros en noviembre de 2014, dos años después de haber dejado su cargo como canciller de Guatemala.


"La solicitud de adquisición de la empresa, firmada por Caballeros López, señala que es para invertir en bienes raíces en Estados Unidos. También especifica que el valor de los activos de la compañía supera el millón de dólares y su fuente de ingresos son ganancias comerciales y ahorros personales", indica Gutierrez Baldizán.

La respuesta de Caballeros

En diálogo con BBC Mundo, Caballeros López dio respuestas puntuales sobre cada caso.

En relación a la Apostolic Ministries International Ltd, señaló que se debía al enorme crecimiento de la iglesia.

"Tenemos filiales en Aruba, Portugal, España, Estados Unidos, Argentina, etc. Cuando este crecimiento comenzó a darse, dispusimos la creación de Apostolic Ministries International. Nos sirvió para la expansión, pero ya no existe", aclaró.

En cuanto a Wittenberg S.A, fue fundada para el negocio inmobiliario, pero hoy es gestionada por su hijo para distribuir la marca Samsung a toda Centroamérica.

En cuanto a Marbury se trató de una compra de tierra.

"Compramos esa tierra muy barata porque estaba teniendo problemas jurídicos y un banco iba a hacer una ejecución de la propiedad. Fue el mismo banco el que nos aconsejó que no lo pongamos a nombre de la iglesia porque podía haber problemas legales. Y los hubo. No por nosotros. Fue muy bueno tener una offshore para no involucrar a la iglesia", indicó.

Por su parte la Sefton Park Inc. fue constituida con fines hereditarios.

"Es algo que se hace mucho en el mundo anglosajón: colocar la herencia en un "trust" o fideicomiso. No tiene ninguna cuenta ni está activa, pero era simplemente para prever el tema de la herencia.", indicó a BBC Mundo.

Iglesias en la mira

Harold Caballeros fundó El Shaddai en 1982 en medio de una ola evangélicaque transformó a Guatemala en uno de los países de Latinoamérica con mayor proporción de fieles: un 40% de la población.

Según Caballeros López las denuncias en su contra son parte de una campaña contra la iglesia en general.

"En Guatemala hay una agenda contra las iglesias. Son los que impulsan el aborto, el matrimonio del mismo sexo, la agenda transexual. Como usted sabe la iglesia evangélica está contra esto. Y entonces nos atacan. Hay 11 mil guatemaltecos con offshore: a mí me escogen por ser pastor", indicó a BBC Mundo.


En Guatemala las entidades eclesiásticas están exentas de impuestos, pero este privilegio ha empezado a ser cuestionado a partir de los Panama Papers.

"El escándalo fue muy fuerte y llegó al Congreso porque jamás se había mencionado a las iglesias como potenciales entes de fondos dudosos", señala Gutiérrez Baldizán.

La gran fuga

Una rápida mirada a los Panama Papers deja en claro que Harold Caballeros López dista de ser una excepción.

Más de 200 guatemaltecos aparecían en los papeles del estudio panameño Mossack Fonseca, algo que colocó al país en el sexto puesto de América Latina en los Panama Papers, un lugar altísimo si se tiene en cuenta la población del país.

Según Abelardo Medina, director del Instituto Centro Americano de Estudios Fiscales, el ICEFI, con sede en Guatemala, la ley los protege.

"Es el problema de la legislación de Guatemala y del resto de Centroamérica que no grava las ganancias generadas en el extranjero. Lo que hacen entonces muchos empresarios de Centroamérica usando distintos mecanismos es que sus ganancias figuren en el exterior".

"Panamá es uno de los lugares más utilizados. Para probar la existencia de delito, las autoridades deberían determinar que las ganancias se generaron en el país. Dada la falta de recursos de las autoridades fiscales frente a mecanismos muy sofisticados de evasión es muy difícil hacerlo", señaló a BBC Mundo.


En los Swiss leaks, las cuentas del HSCB destapadas en 2008, aparecen 11 guatemaltecos, 9 empresas off shore y 17 cuentas cifradas: 41 casos en total.

En los Bahamas Leaks de septiembre hay 39 empresas guatemaltecas.

El impacto

Una práctica sistemática de evasión o elisión fiscal tiene inevitablemente un impacto socio-económico.

Guatemala se encuentra entre los tres países de América Latina con menor recaudación fiscal: un 12% del Producto Interno Bruto (PIB).

Y no es que le falten problemas sociales o de seguridad por atender.

En el índice de desarrollo humano de la ONU, que incorpora categorías como acceso a la salud y la educación para comparar sociedades, Guatemala está al fondo de la tabla: 128 entre 188 naciones.

Con las exenciones impositivas y el débil control existente, el peso de financiar el gasto de seguridad, educación, salud o infraestructura recae en los impuestos más regresivos, los que se hacen al consumo o IVA, pagado igual por ricos y pobres.

En rentas (ingresos) los ricos no pagan porque evaden y los pobres porque no tienen.


En un artículo publicado en El periódico de Guatemala poco después de losPanama Papers la periodista Silvia Tejeda señalaba que el peso terminaba recayendo sobre las clases medias.

"Funcionan más de 6 mil asociaciones que no pagan impuestos, y las que tienen incentivos fiscales temporales son más de 1.300 exportadoras y maquilas, 300 empresas de zonas francas y 55 proyectos de energía renovable", señala Tejada.

"A este panorama sumémosle que el 75 por ciento de la fuerza laboral está considerada dentro de la Economía Informal y no paga impuesto alguno, los de la heroica clase media somos los únicos sometidos a un sistema tributario, miope, injusto y complaciente", remata.