• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

El Francotirador: la película controversial que arrasa la taquilla en EE UU

Bradley Cooper fue nominado a un Oscar como mejor actor | Foto: BBC Mundo

Bradley Cooper fue nominado a un Oscar como mejor actor | Foto: BBC Mundo

Algunos han recordado que Chris Kyle (sobre quien está basado el largometraje) solía referirse a sus enemigos iraquíes como "malditos salvajes" y en alguna ocasión había asegurado que se arrepentía de no haber matado a más gente en el tiempo en el que sirvió en Medio Oriente

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No hay duda de que en Hollywood gustan las controversias y la protagonizada en los últimos días por la película El Francotirador (American Sniper) va camino de convertirse en la polémica del año.

En el fin de semana en el que llegó a los cines, el filme dirigido por el veterano Clint Eastwood -basado en la autobiografía del francotirador del ejército estadounidense Chris Kyle, a quien da vida el actor Bradley Cooper- recaudó cerca de US$90 millones en taquilla.

Según medios especializados, se trata del mejor estreno de la historia en un mes de enero en Estados Unidos y el segundo más exitoso en su debut para una película clasificada para adultos.

El enorme éxito que la cinta ha tenido entre los espectadores, ha venido acompañado de duras críticas por parte de algunos sectores liberales, que consideran que no se debería "glorificar" la figura de Kyle, quien en las cuatro ocasiones que sirvió en Irak entre 2003 y 2009 mató a más de 160 personas, convirtiéndose en el francotirador más letal de la historia del ejército de EE UU.

El pasado domingo, el director Michael Moore -conocido por sus posturas contrarias a la guerra- publicó un mensaje en su cuenta de Twitter en el que aseguraba que de pequeño le habían enseñado que "los francotiradores eran unos cobardes".

El mismo día, también en Twitter, el actor Seth Rogen comparó a El Francotirador -que ha recibido seis nominaciones a los Oscar, incluidas las de mejor filme y mejor actor- con una película de propaganda nazi.

Pese a que después tanto Moore como Rogen matizaron sus comentarios, la caja de pandora ya estaba abierta y numerosos políticos y comentaristas conservadores salieron a defender a capa y espada la película y a su personaje protagonista, quien falleció en 2013 en un campo de tiro de Texas al ser disparado por un veterano de guerra con problemas mentales.

Biografía polémica

La buena acogida que El Francotirador está teniendo entre los espectadores ha tomado a muchos por sorpresa en Hollywood, ya que hasta ahora las películas sobre la guerra de Irak como The Hurt Locker (Zona de Miedo o Vivir al Límite en Latinoamérica y En Tierra Hostil en España)- habían sido bien recibidas por la crítica pero no habían acabado de funcionar el taquilla.

Muchos creen que el filme de Eastwood se está beneficiando del éxito que tuvo en 2012 el libro autobiográfico de Chris Kyle -del que la cinta toma su nombre- y de la inteligente campaña de promoción llevada a cabo por el estudio Warner Bros, particularmente en medios conservadores, que también se han hecho eco de la controversia suscitada por el filme.

Las principales críticas que ha recibido El Francotirador, además de hacer referencia al supuesto mensaje excesivamente patriótico y belicista que contiene el filme, se han centrado en la figura de Chris Kyle y en cómo es presentado.

Algunos han recordado que Kyle solía referirse a sus enemigos iraquíes como "malditos salvajes" y en alguna ocasión había asegurado que se arrepentía de no haber matado a más gente en el tiempo en el que sirvió en Medio Oriente.

Además, se ha hablado de las diversas historias que Kyle había contado de su biografía que no habían podido ser corroboradas, como cuando aseguró que en 2009 había matado a dos hombres en una gasolinera de Texas que habían intentado robarle su camioneta o que el gobierno de EE UU había contratado sus servicios en 2005 tras el paso del huracán Katrina por Nueva Orleans para disparar contra los saqueadores.

En su autobiografía, Kyle también explicaba que había golpeado en un bar al exgobernador de Minnesota Jesse Ventura -quien como él es veterano de guerra- después de que este hiciera comentarios despectivos sobre las fuerzas especiales del ejército de EE UU.

Ventura demandó a Kyle por difamación y la justicia le otorgó hace unos meses una compensación de US$1,8 millones.

El hecho de que Clint Eastwood -conocido por sus posturas conservadoras y su apoyo al Partido Republicano- haya dirigido el filme, tampoco ha contribuido a que este haya tenido una buena recepción entre los sectores más liberales de la sociedad estadounidense.

En medio de los dos bandos enfrentados en esta controversia, están aquellos que insisten en que El Francotirador no es una radiografía de la guerra de Irak, sino un relato sobre las dificultades por las que pasan los soldados y sus familias.

"Una película importante"

"La guerra de Irak es un asunto muy controvertido en EE UU, por lo que no me sorprende que la película haya causado esta polémica", asegura en conversación con BBC Mundo Paul Rieckhoff, presidente de la Asociación de Veteranos de Irak y Afganistán de EE UU (IAVA, por sus siglas en inglés).

"Creo que esta película es importante porque está haciendo que la gente debata sobre ese conflicto. Además, refleja mejor que ninguna otra la experiencia de los soldados y de las familias que estos dejan en EE UU".

Rieckhoff reconoce que el filme tiene un mensaje "simple" en el que no se incluye la versión de los iraquíes, aunque asegura que eso es previsible en una producción de Hollywood "en la que la historia tiene que condensarse en dos horas para que la gente vaya a verla".

El presidente de la IAVA no cree que la película contenga un mensaje a favor de la guerra y el hecho de que omita pasajes de la biografía de Chris Kyle "no le quita fuerza a la historia".

"La guerra es algo muy distante en Occidente y si esta película hace que la gente se interese por las complejidades de los conflictos armados me parece algo positivo".

El historiador militar Martin Pegler asegura que uno de los problemas del filme de Clint Eastwood puede hallarse en el hecho de que en EE UU cualquiera que lleve puesto un uniforme es considerado un héroe, "lo que no siempre es cierto".

"Los que deben ser considerados héroes son aquellos que hacen cosas extraordinarias. Creo que alguien que está haciendo el trabajo para el que ha sido entrenado no es un héroe", señala el historiador.

En cualquier caso Pegler no cree que en su libro Chris Kyle se presente como un héroe, sino "como un soldado que está cumpliendo su deber lo mejor que puede".

Al historiador no le sorprende la buena acogida que ha tenido El Francotirador entre el público en EE UU, "ya que el país tiene una verdadera cultura de las armas con la que los estadounidenses se suelen sentir cómodos".

¿Éxito en los Oscar?

En opinión de Scott Feinberg, editor de la revista The Hollywood Reporter, la controversia que ha rodeado a la película ha ayudado a que sea un éxito, haciendo que medios conservadores como el canal Fox News animaran a su público a ir verla.

Feinberg cree la popularidad del libro en el que está basado el filme y el tirón de Bradley Cooper "también han contribuido a la enorme recaudación que el filme ha conseguido en taquilla".

"Sólo han habido dos cintas sobre la guerra de Irak (la otra es The Hurt Locker) que han sido nominadas al Oscar a la mejor película y eso demuestra que mucha gente cree El Francotirador es un gran filme", asegura el periodista de The Hollywood Reporter en conversación con BBC Mundo.

Por su parte, Pete Hammond, periodista de la publicación especializada Deadline Hollywood, señala que uno de los motivos del éxito del filme, es que está funcionando muy bien en las localidades del interior del país, que son tradicionalmente más conservadoras.

"Es la historia de un soldado atrapado entre sus obligaciones con su país y sus responsabilidades familiares, y eso es lo que está teniendo eco entre el público y con los veteranos de la guerra", le dice Hammond a BBC Mundo.

Tanto el periodista de Deadline como Scott Feinberg creen que la polémica en torno al filme es exagerada y aseguran que esta podría dañar sus posibilidades de cara a los Oscar, ya que la Academia de Hollywood tiende a huir de las controversias.

En cualquier caso, tampoco descartan que la enorme popularidad de la que está disfrutando en taquilla haga que el próximo 22 de febrero El Francotirador y su protagonista, Bradley Cooper, den la sorpresa en la gala que se celebrará en Los Ángeles y se lleven alguna estatuilla dorada.