• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Francia aliviada por el fútbol, preocupada por la violencia en la Eurocopa 2016

Payet consigue pasar el balón de la victoria entre un mar de camisetas amarillas

Payet consigue pasar el balón de la victoria entre un mar de camisetas amarillas

Un espectacular gol de Dimitri Payet a dos minutos del final del partido dio aFrancia una sufrida victoria 2-1 sobre Rumania en el partido inaugural de la Eurocopa 2016

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Pero lejos de la fiesta que vivieron los franceses en la cancha, afuera hubo escenas que rememoraron los peores día de violencia en el fútbol.

Los recuerdos de los atentados que ocurrieron en París el pasado mes de noviembre se hicieron sentir, con efectivos de seguridad y chequeos por los alrededores del estadio y en diferentes sitios de la capital francesa.

Pero la jornada también estuvo marcada por los enfrentamientos que hubo entre aficionados y la policía en Marsella, en el sur del país.

Nervios del debut

Francia sufrió con un equipo rumano que tuvo oportunidades de adelantarse y poner contra la pared al conjunto dirigido por Didier Deschamps.

Pero Bogdan Stacu no pudo concretar cuando se quedó solo frente a la portería de Hugo Lloris en el minuto tres de partido y al comienzo de la segunda parte.

Un palo de Antoine Griezmann fue lo más destacado de Francia hasta que Olivier Giroud desvió el balón al fondo de la red en el minuto 58 al aprovechar una mala salida del portero Tatarusanu.

Stacu pudo redimirse al empatar el partido desde el punto penal en el minuto 65, poniendo el miedo en el cuerpo en las gradas del Stade de Francia.

Fue entonces cuando apareció la figura de Payet, el mejor del partido, quien sacó un espectacular remate al ángulo para conseguir la victoria.

El futbolista del West Ham no pudo contener las lágrimas de emoción cuando fue sustituido, ovacionado por todo el estadio.

Violencia en Marsella

Por segundo día consecutivo la Eurocopa fue escenario de enfrentamientos violentos entre la policía y aficionados ingleses en la zona del puerto de la ciudad de Marsella, en el sur del país.


Botellas, sillas y otros objetos fueron lanzados contra los efectivos de las fuerzas de seguridad que respondieron con el uso de gases lacrimógenos.

Inglaterra juega este sábado contra Rusia en un partido de alta tensión por la agresividad de un sector minoritario de ambas aficiones.