• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Ejercicio breve pero intenso: riesgos y beneficios

Sesión de ejercicio / BBC Mundo

Sesión de ejercicio / BBC Mundo

Para reducir el riesgo de un infarto cerebral, tan solo es necesario introducir simples cambios en el estilo de vida

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

¿Deberíamos dejar los entrenamientos de alta intensidad para los jóvenes y las personas que estén más en forma?

El accidente cerebrovascular (ACV) puede ocurrir a cualquier edad, a pesar de que sucede con mayor frecuencia en personas con más años.

Cuando los sufren quienes tienen menos de 65 años, la mayoría de las veces se debe a problemas de salud como la hipertensión.

Para reducir el riesgo de un infarto cerebral, tan solo es necesario introducir simples cambios en el estilo de vida. Esto incluye estar en forma haciendo ejercicio con regularidad, mantener un peso saludable, dejar de fumar y asegurarse de no beber mucho alcohol.

Varios médicos aseguran que el ejercicio puede reducir a la mitad el riesgo de ACV.

Unos 30 minutos de actividad al día, cinco días a la semana, es suficiente. Y no tiene por qué ser todo al mismo tiempo, pues es igual de efectivo ejercitarse varias veces al día en sesiones de diez, 15 o 20 minutos.

Pero en lo que se refiere a la intensidad, la cautela puede ser el mejor aliado.

Saber nuestros límites

Quienes abogan por sesiones con intervalos de alta intensidad aseguran que realizar cortas explosiones de ejercicio cada semana, como cuatro carreras de 30 segundos en una bicicleta, es una buena forma de mantenerse en forma.

La idea es que, al forzar tu cuerpo al límite, obtienes un mejor entrenamiento.

Estudios sugieren que los momentos de alta intensidad ocasionan cambios significativos en una buena cantidad de parámetros de salud, incluso más que las convencionales horas de ejercicio.

Entre otras cosas, estimulan la capacidad aeróbica y mejoran los procesos metabólicos del cuerpo.

Pero este tipo de entrenamiento intenso no es apto para todo el mundo.

Al igual que cualquier régimen nuevo de ejercicio, si tienes una afección preexistente, deberías consultar al médico antes de probarlo.

La Asociación de Infarto Cerebral del Reino Unido también recomienda cautela. Es importante encontrar el balance entre la intensidad del ejercicio, cuánto dura y su frecuencia.

Es más beneficioso practicar con regularidad un ejercicio suave durante un buen rato, que ejercitarse vigorosamente durante cortos períodos de tiempo y rara vez, aclara la Asociación.

"El ejercicio periódico es un factor importante de prevención y recuperación del ACV", explicó Nikki Hill, directora de comunicaciones del centro.

"Hemos escuchado de forma anecdótica que algunas actividades, como el ejercicio vigoroso, pueden ocasionar que exploten los vasos sanguíneos. Necesitamos más investigaciones sobre los factores subyacentes que pueden hacer que esto pase".

"No sabemos si sólo la presión alta es la mayor causa de infarto. Hasta que no se hagan más estudios sobre los factores desencadenantes específicos, aconsejamos revisar la presión arterial y tomar precauciones para tenerla controlada. El ejercicio puede ayudar".

Escuchar las señales

Cuando un accidente cerebrovascular es inminente, el cuerpo envía varias señales de advertencia.

Andrew Marr, uno de los presentadores más populares de la BBC, sufrió recientemente un ACV. Pero no es una persona que lleve un estilo de vida riesgoso ni de avanzada edad, sino todo lo contrario.

Con 53 años, cuenta que dos años antes de sufrir un ACV grande tuvo dos infartos muy pequeños, pero no lo notó.

Muchos infartos cerebrales son precedidos por unos más pequeños conocidos como ataques isquémicos transitorios (TIA, por sus siglas en inglés).

Estos pueden ser silenciosos o causar algunos de los síntomas que se producen durante un ACV, como tener problemas del habla o una sensación de debilidad en la cara y cuerpo. Pero duran poco minutos y con frecuencia no se toman en cuenta.

Un TIA es una señal de que una parte del cerebro no está recibiendo suficiente sangre y se corre el riesgo de tener un infarto en el futuro.

En cuanto se detectan estos síntomas, no hay forma de saber si se trata de un TIA o de un ACV. Si crees que tu o alguien que sepas tiene un TIA, lo mejor es llamar a emergencias.