• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

EE UU no cayó al abismo fiscal pero sentirá otro golpe

El presidente de Estados Unidos Barack Obama / AFP

El presidente de Estados Unidos Barack Obama / AFP

Los trabajadores verán un incremento en la retención en la fuente de sus salarios para el pago de la seguridad social, una especie de exención que también vencía y que ni siquiera fue negociada

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de EE UU, Barack Obama, y el Congreso llegaron a un acuerdo para extender la vigencia de algunas exenciones tributarias para los que menos ganan y así evitar una caída al llamado precipicio fiscal, una serie de medidas impositivas y recortes al gasto que hubieran generado una nueva recesión.

Pero los impuestos subirán de alguna forma u otra para todos. Principalmente, los trabajadores verán un incremento en la retención en la fuente de sus salarios para el pago de la seguridad social, una especie de exención que también vencía y que ni siquiera fue negociada.

Además, temas muy puntuales como el plan para recortar miles de millones al gasto y el debate sobre el límite de endeudamiento del gobierno no han desaparecido y se preveé una difícil lucha entre el ejecutivo y los legisladores en ese respecto dentro de unos meses.

A pesar de lo acordado, varios analistas sostienen que no se abordan muchas de las realidades que enfrenta el país y que el ciudadano medio sí sentirá un eventual golpe y, por ende, la economía.

Todos pagan algo

El presidente Obama elogió el acuerdo obtenido como una medida que es "tan solo un paso en el amplio esfuerzo para fortalecer nuestra economía".

El acuerdo logró evitar grandes alzas a los impuestos al mantener la vigencia de muchos créditos tributarios que datan de la presidencia de George W. Bush para individuos cuyos ingresos están por debajo de los US$ 400.000 anuales.

También extendió el seguro de desempleo por un año más, créditos a las empresas, los pagos a los médicos del sistema de salud pública y un ajuste al impuesto alternativo mínimo que afectaba cada vez más a las personas de medianos ingresos.

Igualmente permitió el alza de la tasa impositiva para aquellos de altos ingresos, como mayores gravámenes a dividendos, plusvalía y herencias.

"Hubo progreso real", expresó a la BBC Seth Hanlon, director de reforma fiscal del Centre for American Progress (CAP), una organización de análisis de centro-izquierda en Washington. "El código impositivo permanente hace las cosas más justas para las familias trabajadoras y pone más la carga para los de arriba".

Hanlon indicó que las negociaciones del presupuesto son un proceso de varias etapas y que apenas había concluido la primera. "Si juzgáramos esto como una pelea de boxeo diría que el presidente ganó el primer asalto, aunque el resultado final se desconoce".

Desde el punto de vista del ciudadano de medianos y bajos ingresos, sin embargo, el acuerdo permite el vencimiento del llamado receso en la retención en la fuente aplicada por Obama al comienzo de su gobierno para proteger al trabajador. Este impuesto de planilla subirá 2%, lo que para un empleado promedio significará una retención de US$1.500 anuales.

Rebecca Thiess, analista en temas sobre el presupuesto nacional del Instituto de Política Económica en Washington, explicó que ese receso había tenido un impacto significativo.

"Una menor retención en la fuente estaba ayudando al PIB y a la creación de empleos", aseguró Thiess. "No era una política perfecta pero sí ponía dinero en los bolsillos de los trabajadores, que lo gastaban e impulsaban la economía".

Fecha "irrelevante"

La analista subrayó que dejar vencer ese receso impositivo sin ofrecer ningún colchón es peligroso, teniendo en cuenta el precario estado de la economía.

"El principal asunto es la demanda. Los negocios no están recibiendo la clientela necesaria para aumentar la confianza, la expansión y el empleo", dijo a BBC Mundo.

No obstante, Seth Hanlon afirmó que hay otras medidas que Barack Obama puede tratar de aplicar para amortiguar el alza en la retención en la fuente que son más costo-efectivas, como un crédito basado en el rendimiento del trabajador y una inversión en obras de infraestructura que "a largo plazo son más importantes".

Pero Rebecca Thiess señaló que, en este acuerdo, Obama no logró incluir un paquete de estímulo de unos US$50.000 millones que, aunque relativamente poco, hubiera surtido algún efecto positivo. Opinó que el presidente cedió a la percepción pública de que el 1 de enero era una fecha catastrófica de la que no había escapatoria.

"Muchas cosas se hubieran podido negociar para evitar la crisis económica y abordar los asuntos fiscales", sostuvo. "El plazo del 1 de enero era irrelevante y fue exagerado por los medios y por el público".

Según la experta en presupuesto nacional, Obama temió proyectarse como un fracasado si no ofrecía alguna concesión para obtener algo en retorno alrededor de la fecha. El acuerdo resuelve poco y aplaza los temas más difíciles para futuras discusiones dentro de unos meses.

Duro camino

El Congreso tendrá que abordar los recortes al gasto que afectarían tanto al presupuesto de la Defensa como a la inversión en proyectos de infraestructura, escuelas e investigación tecnológica entre otros.

"Esos recortes son muy peligrosos en la presente situación. El postergarlos por dos meses no dan el tiempo necesario para que la economía crezca al tiempo que se debate dónde se debe recortar", manifestó Thiess.

Como si fuera poco, en lo próximos meses también se tendrá que abordar el problema del límite del endeudamiento del gobierno, una carta que los legisladores republicanos usaron en agosto de 2011 para forzar al presidente a recortar el gasto público que generó un estancamiento y la actual crisis del precipicio fiscal.

Thiess considera que los republicanos volverán a utilizar el techo de endeudamiento para forzar al presidente a conceder en los recortes que ellos ven como la solución a un presupuesto equilibrado y a la deuda nacional.

"Suena pesimista pero Obama no tiene ya muchas oportunidades para impulsar un paquete de estímulo grande. Ésta era su oportunidad, logró algunas concesiones de los republicanos pero el acuerdo quedó incompleto. Enfrentamos un camino duro hacia adelante", concluyó.

Aunque Seth Hanlon coincide en que el país no ha salido del terreno peligroso, considera que los republicanos, al final de cuentas, tampoco querían saltar al abismo pues sabían que hubieran sido culpados por el pueblo.

"El presidente Obama tiene la opinión pública de su lado y también el mandato electoral", sostuvo. "Si pensamos que estas negociaciones fueron tensas y contenciosas las cosas podrían volverse peor pero si el Congreso resolvió un problema creado por ellos mismos, podrán hacerlo de nuevo".