• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Dilma reelecta: ¿podrá reinventarse y aprender de sus errores?

El PT se dispone a gobernar por 16 años consecutivos hasta 2018, después de los dos periodos de Luiz Inácio Lula da Silva/ BBC MUNDO

El PT se dispone a gobernar por 16 años consecutivos hasta 2018, después de los dos periodos de Luiz Inácio Lula da Silva/ BBC MUNDO

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, fue reelecta este domingo en uno de los triunfos más ajustados de un jefe de Estado de este país. Pero según analistas su mayor reto recién empieza: reinventar un gobierno con problemas políticos y económicos. 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Rousseff, de 66 años, obtuvo un nuevo mandato de cuatro años al recibir 51,6% de los votos válidos (54,5 millones) contra 48,7% (51 millones) del candidato opositor Aécio Neves, con la totalidad de las urnas escrutadas.

El resultado confirmó la separación que anticipaban las encuestas entre los brasileños que preferían mantener al izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) en el poder que ejerce desde 2003, y quienes optaron por un cambio.

Sin embargo, en su primer discurso tras ser reelecta Rousseff negó que Brasil esté fracturado. "No creo sinceramente que estas elecciones hayan dividido al país al medio", dijo.

También pidió unidad (algo que también hizo Neves), dijo que está "dispuesta al diálogo" y que espera que la fuerte movilización electoral haya "preparado el terreno para la construcción de puentes".

Con una economía prácticamente estancada, denuncias graves de corrupción y un Congreso fragmentado, los analistas advierten que los desafíos de Rousseff enormes y comienzan este mismo lunes.

A eso se añade la expectativa de muchos, incluso dentro del PT, de que la presidenta muestre una mayor habilidad política para delegar decisiones, escuchar críticas y entenderse más con los mercados.

"Ella va a tener que reinventarse personalmente también, cambiar su característica personal. Si no, en 2018 no podrá hacer un sucesor", advirtió Marco Antonio Teixeira, un politólogo de la prestigiosa Fundación Getulio Vargas, en diálogo con BBC Mundo.

 

La política

Todos los analistas coinciden en que la mayor carta de triunfo de Rousseff fueron las políticas sociales que impulsó su antecesor y padrino político Luiz Inácio Lula da Silva, y que ella profundizó.

Esos programas de ayuda a los brasileños de menos recursos permitieron colocar cerca de 40 millones de personas en la clase media en una década, una transformación social reconocida en el mundo.

La tasa de desempleo en mínimos históricos (4,9% en septiembre) y el aumento de la renta de los trabajadores también fueron importantes para la victoria de la presidenta.

Rousseff evitó las autocríticas a lo largo de la campaña electoral, que se caracterizó por la dureza de la lucha entre rivales, con acusaciones de corrupción y de faltas éticas.

Las denuncias de sobornos en Petrobras tomaron la dimensión de escándalo después que un exdirector de la petrolera estatal dijera a la justicia que hubo sobornos por contratos de obras y que esos fondos multimillonarios financiaban al PT y aliados.

Este asunto podría convertirse en una crisis política para la presidenta si se confirman las afirmaciones de Paulo Roberto Costa, que colabora con la justicia para reducir su pena.

También supone un factor de tensión con sus aliados, con expertos que advierten que Rousseff deberá construir una base de apoyo más sólida en el Congreso y prestar más atención a los problemas de corrupción.

"El gobierno precisa parar de ser tomado por sorpresa con casos como el de Petrobras, porque va a llegar un momento en que esa historia de ‘yo no sabía’ no pega más", advirtió Teixeira

Rousseff reiteró a lo largo de la campaña y tras su triunfo del domingo su compromiso de combatir la corrupción y la impunidad, pero incluso muchos de sus votantes esperan ver eso en la práctica.

"La punición para el político es muy blanda", dijo a BBC Mundo Mario Eduardo Viegas, un carioca de 29 años, luego de votar a Rousseff este domingo con una bandera roja con el nombre de la presidenta.

Viegas explicó que apoyó a Rousseff por las políticas sociales (él habita en una vivienda de un programa gubernamental en Río) pero indicó que también aguarda cambios allí. "Hay personas que no precisan de esos proyectos y reciben", sostuvo.

En su discurso de triunfo, la presidenta propuso un plebiscito para impulsar una reforma política, como había hecho tras la ola de protestas sociales que sacudió Brasil el año pasado. Pero aquella iniciativa quedó en nada y muchos dudan que ahora consiga cristalizar.