• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Desmitificando el fantasma europeo del año sin verano

Predición estacional de la cadena Météo para este verano / BBC Mundo

Predición estacional de la cadena Météo para este verano / BBC Mundo

Cuando llega finales de mayo y uno sigue teniendo que ponerse varias capas de ropa para salir de casa y no estremecerse de frío, hasta los más enamorados de ciudades europeas como Londres se preguntan si no habrá llegado el momento de hacer las maletas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El mal tiempo es conversación de ascensores, oficinas y sobremesas.

No ayuda encontrarse, además, con rumores que auguran "un año sin verano". Y no sólo en Reino Unido, también en Francia, España y Portugal. Pero, ¿cuán fiables son esas predicciones?

Recientemente, el sombrío pronóstico de una cadena meteorológica francesa que publicó que el 2013 sería probablemente un año sin verano en Europa occidental se propagó por internet, particularmente en España, dejando apesadumbrados a muchos que en medio de la crisis soñaban con unas vacaciones al sol.

"Tras haber experimentado un invierno frío y largo, ¿está lista la Europa del oeste para sufrir un verano frío y húmedo? Parece que ese será el escenario con un 70% de probabilidad", decía la noticia de la cadenaMétéo el 25 de mayo.

El artículo pronosticaba además una "anomalía fría persistente durante los tres meses del verano (junio, julio y agosto) combinada con precipitaciones normales".

Y citaba también un análisis estadístico basado en años anteriores con primaveras desapacibles según el cual "más del 80% van seguidas de veranos fríos y húmedos".

La mala noticia no pasó desapercibida en las redes sociales ni en los medios de comunicación en España, que se hicieron eco del panorama pesimista francés.

"A nosotros nos perjudica mucho", le dijo a BBC Mundo Candela Mínguez, de un hotel frente a la playa de Noja, en la región de Cantabria, cuyo turismo de temporada depende enormemente del buen tiempo.

"La gente no está llamando, no está haciendo reservas", confirmó y aunque concedió que en parte se debe a la actual crisis económica, agregó que este tipo de pronósticos no ayudan nada.

"Si hace malo (mal tiempo) la gente no piensa en vacaciones, la gente no se gasta un dinero que no va a disfrutar", dijo.

Pronósticos "de dudosa eficacia"

Intrigada por los rumores de origen francés Mínguez le dijo a BBC Mundo que siguió con atención el pronóstico meteorológico en España, sólo para encontrar información contradictoria.

"Nos dieron tres escenarios: malo, normal y muy bueno".

Según le contó a BBC Mundo, malo según el pronóstico de los franceses, muy bueno según uno estadounidense y normal según el español.

Y así fue cómo Mínguez descubrió lo que el meteorólogo Alejandro Lomas, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología de España (AEMET), le confirmó a BBC Mundo: que las prediciones estacionales son "de dudosa eficacia, en muchos casos".

Se hacen muchas, en muchos sitios del mundo y con metodologías muy diferentes, que pueden llevar a conclusiones completamente distintas.

En efecto, la AEMET tiene la suya propia para los meses de verano en España: "no tenemos previsto que haya especiales anomalías", declaró y dijo que "no le damos ninguna credibilidad" a la predición hecha por la cadena francesa.

El complicado arte de adivinar el futuro

Las prediciones estacionales son pronósticos de tres meses en los que se predice una anomalía sobre el estado medio del clima durante ese período, tanto en términos de temperaturas como de precipitaciones.

Pero un trimestre en meteorología es mucho tiempo. En ese ejercicio de futurismo a largo plazo ejerce su influencia el azar.

"No es lo mismo que hacer una predición a corto plazo, de unas 48 horas, que es más concreta", comparó Lomas.

Cada predicición estacional que se hace, y se hacen muchas en muchos lugares, tiene una metodología distinta: algunas se basan en modelos numéricos, otras en correlaciones estadísticas.

"Cada modelo da un resultado diferente", dijo.

"Todas son propuestas y en gran medida se puede decir que son experimentales", valoró Lomas, agregando que sólo con el tiempo se puede medir su éxito.

"En las zonas tropicales sí se puede hacer una aproximación de tipo estacional mejor. Pero en las zonas no tropicales las prediciones a tres meses son muy difíciles", dijo.

Esa dificultad, según el meteorólogo español, viene de "la propia naturaleza caótica de lo que se predice: el estado de la atmósfera".

¿Y entonces de quién nos fiamos?

Fue precisamente esa volatilidad la que llevó hace tres años a la oficina de meteorología del Reino Unido a dejar de hacer públicas sus prediciones estacionales.

"Las prediciones se hacen más imprecisas cuanto más tiempo abarcan", decía la Met Office en el comunicado con el que anunciaba su decisión, después de haber recibido numerosas críticas por no haber predecido en sus pronósticos estacionales el invierno extremadamente frío de 2010 ni las numerosas precipitaciones de los tres veranos anteriores.

En efecto, la Met Office le confirmó a BBC Mundo que no divulgan pronósticos del tiempo más allá de cinco días.

"Aunque podemos identificar comportamientos climáticos generales, no existe un método científico que nos permita elaborar un pronóstico exacto más allá de cinco días", dijeron en 2010.

Para hacer pronósticos a largo plazo "no hay una ciencia exacta", corrobora Lomas.

"Sí existen correlaciones estadísticas en relación con el clima", explicó, "pero algunas de esas correlaciones, a la larga, acaban siendo casualidades, no existen".

"Yo personalmente no planificaría mis vacaciones en función de una predición estacional", admitió el meteorólogo.

Así que para quienes veraneen en Europa occidental este verano el único pronóstico que sí está confirmado es el de seguir cruzando los dedos.

Contenido relacionado