• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Descubren por qué rascarse no desaparece la picazón

La investigación aporta nuevas pistas para terminar con el vicio de rascarse | Foto: BBC Mundo

La investigación aporta nuevas pistas para terminar con el vicio de rascarse | Foto: BBC Mundo

Rascarse es una acción instintiva que poseen los seres humanos 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Te rascas y por unos segundos continúa la picazón, luego de que termina, regresa otra vez, así que vuelves a rascarte hasta que lastimas tu piel.  

Pero, ¿por qué el rascar no sólo pone fin al picor sino que lo intensifica?

Al parecer la seretonina, un neurotransmisor que ayuda a transmitir mensajes una y otra vez entre los nervios del cuerpo, es la responsable de que la clásica frase repetida por las madres de "cuanto más te rasques, más te picará" haya cobrado peso científico.

Un grupo de científicos de la Escuela Universitaria de Medicina de St. Louis, Estados Unidos, descubrió que la serotonina que segrega el cerebro cuando una persona se rasca es lo que hace que aumente la sensación de picor.

Serotonina

La teoría general es que rascarse provoca un ligero dolor que sirve para distraer neurológicamente al cerebro durante un momento.

Al centrarse en la molestia que resulta de rascarse, el cerebro termina por olvidar el dolor.

Los científicos descubrieron el papel de la serotonina en el control del dolor desde hace décadas, pero esta es la primera vez que la liberación del mensaje químico del cerebro se ha relacionado con la picazón.

"Rascarse puede aliviar el picor creando un pequeño dolor en la piel. El cuerpo responde al dolor liberando serotonina, que aumenta la sensación de picazón", dijo Zhou-Feng Chen, investigador principal.

Como parte del estudio, los científicos bloquearon la producción de serotonina (obstruyendo el receptor 5HT1A) de un grupo de ratones de laboratorio a los que se les había inyectado previamente una sustancia que provoca picazón.

Mientras, a otro grupo de ratones no se les bloqueó la producción de serotonina.

Tras comparar las reacciones de los roedores descubrieron que los que no producían serotonina se rascaban mucho menos.

Picor crónico

Según los investigadores, este trabajo proporciona algunas claves para romper el "círculo vicioso" de picar y rascarse, sobre todo en personas que experimentan picor crónico.

Aunque impedir al ratón segregar serotonina le hace menos sensible al picor, Chen no considera que el bloqueo de esta sustancia sea la clave para aliviar la picazón en humanos.

"La serotonina está implicada en el crecimiento, el metabolismo óseo y en la regulación del humor, y su bloqueo eliminaría la forma natural de controlar el dolor", explicó.

Unas células nerviosas de la médula espinal son las encargadas de transmitir la sensación de picazón desde la piel al cerebro.

Para Chen, una forma de tratar el picor crónico podría ser "bloquear la comunicación entre la serotonina y estas células. Para ello hemos aislado el receptor que utiliza la serotonina para activar las neuronas".