• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

¿Cuánta agua se necesita para revertir la sequía en California?

Las fuertes lluvias que trajeron las tormentas fueron un alivio para los residentes de California / BBC MUNDO

Las fuertes lluvias que trajeron las tormentas fueron un alivio para los residentes de California / BBC MUNDO

Científicos en Estados Unidos lograron medir la dimensión de la épica sequía que sufre California. Según estimaron, se necesitan más de 40 kilómetros cúbicos de agua para que California regrese a su estado normal

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"Esto equivale a 17 millones de piscinas olímpicas", le dijo a BBC Mundo Jay Famiglietti, del Laboratorio de Propulsión Jet de la NASA.

Esta cifra fue calculada pesando la tierra desde el aire.

La agencia espacial estadounidense utilizó sus satélites en órbita GRACE (siglas en inglés de Gravity Recovery and Climate Experiment) para hacer este cálculo, que presentó en la reunión de la American Geophysical Union en San Francisco.

Los satélites midieron las variaciones muy sutiles de la gravedad de la Tierra mientras volaban alrededor del globo.

Las diferencias en la atracción de la gravedad se producen por cambios en la masa, y estos se ven influenciados por el aumento y disminución del volumen de agua retenido en la tierra.

Las cifras reveladas por la NASA hacen referencia a las cuencas de los ríos Sacramento y San Joaquin en California.

"Estimamos que tomará tres años con más precipitaciones de lo normal (el promedio de lluvias en California es de 58 centímetros al año) para salir de la sequía", aseguró Famiglietti.

Lluvias recientes

Los datos de GRACE indican que el total de agua almacenada en estas cuencas, es decir, toda la nieve, agua superficial, humedad del suelo y agua subterráneas combinadas disminuyó un promedio de 15 kilómetros cúbicos al año.

Esta cantidad es similar a la cantidad de agua que corre por el gran Río Colorado (cerca de 20 km3), que es una de las principales fuentes para importar agua al estado.

"Mostramos ahora que es posible cuantificar los antiguamente elusivos indicadores de la sequía como el comienzo y el final, así como la severidad de la sequía en un momento determinado", señaló Famiglietti.

"Esto quiere decir que ahora podemos responder a la pregunta de cuánta agua hará falta para poner fin a la sequía".

"Demostramos que durante la sequía actual esta cantidad llegó a su momento más alto en 2014, con 42 kilómetros cúbicos de agua. Eso equivale (...) a una vez y media el volumen del lago Mead, la mayor reserva de agua de EE.UU.", añadió el investigador.

"Así que las lluvias recientes no suponen un fín a la sequía actual, pero ciertamente son bienvenidas".

Lo preocupante es que gran parte del déficit -dos tercios- se debe a la reducción del agua subterránea, lo cual constituye un nivel de extracción insostenible.

"El agua subterránea es una reserva estratégica en tiempos de sequía y necesitamos ser muy cuidadosos en su manejo", le dijo Famiglietti a la BBC.

Agua de nieve

Nuevos sondeos aéreos de las zonas cubiertas de nieve en las montañas que le suministran agua a California cuentan una historia similar.

El Observatorio Aéreo de la Nieve señala que el tamaño de estos campos se sobreestimó probablemente en un 100%.

En otras palabras: el estado tiene mucha menos agua en reserva de lo que se pensaba.

"En 2014 se registró la cantidad más baja de nieve en California", comentó Tom Painter, del observatorio.

Superó al récord de 1977, pero en ese entonces, "teníamos la mitad de la población de hoy día".

"Además de que esto resulta en menos agua de nieve, la reducción dramática de la nieve contribuye al calentamiento de nuestro clima al permitir que el suelo absorba más luz solar. Esto reduce la humedad del suelo, lo cual hace que se torne más difícil llevar el agua de nieve a las reservas una vez que vuelve a nevar".

Ninguna de estas noticias será bien recibida por los 38 millones de residentes de California, muchos de los cuales fueron víctimas de las inundaciones esta semana, provocadas por grandes tormentas en el Pacífico.