• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Cantó en la operación para salvar su voz

Alama Kante / BBC MUNDO

Alama Kante / BBC MUNDO

Alama Kante es una artista africana que cantó la canción de su vida bajo hipnosis. Todo por su voz

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A esta cantante de Guinea, que vive en Francia, le diagnosticaron un tumor en las glándulas paratiroides. Pero la operación tenía un alto riesgo, sus cuerdas vocales podían quedar afectadas.

Ante este dilema, los cirujanos tuvieron la idea de hacerle la intervención con ella cantando. De esa forma eliminarían el tumor sin dañar su voz.

Hasta entonces, nadie lo había hecho.

Kante estaba nerviosa de perder la voz, pues un desliz del bisturí podía destruir su carrera de cantante. Así que aceptó probar esta nueva técnica.

Bajo hipnosis

El profesor Giles Dhonneur, quien es jefe del departamento de anestesia y cuidados intensivos del hospital Henri Mondor, fue quien realizó la operación en abril, pero fue esta semana que ofreció la conferencia de prensa en la que mostró el video de la intervención.

Gracias a que Kante cantó "en los momentos críticos" de la operación, el cirujano pudo asegurarse de retirar con éxito el tumor sin dañar sus cuerdas vocales.

Dhonneur declaró que era la primera vez que se eliminaba un tumor usando esta técnica, pues se trata de una operación que normalmente se hace con anestesia general.

"El dolor en una cirugía como esta es intolerable si estás completamente despierto. Sólo la hipnosis te permite soportarlo", le dijo al diario francés Le Fígaro.

"En trance"

"(Kante) entró en trance escuchando las palabras del hipnotista. Hizo un viaje muy largo a África y empezó a cantar. Fue increíble", cuenta.

La cantante, completamente recuperada, contó en la rueda de prensa que antes de la operación le preguntaron si quería "hacer un viaje".

"Me dejé guiar", explica Kante. "Fue como si no estuviera en la sala de operaciones, estaba muy lejos, en Senegal".

Dhonneur dijo que hacia el final de la operación la paciente se quedó en silencio. Todos se quedaron paralizados... hasta que volvió a hablar.

Fue un alivio para todos.