• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Quién era Boris Nemtsov, el opositor a Putin asesinado en el centro de Moscú

Nemtsov fue una prominente voz crítica de Putin / Foto BBC Mundo

Nemtsov fue una prominente voz crítica de Putin / Foto BBC Mundo

Este político, científico y reformador,  se destacó durante el gobierno de Boris Yeltsin y se convirtió en un feroz crítico de Vladimir Putin

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Boris Nemtsow, quien murió tras ser baleado este viernes a los 55 años, fue una figura carismática entre los políticos rusos, un reformador que se destacó durante el gobierno de Boris Yeltsin y se convirtió en un feroz crítico de Vladimir Putin.

Además, era un científico nuclear, ambientalista y padre de cuatro hijos.

Lea: Matan a tiros a opositor ruso Boris Nemtsov en el centro de Moscú

Nemtsov fundó numerosos movimientos de oposición después de abandonar el parlamento ruso en 2003 y sirvió como co-director del Partido de la Libertad, opositor del Partido de Republicano ruso – al que pertenece el gobierno- desde 2012.

Fue una prominente voz crítica de Putin, a quien denunció por su participación en la crisis de Ucrania, el empeoramiento de la situación económica y varios casos de corrupción relacionados con la preparación de los Juegos Olímpicos de Sochi, a principios de 2014.

Nemtsov era joven y elocuente, con un inglés fluido y conocedor del alcance de los medios.

Nemtsov también hizo parte del movimiento liberal Solidarnost.

Junto a otros compañeros como Alexei Navalny y el maestro internacional de ajedrez Gary Kasparov, Nemtsov jugó un papel predominante en las marchas que ocurrieron en Moscú tras las elecciones parlamentarias de diciembre 2011 y que fueron denunciadas como un fraude.

Él fue arrestado por hacer parte de las protestas y fue detenido por 15 días.

A pesar de su activismo opositor, no siempre ha sido visto como un hombre que haga parte de la fracturada oposición liberal.

En 2011 se conocieron grabaciones donde Nemtsov describía a algunos opositores que marchaban junto a él como "hamsters" y "pingüinos asustados". Pero este hecho no causó mayor daño en su percepción general. 

Opciones de presidentes. Nemtsov fue candidato para liderar al país en 1989, pero no fue elegido. Después hizo parte del parlamento ruso en 1990.

Desde allí defendió a Yeltsin durante los ataques a su presidencia en 1991 y este recompensó su lealtad con la gobernación de la ciudad de Nizhny Novgorod, la quinta más grande del país.

Nemtsov era joven y elocuente, con un inglés fluido y conocedor del alcance de los medios, que logró convertir a Nizhny Novgorod en un centro industrial atractivo para la inversión extranjera.

De ese modo se convirtió en uno de los políticos más prominentes de Rusia y muchos especulaban que se convirtiera en el sucesor de Yeltsin.

En 1997, el presidente ruso lo nombró viceprimer ministro encargado de la reforma económica. Pero pronto se arrepentiría de ese nombramiento, que significó el comienzo de su debacle política.

Y cualquier aspiración presidencial quedó enterrada por la fuerte crisis económica de 1998, que también significó su salida del gobierno.

Cuesta abajo

En 1999, Nemtsov fundó la Unión de las Fuerzas de Derecha, SPS por sus siglas en ruso, junto a otros liberales como Anatoly Chubais y Yegor Gaidar.

Al principio obtuvieron un moderado éxito electoral, al ganar cerca del 10% en las elecciones de ese diciembre y hacer parte de un grupo muy influyente en el parlamento ruso.

Pero durante los siguientes la actitud del partido frente al nuevo presidente, Vladimir Putin, pasó de apoyo condicionado a oposición abierta, lo que le hizo perder muchos seguidores.

En las elecciones de 2003, el SPS falló en su intento de lograr el 5% de los votos necesarios para entrar al parlamento.

Entonces, Nemtsov renunció como líder del SPS y siguió su carrera en la empresa privada, mientras intentaba reunir a los liberales rusos, quienes habían quedado desperdigados después de las elecciones.

Y fue allí donde se convirtió en un rostro familiar de la oposición en 2011, pero estaba un poco fuera de la primera plana de la política en los últimos años.

Sin embargo, a pesar de que no era considerado de un nombre popular e importante, su asesinato ha causado una fuerte conmoción en el país.

Para este domingo se ha convocado a una marcha por parte de la oposición. Para muchos de ellos la muerte del político de 55 años ha sido visto sin duda como una advertencia a los críticos de Putin.

Por ejemplo, Kasparov afirmó que el derramamiento de sangre fue inevitable en medio de la "atmósfera de odio y violencia", que rodea al presidente ruso.

Y añadió: "Opónete a Putin y tu vida valdrá poco".