• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Por qué Argentina pierde sus reservas

Los vecinos de Argentina multiplicaron sus reservas pero aquí se estancaron desde 2007

Los vecinos de Argentina multiplicaron sus reservas pero aquí se estancaron desde 2007

Entre 2001 y 2007, Argentina logró duplicar sus reservas en dólares, un mérito que se atribuyó al gobierno de Néstor Kirchner (2003-2007)

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con un crecimiento económico anual que promedió cerca del 9%, fomentado por los altísimos precios de las commodities, la nación sudamericana logró sobreponerse a la peor crisis en su historia y aumentó de unos US$18.000 millones a US$46.000 millones sus depósitos en el Banco Central.

Pero esta tendencia se frenó a partir de 2007. Durante los cinco años en el poder de Cristina Fernández de Kirchner, las reservas en dólares se estancaron, e incluso sufrieron una leve caída.

Según la mandataria, que en octubre de 2011 fue reelegida por un segundo periodo por el 54% del electorado, el freno a la economía es consecuencia de un panorama internacional más adverso.

"Hoy nos encontramos con un mundo dado vuelta. (…) Nos preocupa y nos ocupa porque sabemos que en un mundo tan interconectado no hay posibilidad de no recibir los coletazos de semejantes desastres", advirtió durante un discurso en julio pasado.

Sin embargo, las estadísticas regionales no dan cuenta de un impacto generalizado. Mientras que Argentina sufrió una caída de sus reservas durante el último lustro, sus vecinos del Cono Sur multiplicaron sus depósitos.

Brasil duplicó sus reservas de US$180.000 millones a US$375.000 millones. En tanto, Chile y Uruguay las triplicaron: el primero pasó de US$16.900 millones a US$41.000 millones y la segunda de US$4100 millones a US$12.000 millones.

Si bien las reservas son sólo uno de los parámetros económicos que miden la solidez de una economía, muchos expertos ven en esta disparidad un síntoma de que los problemas de Argentina tienen raíces locales y no se explican solamente por la coyuntura internacional.

¿Por qué bajan las reservas?

Según el economista Osvaldo Cado, la gran diferencia entre Argentina y sus vecinos es que si bien todos padecieron una retracción de su superávit comercial como consecuencia de la crisis mundial, la mayoría de los países de la región atrajeron una fuerte inversión extranjera durante los últimos años.

"En todo el resto de América Latina, salvo Argentina, Venezuela y Ecuador, hubo una enorme entrada de dólares que fueron a invertir en empresas o en la bolsa, en acciones o bonos", dijo.

Mientras que muchos países captaban dólares del exterior, en Argentina ocurría el proceso inverso.

A finales de 2011, el gobierno impuso severas restricciones a la compra de divisas para frenar una fuga de capitales que alcanzó los US$20.000 millones.

La presidenta Fernández explicó que el Estado necesita ese dinero para pagar los compromisos de deuda en dólares adquiridos por gobiernos anteriores.

En efecto, el kirchnerismo heredó una millonaria deuda que en diciembre de 2001 llevó al país a declarar el mayor cese de pagos en la historia moderna mundial.

Tanto el expresidente Kirchner como su esposa y sucesora cumplieron con los vencimientos de pagos correspondientes. Pero, a diferencia de los otros países latinoamericanos, lo hicieron usando parte de las reservas del Banco Central de la República Argentina (BCRA).

Según Nicolás Bridger, director de la asesora financiera Prefinex, la denominada "política de desendeudamiento" del gobierno explica en gran medida por qué las reservas de Argentina han bajado.

"La mayoría de los países toman nueva deuda para hacer frente a sus compromisos, pero Argentina no puede hacerlo porque tendría que pagar intereses demasiado altos", explicó.

Riesgo país

Según Bridger, si el país quisiera obtener financiamiento internacional tendría que pagar tasas cercanas al 15%, el triple de lo que acaban de negociar Uruguay y Bolivia y seis veces lo que paga Chile.

La desconfianza del mercado en Argentina se ve reflejada en su tasa de riesgo país, la medida que estipula cuán segura es una inversión allí. Argentina tiene el riesgo país más alto de América del Sur, cercano a los 1100 puntos (contra los 100 puntos de Chile y Perú, los países considerados más seguros).

Para los detractores del gobierno, esta desconfianza es producto de la falta de previsibilidad y reglas de juego claras de las autoridades. Como ejemplo citan la reciente expropiación de la principal petrolera del país, YPF, que estaba en manos de la española Repsol.

Según los críticos, las restricciones al mercado cambiario y la salida de capitales aplicada desde finales de 2011 lejos de atraer más dólares están espantando a los inversores.

No obstante, los números muestran que las medidas tuvieron éxito para frenar la fuga de divisas, que en la actualidad bajó de US$20.000 millones a US$7.000 millones, según Cado.

Más billetes

En cuanto a las reservas del BCRA, Bridger consideró que lo preocupante no es tanto el nivel de depósitos en dólares, sino el porcentaje de activos que está en bonos emitidos por otras entidades estatales.

"En 2007 el BCRA tenía US$18.000 millones en bonos y hoy tiene US$56.000 millones", detalló.

En esencia, ese es dinero que el Estado se debe a sí mismo. Bridger atribuye el aumento al creciente gasto público que empezó a ser deficitario en 2009, y que llevó al Tesoro a depender de las reservas del BCRA.

Por otra parte, entre 2007 y 2012 se duplicó la emisión de dinero en circulación, otro factor que el experto encuentra preocupante.

En los próximos dos años Argentina deberá hacer frente a más de US$31.000 millones en vencimientos de deuda, una situación que complica el panorama económico del país.

A menos que logre ampliar drásticamente su superávit comercial, Argentina seguirá dependiendo de sus reservas.