• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Analizan cómo afecta a Venezuela la caída global en el precio del petróleo

Venezuela siempre ha sido rentista, pero ahora más que nunca depende de los precios del petróleo | Foto: BBC Mundo

Venezuela es un país rentista, pero ahora más que nunca depende de los precios del petróleo | Foto: BBC Mundo

El 95% de las divisas que entran a Venezuela vienen del petróleo y quedan en manos del Estado, quien por su parte es el único adjudicador oficial de moneda extranjera

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

¿Pasajero o permanente? ¿Habrá más colas, más escasez, más inflación? ¿Qué le pasa a un país dependiente de la renta petrolera cuando los precios del petróleo caen?

Esas son las preguntas que los venezolanos, preocupados por la crisis económica que se ha profundizado en el último año se hacen cuando ven las noticias de que el precio del barril de petróleo ha bajado 30% desde junio, situándose por debajo de 75 dólares la semana pasada.

Y se alarman aún más cuando leen las estimaciones de que el precio bajo del petróleo parece haber llegado para quedarse.

Los venezolanos saben que la economía nacional depende del petróleo: que, hoy, el 95% de los dólares que entran al país vienen de la exportación petrolera.

Y saben que de ello dependen elementos clave de la economía venezolana: el abastecimiento de productos, el costo de las cosas y la amplia inversión social del gobierno, que ha sido fundamentalmente financiada por la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Preocupados

El jueves pasado el presidente, Nicolás Maduro, admitió que la baja de los precios es "tremenda", pero dijo que Venezuela "tiene cómo salir adelante".

"30% no es poca cosa", dijo. "Pero le digo al pueblo venezolano: a nadie le va a faltar nada, por el contrario las misiones (proyectos sociales) ahora lo que van es a ampliarse, la protección del empleo, del salario".

El canciller venezolano, Rafael Ramírez, terminó el lunes una gira por varios países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para analizar la presente coyuntura.

Pasó por Argelia, Qatar e Irán. Y el lunes, en Rusia, dijo que los dos países coinciden en "la necesidad de defender el precio de nuestro petróleo", cuyo bajo costo atribuyó a "intereses políticos" en contra de países sancionados por Occidente, como Irán y el propio Rusia.

Ramírez ha dicho que un precio de 100 dólares por barril es "deseable para Venezuela".

Sin embargo, un estudio del Deutsche Bank, un banco alemán, dice que Venezuela necesita un barril de 140 dólares para cumplir con su presupuesto y financiar su déficit fiscal.

Solo Irán, según el estudio sobre los países de la OPEP, necesita un barril de mayor costo que Venezuela para estar tranquilo.

Deuda externa

Venezuela se puede ver afectada por los bajos precios del petróleo en varias áreas, principalmente pago de deuda externa, gasto público y asignación de divisas para importaciones o viajes al extranjero.

Sobre la deuda externa analistas de varias corrientes coinciden en que Venezuela, al menos a mediano plazo, no se va a arriesgar a caer en default, pues las consecuencias a futuro son muy graves.

El economista Maxim Ross dice que "con las complicaciones políticas y económicas que tiene ahora el gobierno, un default les complica mucho más la vida".

Este año, que la crisis económica venezolana ha alcanzado los peores índices en décadas, la deuda externa ha sido honrada a tiempo.

Y aunque algunos analistas de oposición han dicho que con un barril a 60 dólares eldefault es casi seguro en 2015, Ross dice "no lo veo al menos hasta 2016".

Gasto público

Asimismo, este año no se ha sacrificado de manera significativa la inversión social, pues la construcción de viviendas sociales y los programas de subsidios en general se han mantenido y en algunos casos se han profundizado.

Para Fernando Travieso, asesor de la Comisión de Energía y Petróleo de la Asamblea Nacional, Venezuela tendrá que sacrificar algunos gastos, pero podrá mantener su modelo de inversión social.

"El gobierno puede mantener su capacidad de pagar las inversiones sociales", le dice a BBC Mundo.

Con una estimación de 60 dólares por barril, el gobierno venezolano presentó su presupuesto para el año 2015 hace unas semanas.

Según Travieso, gracias a eso el gobierno tendrá un amplio margen de maniobra en caso de que los precios del petróleo no suban.

Ross coindice en que el gobierno no va a sacrificar el gasto público, pero lo ve como un problema: "Como este año, lo van financiar con emisión de dinero inorgánico, de bolívares que el gobierno toma prestados de la banca".

Y la principal consecuencia de que el gasto se financie con dinero "inorgánico", dice Ross, es que "la inflación va a seguir disparada".

Según el Banco Central, Venezuela tiene una de las inflaciones más altas del mundo, de más del 60% anual, un fenómeno que para el gobierno es "inducido" por sectores capitalistas que buscan hacerle daño al país.

Ahora bien: aunque el presupuesto parece permitirle al gobierno un margen de maniobra, algunos analistas ven ese presupuesto como un "ejercicio de ficción": "Todos los años terminan gastando mucho más de lo que presupuestaron a través de créditos otorgados por el Parlamento (de mayoría oficialista)", dice Ross.

De hecho, gran parte del gasto público se financia con esos créditos adicionales: en 2013, el incremento entre gasto presupuestado y ejecutado fue del 82%, según cifras oficiales.

Escasez

El 95% de las divisas que entran a Venezuela vienen del petróleo y quedan en manos del Estado, quien por su parte es el único adjudicador oficial de moneda extranjera.

Es decir, para que un producto se importe a Venezuela (donde el 70% de los alimentos son importados) el gobierno debe adjudicar los dólares a la empresa, sea ésta pública o privada.

Ross dice que la principal consecuencia de los bajos precios del petróleo es que habrá menos divisas para otorgar, algo que afecta a las importaciones y, en consecuencia, profundiza la escasez que de por sí ya es alta en Venezuela.

Sin embargo, más que producto de la falta de divisas o del colapso de la producción nacional, el gobierno dice que la escasez es "un mecanismo de ataque" en una "guerra económica" que sufre Venezuela.

En Venezuela hay tres tipos de cambio oficiales: 6.3, 11 y 50 bolívares por dólar.

Cada sector de la economía usa alguno de ellos. Por ejemplo, PDVSA opera bajo la primera de estas tasas, por lo que, según Roos, "no le rinde para sobrevivir con un barril a 60 dólares y van a tener que devaluar". 

Además, la escasez de divisas oficiales es en parte la causa de que el precio del dólar del mercado negro sea 19 veces más alto que la tasa oficial, con un repunte del 25% en la última semana.

Muchos productos son importados con estos costosos dólares del mercado negro, algo que también dispara la inflación.

"Con los precios del petróleo bajos, este problema (la diferencia entre el dólar oficial y el negro) solo va a empeorar a menos de que haya un cambio de modelo", asegura Ross.

Travieso, sin embargo, dice que "en la asignación de divisas el Estado tendrá que darle prioridad a algunos sectores de interés social"

Y concluye: "Tendrán que sacrificar gastos suntuarios".