• Caracas (Venezuela)

Baloncesto

Al instante

“Primero está mi salud”

Greivis Vásquez cree que el nivel de basquetero venezolano tiene que ver mucho con el empuje de los entrenadores nacionales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La redacción de El Nacional transcurría su quehacer diario, en horas del mediodía: cuadrar páginas, llegar de pautas, discutir temas… De pronto, se escucha un grito “buenas, cómo están”. Fue fácil reconocerlo. Sobresalía por el tamaño, la dicharachería que le caracteriza salió a flor de piel. Así llegó Grevis Vásquez. Puntual.

“No he hecho muchas cosas. Estoy concentrado en la rehabilitación, es una etapa muy difícil de mi carrera. Veo a todos entrenando y yo debo mejorar primero”, dijo el base NBA, luego de la operación que le practicaron hace cerca un mes en el tobillo derecho, donde le removieron astillas de hueso.

El capitalino de 26 años de edad expresó que no le fue fácil tomar la decisión de pasar por el quirófano, debido a que sabía que estaba en juego su participación en el Premundial de Baloncesto, que se hará en Caracas entre el 30 de agosto y el 11 de septiembre. “Primero está mi salud”.

Pensaba en un principio que el descanso sería el paso ideal, luego de culminar la temporada con los Pelícanos de New Orleans; pero dos opiniones le hicieron cambiar de parecer. La operación, aparte de la salud, le dio pie a dar cuenta de muchos aspectos en su vida.

“Tenía cinco años jugando muy seguido, me deterioré mucho y no descansé el cuerpo de la mejor manera. La cirugía me ha servido para darme cuenta quiénes están y quienes no están conmigo. Cuando todo está bien, tienes una fanaticada muy grande, pero cuando las cosas están mal no todo el mundo está contigo”, esbozó.

Con naturalidad, un poco reacio a soltar el morral porque confiesa que le hace recordar el bachillerato, el criollo se paseó por varios temas frente a las cámaras de El Nacional. Criticó el desarrollo baloncesto nacional, pidió más aporte de sus compañeros en la selección. Luego, posó para las fotos.

-¿Llegó el momento en qué muchos deben asumir más responsabilidad en la selección, a falta de Greivis?

-Soy fiel creyente que la selección es un trampolín para conseguir un buen trabajo, mucha gente te ve. A Gregory Echenique hay que darle la pelota en el poste, tiene que ser nuestra mejor defensa. Cubillán debe echarse el equipo al hombro, Gregory Vargas también, Jhornan Zamora tiene que entender su rol. Nuestro semillero no ha estado bueno, porque no hay actualización con los entrenadores y eso lleva a que los jugadores no sean protagónicos. Si nos ponemos en la misma página que “Che” García, podemos darnos una sorpresa.


-La Federación y la liga se debaten entre el número de importados, ¿Qué piensa?

-No estoy de acuerdo que sean tres importados, pero entiendo que es un espectáculo. El desarrollo no existe solo en la LPB, tampoco existe en las ligas menores. Cómo puedes jugar unos nacionales con 6, 8 juegos; cómo tú te desarrollas. En Estados Unidos estás constantemente jugando, te motivas y te mantiene ocupado. Es importante que motivemos a los jóvenes. Hoy en día en el baloncesto no gana el que tiene más talento, sino el más inteligente.


¿Cree que García mantendrá la filosofía de Eric Musselman?

-Pienso que “Che” García debe estar por un ciclo olímpico. Él no va a cambiar la tónica de la noche a la mañana, hay muchas cosas de logística o infraestructura que debemos mejorar. No te puedes quedar en Valencia y practicar en Caracas. Es un problema que debemos trabajarlo, si lo trabajamos ahorita, en 2-3 años podemos cambiar.


En los entrenamientos de la selección todos terminan y Greivis sigue ahí lanzando balones…

-Hemos perdido un poco la ética de trabajo. Yo tenía un entrenador en Estados Unidos que si llegaba un minuto tarde no me dejaba entrenar, me hacía sentir mal, me decía que no iba a llegar a la NBA, todo eso en grosería. Ahora que estoy en la NBA, llego tres horas antes y me quedo una hora después del juego. Esos son hábitos, pero tú necesitas un guía que te empuje, que te ayude. Si te pagan para ser entrenador, tú tienes que enseñar. En Venezuela se ha perdido eso, no enseñan el juego de baloncesto. La mayoría  jugamos porque debemos mantener una familia, es una necesidad. Insisto no es ser flojo, necesitamos una guía y un empuje que nos lleve.


Quiere un título

El capitalino Greivis Vásquez, que viene de ser segundo en la votación del Progreso del Año en la NBA, admite que cambiaría cualquier premio individual por una corona: "Esa es la meta, por eso trabajo, quiero estar saludable, quiero estar en una postemporada y en un equipo campeón y tener minutos protagónicos. No es fácil, quién quiere algo fácil en su vida, yo no quiero nada fácil, quiero algo que requiera trabajo, sacrificio y esfuerzo".