• Caracas (Venezuela)

Baloncesto

Al instante

“Es uno de los compromisos más grandes de mi carrera”

Donta Smith entrenó ayer en el Poliedro | Foto Leonardo Noguera

Donta Smith entrenó ayer en el Poliedro | Foto Leonardo Noguera

El alero aseguró que vendrá años tras año a jugar con la selección que lo adoptó

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Para Donta Smith jugar con Venezuela no es cualquier cosa. No sirve nada más para engalanar su hoja de vida, es, a su juicio, parte de los compromisos más grandes de su carrera.

El estadounidense, que recibió la nacionalidad venezolana y el viernes se convirtió en el cuarto naturalizado en representar al país, había estado aislado de la prensa, en parte por las dudas de su proceso para conseguir la ciudadanía. Sin embargo, ya con un encuentro disputado, el alero rompió el silencio y habló por primera vez con el país como venezolano, no como estadounidense.

“Me siento muy bien representando a Venezuela”, confesó Smith, luego del entrenamiento de ayer. “Siento que puedo traer algo extra al equipo. ¿Quién no quisiera estar aquí? Jugué en la NBA, pero este es uno de los compromisos más grandes de mi carrera”.

Smith aclaró que su presencia con la selección nacional no es un recurso de último momento para intentar clasificar al Mundial. Asegura que es el principio de una larga relación.

“Cuando dije que vendría, mi mamá no estaba segura. Pero vio el juego y me dijo que lo puedo hacer mejor”, bromeó. “Ya soy venezolano, en el futuro pienso seguir vistiendo esta camisa ¿Por qué no? Espero estar aquí todo el tiempo”.

Como se siente venezolano, ya le duelen las derrotas del país que lo adoptó. Sobre todo esa contra México, que no estaba en el libreto de Venezuela para el Premundial.

Aunque sus características de anotador hacían pensar que el peso ofensivo de la selección iba a caer sobre sus hombros, sobre todo después de la ausencia de Greivis Vásquez, Smith aclaró que ese no es únicamente su papel. “El peso ofensivo no tiene que recaer sobre mí. Tengo la responsabilidad de crear y anotar. Me concentro en jugar buen baloncesto para el equipo y en que todo el mundo se beneficie y se involucre”, explicó.

Además, aseguró que su integración con el combinado fue positiva y que el recibimiento de sus compañeros fue la que esperaba. No sintió caras largas ni malos tratos.

“Jugué con algunos par de años. Me recibieron con los brazos abiertos. Otra cosa es que la relación con el técnico es muy buena, hasta gané un campeonato con él (con Marinos, en 2010)”, recordó el alero, que pertenece al Maccabi Haifa de Israel.


El sueño americano. Estados Unidos es una fábrica de jugadores de baloncesto. En todas las ligas del mundo hay jugadores de calidad de ese país, para los que la selección nacional de su país se vuelve una utopía, pues los jugadores que conformar el equipo nacional son, en su mayoría, estrellas de la NBA.

Smith consiguió la oportunidad de probar el baloncesto internacional, de representar a un país. Pero todo esto le trae un nuevo sueño a su cabeza: Enfrentar a su nación materna.

“Está empecinado en jugar contra Estados Unidos. Sueña con jugar el Mundial y enfrentarlos”, reveló Héctor “Pepito” Romero, con quien Smith comparte una gran amistad.

“Nunca pensé que en algún momento podría enfrentarme a Estados Unidos pero ahora estoy aquí. Tenemos que tratar de terminar fuerte a ver qué pasa. Sería bueno enfrentarlos en el Mundial”, dijo Smith con una sonrisa.

Si quiere cumplir ese sueño, su funcionamiento y el del equipo nacional deberá mejorar. Llegó al equipo nacional con grandes expectativas y ahora su misión está en demostrar que puede ser tan efectivo con la camiseta nacional como lo fue con la de Marinos de Anzoátegui.