• Caracas (Venezuela)

Axel Capriles

Al instante

¿Y los militares qué?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Nada infunde más seguridad que sentirse apoyado por otros, sobre todo si el respaldo viene de muchos. La proximidad de sentimientos, de ideas, produce confianza, certeza. En masa, en multitud, las diferencias se diluyen para convertirse en una fuerza común. Socializados y educados dentro del sistema democrático, nos acostumbramos a pensar en términos de la voluntad de las mayorías. ¿Cuántas veces hemos escuchado decir que en Venezuela manda el pueblo? Gran alivio deberíamos sentir, entonces, los que nos hemos opuesto consistentemente al chavismo, al leer en todas las encuestas que cerca de 90% de la población quiere un cambio en la conducción política del país. Si la mayoría expresa su voluntad el 6 de diciembre, el 7 amanecerá con una complicada pero certera apertura hacia un país de libertades y progreso.

El relato del deseo no es, sin embargo, el orden de la realidad. Aunque haya numerosos casos en la historia política de las naciones en que las mayorías marcaron el derrotero colectivo, hay igual número de casos, o más, en que las minorías definieron el paso. Por citar solo un ejemplo afín al espíritu de la revolución bolivariana, cuando en 1917 los bolcheviques se encontraron con una Asamblea compuesta mayoritariamente por opositores, decidieron asumirse como minoría y monopolizar el poder como tal.

Más que dejarnos llevar, entonces, por la emotividad y el contagio sentimental que surgen de la adhesión y la esperanza, el análisis político debería partir, más bien, del estudio de la estructura del poder real. ¿Cuáles son las patas que soportan el poder?, ¿cuáles son los cimientos del dominio?, sin duda, mucho más variados y complejos que el moldeable respaldo de las mayorías. Sabemos que en la Venezuela actual los militares dirigen y controlan las áreas más sensibles del gobierno y tienen injerencia en las finanzas públicas, la alimentación, la energía, el transporte y, prácticamente, todos los aspectos de la vida nacional. Estamos, de hecho, frente a un gobierno militar. Un gobierno que tiene que ver, además, con los manejos sombríos del país, la delincuencia, el contrabando, el narcotráfico. Llama la atención, entonces, que muy pocos de los análisis políticos que leemos a diario sobre la situación nacional profundice en el tema militar. Las fuerzas que respaldan al régimen, los grupos desafectos y hastiados de la corrupción, las nuevas aspiraciones de mando. Los militares son un factor real de poder. Hablamos del devenir y proyectamos el futuro, sin embargo, como si ellos no existieran.

 

@axelcapriles