• Caracas (Venezuela)

Axel Capriles

Al instante

Los chinos intocables

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

@axelcapriles

 Todo lo que tiene que ver con los chinos y el manejo del Fondo Chino es opaco. Lo que sí está claro es que prestan y se dan el vuelto y que ese vuelto, acumulado como deuda de la nación, va a parar a los bolsillos revolucionarios. Poco valen las denuncias repetidas, por más explícitos que sean los rastros. Los chinos y sus cómplices bolivarianos son intocables. Así se hizo evidente, por ejemplo, en la sentencia del Tribunal de Corts de Andorra, investigada y reseñada por Cuentas Claras Digital la semana pasada, con la cual los abogados de Diego Salazar lograron desbloquear los muy publicitados 200 millones de dólares del primo de Rafael Ramírez y otros funcionarios chavistas que habían sido congelados en 2012 por la Unidad de Inteligencia Financiera de Andorra.

La peregrina defensa se convierte en acusación al alegar el origen lícito de los fondos señalando expresamente que “existe un acuerdo entre el gobierno venezolano y el gobierno chino, otorgando el segundo un préstamo al primero con la condición de que el importe del préstamo se utilice para contratar empresas chinas para hacer los trabajos en Venezuela, y que Diego José Salazar Carreño fue quien consiguió la representación de las empresas chinas en Venezuela, llevándose la mayor parte, de lo que se desprende la existencia de una actividad empresarial real” (Cuentas Claras). Es decir, la nación recibe un empréstito condicionado a la contratación de unas empresas representadas por el primo y testaferro del presidente de Pdvsa y superministro de la revolución, quien es a la vez miembro del comité ejecutivo del Fondo Chino, y ello, en lugar de disparar las alarmas de la Contraloría venezolana, sirve a Andorra para dejar sin efecto las medidas cautelares. Nada mejor que endeudar a la nación para pagarse comisiones y darse contratos a sí mismo.

El discurso de la izquierda latinoamericana se ha nutrido durante toda su existencia de la denuncia del imperialismo y la corrupción norteamericana. Ahora Nicolás Maduro, Daniel Ortega y toda la banda populista de la izquierda revolucionaria son los más fervientes defensores y cómplices de una nueva forma de colonialismo, el imperialismo chino, llamado “blando” por ablandar las almas de los gobernantes con dólares en lugar de marines. El “neoextractivismo” chino es la nueva cara el despojo latinoamericano, la preservación de la dependencia. ¿Otra vez las venas abiertas? Que lo digan los agentes de inmigración en el aeropuerto de Maiquetía que le dan prioridad a las inmensas colas de chinos antes que a los venezolanos.