• Caracas (Venezuela)

Axel Capriles

Al instante

¿Estamos cambiando?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En la descripción de su permanencia en Caracas durante el año de 1800, Alejandro de Humboldt señala que es posible observar los diversos matices de las culturas nacionales y la dirección del desarrollo intelectual de los pueblos. Humboldt consideraba que había una marcada tendencia hacia el estudio de las ciencias en México, mayor entusiasmo por las letras en Quito y “más luces sobre las relaciones políticas de las naciones” en Caracas. Le llamaba la atención lo frecuente y acaloradas que eran las discusiones políticas entre venezolanos de muy diversa condición. Esta observación no es excepcional ni exclusiva. Cronistas y viajeros de las más variadas épocas y lugares han mostrado su asombro por el escaso número de artesanos y labradores encontrados en nuestras tierras en contraste con la abundancia de funcionarios públicos y políticos. El historiador español de la guerra emancipadora, Mariano Torrente, consideraba, en 1829, que la capital de las provincias de Venezuela había “producido los hombres más políticos y osados”, los seres con mayor afán y ambición de mando de todo el continente hispanoamericano. Dauxion Lavayse escribió, refiriéndose a Venezuela, que “en estas colonias abundan los abogados y procuradores. Se puede decir que estas dos profesiones son casi las únicas permitidas a la ambición de la juventud criolla, que muestra una aptitud muy grande para las sutilezas de la discusión”.

La situación descrita por los viajeros de antaño ha cambiado muy poco. Sus descripciones tocan una constante del comportamiento social del venezolano. Numerosos estudios e investigaciones contemporáneos muestran la supremacía de lo político sobre cualquier tema que pueda captar la atención de los venezolanos, la dominancia de la audacia verbal sobre la productividad, de la acción superficial sobre el pensamiento y la reflexión reposada. En el Informe sobre el perfil motivacional observado en Venezuela, años: 1930, 1950, 1970, David McClelland, indicó que la motivación social dominante en Venezuela es el poder, seguida a gran distancia por la afiliación, mientras que la motivación al logro se desvanece en la lejanía. De los 45 países examinados, Venezuela se encontraba entre los 4 que acusaron el nivel más alto en temas de poder. Hoy me siento a escribir y difícilmente encuentro otro asunto que pueda interesar al público lector que no sea la política nacional. Tenemos 16 años consumidos por la retórica del poder. Después de las elecciones parlamentarias pensamos que por fin era posible atisbar luz al final del túnel. Pero psicológicamente seguimos en el mismo lugar. Los medios de comunicación, nuestra atención, nuestra preocupación, nuestras más profundas emociones, se encuentran anclados en la política y el poder. 

@axelcapriles