• Caracas (Venezuela)

Aude Maio-Coliche

Al instante

Aude Maio-Coliche

Día de Europa

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El año 2014 es un año especial para la Unión Europea. Se cumplen 10 años de la más importante ampliación de la unión con el ingreso de 10 nuevos Estados miembros. La ampliación de 2004 fue un paso crucial en la superación de décadas de división en nuestro continente. Desde entonces, se han unido 3 miembros más, y ya suman 28 Estados miembros, prueba de la atracción que sigue ejerciendo el establecimiento de lazos más estrechos con la UE.

Este año también es especial para los ciudadanos europeos. Del 22 al 25 mayo, los votantes irán a las urnas para elegir los 751 diputados del Parlamento europeo que van a representar más de 500 millones de ciudadanos en los próximos 5 años.
El 9 de mayo de 1950, el entonces ministro francés de Asuntos Exteriores Robert Schuman llamó a la unificación de Europa para impedir el retorno de la guerra en el continente y extender la paz y la prosperidad por todo el globo.

El Día de Europa –aniversario de la Declaración de Schuman– es la ocasión para celebrar cómo en Europa se han superado las antiguas diferencias entre los que hoy son Estados miembros de la UE, y se ha dado forma a un proyecto y a un futuro comunes.

El proyecto europeo avanza tanto en profundización como en ampliación. La ampliación de 2004 permitió reunificar a Europa tras años de división artificial durante la “Guerra Fría”. La ampliación trajo estabilidad, incrementó el tamaño del mercado europeo y aumentó la importancia de la Unión Europea en los asuntos globales.

El proceso de ampliación es un esfuerzo continuo. En la actualidad se avanza en la incorporación de los países balcánicos occidentales (Montenegro, Serbia, Macedonia, Albania, Bosnia-Herzegovina y Kosovo) y Turquía.

Las ampliaciones de la UE han extendido sucesivamente el área de paz, estabilidad y democracia dentro del continente europeo. En la Europa de hoy vemos que la democracia es una obra en constante construcción; compartimos la responsabilidad de salvaguardarla y cultivarla.

En los últimos años, desarrollando su política exterior común, la Unión Europea ha construido un servicio diplomático para el siglo XXI. A través de su labor, la UE se ha convertido en un actor realmente mundial.

La UE favorece también la construcción de un mundo multipolar apoyando los procesos de integración regional y reuniendo a socios de todo el mundo en pro de la paz y una estabilidad duraderas.

Con América Latina y el Caribe, la UE tiene una Asociación Estratégica desde el año 1999. Se ha asentado sobre la convicción compartida de que, en un mundo interdependiente como el actual, ambas partes obtienen provecho de su colaboración y tienen intereses en común.

La Cumbre UE-Celac de 2013 reunió a más de 60 jefes de Estado y de gobierno de Europa, América Latina y el Caribe en Santiago de Chile, para abordar una Alianza para el Desarrollo Sostenible basada en la Promoción de Inversiones de Calidad Social y Ambiental.

A lo largo de la pasada década, la UE ha contribuido a la reducción de la pobreza y la desigualdad social mediante la concesión de ayuda para el desarrollo a la región por valor de 3.000 millones de euros en forma de subvención. Los vínculos en materia de inversión son impresionantes también. La UE se mantiene como el principal inversor extranjero en los países de la Celac con una inversión extranjera directa que representa 43 % del total de esta en la región.

En otras zonas del mundo, la UE ha adoptado un enfoque integral para colaborar en la resolución de situaciones de crisis al abordar no solo los síntomas, sino también las causas de los problemas con cuya resolución colaboramos. En este marco, la UE implementa actualmente 15 misiones u operaciones de paz en diversos países del mundo. Algunos ejemplos son la misión de apoyo a la policía nacional de Afganistán, la misión naval para la reducción de la piratería en África oriental y la misión para promover justicia en Kosovo.

La proyección exterior de la Unión Europea se hace cada vez más evidente; su impacto como bloque, más grande. Es el resultado de un proceso de integración regional que ha logrado profundizar y ampliarse a la vez, apoyándose sobre criterios y valores comunes de respeto a la democracia y los derechos humanos, la economía de mercado y el Estado de Derecho.

Hoy, 9 de mayo, nosotros, europeos, conmemoramos los logros del pasado, pero también miramos hacia delante para constituir nuestro futuro europeo y promover la paz y la prosperidad dentro y fuera de Europa.