• Caracas (Venezuela)

Arturo Serrano

Al instante

Arturo Serrano

¿Qué se inventó cuando se inventó el cine?

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La historia está plagada de frases que, en su afán de explicar algo de manera clara y concisa, terminan traicionándolo. “La filosofía de Descartes se resume en ‘Pienso, luego existo”, “la causa de la Primera Guerra Mundial fue el asesinato del archiduque Francisco Fernando”, “Nietzsche es nihilista” o “la Guerra de Independencia tuvo como propósito liberarnos del yugo español” son algunos ejemplos de frases que, si bien encierran algo de verdad, por sí solas no explican el fenómeno a su cuidado. Una de estas frases traicioneras es la que dice: “El cine lo inventaron los hermanos Lumière el 28 de diciembre de 1895”, la cual dice mucho, pero revela muy poco. Digo que revela poco, pues esa frase comete un error muy común a la hora de evaluar esa fecha: se piensa en ella como la génesis de algo, cuando en realidad sería mucho más productivo verla no como el comienzo, sino más bien como el fin de un largo proceso que a su vez inició lo que hoy conocemos como el cine y cuyos protagonistas han sido condenados en muchas ocasiones al olvido de algunos libros especializados.

La aventura cuyo resultado es el cinematógrafo (nombre dado por los Lumière a su invención) pudiese comenzar muchos siglos atrás con la construcción de la primera cámara oscura, o con el teatro de sombras, o con la linterna mágica, o pudiésemos suponer que sería más apropiado empezar con la invención de la fotografía, o con Muybridge y sus cronofotografías que ya fraccionaban el movimiento en sus partes componentes (fotogramas), pero sin llegar aún a rearmarlas hasta reconstruir el movimiento. Pero el problema con estas invenciones es que ninguna de ellas cumple los requisitos necesarios para poder llamar a algo cine pues, por sobre todas las cosas, cuando hablamos de cine hablamos de imágenes en movimiento cuyo medio de soporte es la fotografía.

Si seguimos este criterio (imágenes en movimiento+fotografía) solo podremos hablar de cine en el año 1888, cuando conocemos por primera vez al francés Monsieur Louis La Prince. Nacido en Francia en el año 1842, La Prince fue siempre un personaje inquieto a quien maravilló la posibilidad de hacerse rico con un objeto de su invención: la cámara MkII. Esta cámara prodigiosa (y digo prodigiosa pues no solo filmaba, sino que además proyectaba) sería la usada para hacer una película siete años antes de que los hermanos Lumière filmasen su primera cinta.

La escena del jardín de Roundhay (Louis Le Prince, 1888) dura poco menos de 2 segundos y se compone de apenas 20 fotogramas, pero esto no debe confundirnos y hacernos pensar que carece de importancia. Como es típico de las primeras películas, podemos ver una escena cotidiana que ocurre en exteriores. En este caso los personajes son Adolphe Le Prince (hijo de Louis Le Prince), Sarah Whitley (su suegra), Joseph Whitley (su suegro) y Harriet Hartley (una amiga), quienes pasean alegremente por el jardín de los Whitley en la localidad de Roundhay (Leeds, Inglaterra). Para filmar esas imágenes La Prince utilizó su ingeniosa invención: la cámara MkII y película proveniente de la Kodak Company y adaptada especialmente a sus necesidades.

Si todo esto que he dicho aquí es verdad, entonces cabe preguntarse: ¿y por qué se dice que los hermanos Lumière inventaron el cine? Comencemos por decir que el problema con esta pregunta es que no plantea el asunto adecuadamente, pues pone el acento donde no debe. Una pregunta más correcta sería: ¿y qué fue lo que se inventó el 28 de diciembre de 1895? La respuesta la dio el cineasta francés Jean-Luc Godard cuando dijo que ese día se inventó el cine como espectáculo. Pero expliquemos esto mejor.

Si alguien preguntase qué día se descubrió la penicilina, la respuesta sería el 28 de septiembre de 1928, pues fue esa la fecha en que Alexander Fleming observó por primera vez el Penicillium notatum. Ahora bien, el equivalente a esto sería decir que el cine se inventó el día en que el cinematógrafo fue usado por primera vez exitosamente, o el día en que se terminó de armar; pero en cambio se ha escogido otra fecha por lo que es necesario que nos preguntemos, ¿y qué ocurrió el 28 de diciembre de 1895 por primera vez?
La respuesta es muy sencilla: por primera vez en la historia se cobró una entrada, la gente se sentó en una sala oscura y los espectadores pudieron ver imágenes proyectadas en una pantalla. Es decir, se inventó la manera en que los espectadores, aún hoy, consumimos el cine.

La primera exhibición pública del invento de La Prince fue el 20 de mayo de 1891 en la National Federation of Women’s Clubs, donde un grupo de espectadores ávidos se convertiría en la primera audiencia de cine al ser testigo de este paseo que marcaría la historia del cine de manera indeleble.

Otros vendrán después para mostrarnos sus intentos de abrir esos portales que conducen al mundo maravilloso de las imágenes cinematográficas: William Friese-Greene (1855-1921), inventor inglés que desarrollaría en 1890 el fantascopio; el norteamericano Thomas Alva Edison (1847-1931), quien inventaría el quinetoscopio; o el alemán Max Skaladanowsky (1863-1939), quien por primera vez, en 1895, logró exitosamente reproducir imágenes en movimiento filmadas con su aparato: el bioscopio. Las razones del fracaso de estos aparatos fueron variadas: inestabilidad de la cámara, película muy frágil (lo que hacía imposible que se reprodujesen las imágenes más de un par de veces), proyección inadecuada que no da la sensación de movimiento correctamente, o lo aparatoso de la maquinaria. Estos fueron solo algunos de los problemas que los Lumière tuvieron que solucionar para presentar al mundo su invención: una cámara-proyector estable y de poco peso.

La vida de La Prince termina en un misterio, pues el 13 de septiembre de 1890 aborda un tren desde Bourges hacia Dijon para visitar a su hermano. El único dato certero que tenemos sobre este día es que La Prince nunca llegó a casa de su hermano y, hasta el día de hoy, desconocemos qué le pudo haber pasado. Existen algunas hipótesis, pero prefiero pensar que se fue a vivir al mundo que habitan Sandow el hombre fuerte, la mujer que baila el baile de la serpentina, los obreros que salen de la fábrica de los Lumière, el regador regado, y la luna con el cohete clavado en el ojo. Ahí, junto a ellos, La Prince debe sentarse a ver la última película y maravillarse de lo lejos que ha llegado el arte que contribuyeron a traer al mundo.

@serranoart