• Caracas (Venezuela)

Arnaldo Esté

Al instante

Entendimiento para la transición

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El barranco del gobierno se convierte día a día en abismo, en acantilado, o sea, en caída libre.

No solo cae el gobierno sino que todos nosotros lo acompañamos en eso o, dicho con más justicia, el gobierno nos arrastra en esa caída. Pero esa caída, también, obliga al gobierno y a su presidente a mirar para los lados incluso afrontando las inevitables acusaciones de traición que vendrían de sus más fieles o interesados, bien sea por mística, poder o dinero o de las tres cosas en pastiches no infrecuentes.

Entonces estamos obligados a preparar la transición buscando entendimiento.

Se habla del nuevo vicepresidente (ver Carlos Blanco, El Nacional, 27/1/16) y uno quiere encontrar un trazo de inteligencia en su designación: un personaje con la experiencia y la flexibilidad adecuada para negociar, para entenderse, para buscar una transición.

Varios pueden ser los cursos siguientes y uno oye, lee y ve escenarios variados sin excluir los más violentos y costosos que bien podrían iniciarse, como muchas veces ha ocurrido, en un incidente provinciano.

La transición será difícil y compleja. La crisis general está transformándose en una crisis ética. Lo ético atiende a la cohesión social y a los valores que la sustentan. En esa condición de crisis emerge lo instintivo, la necesidad de sobrevivir, el extravío de la percepción del otro.

Desde una tal situación de descohesión, de des-integración tendría que arrancar la reconstrucción o, más bien, la construcción del proyecto de país que aún no tenemos.

En lo más inmediato, destrozado y descohesionado, el país no tiene la opción de tomar iniciativas y deberán tomarse las medidas económicas y los atenuantes sociales que prescriben los bancos internacionales, con las inmediatas y graves consecuencias que ellas traerán. Para afrontar eso necesitamos entendimientos y acuerdos.

Es bien posible que el gobierno, conociendo esa perspectiva, trate de usar esos efectos para replantearse como alternativa de regreso. Pero la inminencia de las carencias, que obligan ahora su derrumbe, le hace muy difícil distanciarse y maniobrar. No podrán postergar más el desabastecimiento y la falta de dinero para pagar los salarios de sus empleados, y es así como tendrán también que ir hacia el entendimiento.

Pero más allá de esa transición hay que buscar acuerdos nacionales para lograr la cohesión y el sentido social extraviado. En el trabajo y la producción, en la seguridad personal y legal, en la educación en cuyas aulas debe cultivarse la profundización de una democracia ahora inexistente. Estas cosas deberán ser establecidas en acuerdos de largo alcance antes de que los diferentes grupos y partidos se abran a sus políticas e intereses.

Abunda la bibliografía sobre la fertilidad de las crisis. Incluso hay quien piensa, con un sentido religioso de la culpa, que esto lo merecemos, que tenemos que atragantamos de dolor para encontrar lo bueno. No es necesariamente así, el caos social puede no tener fondo y ser suelo de cultivo de valores terribles. Tal como ahora nos ocurre con la violencia y la muerte: de tan frecuente se torna paisaje.

Nos toca proponer. El estudio y análisis de las maldades del gobierno y sus antecesores ha llenado páginas y oficios, moda necesaria y obligada. Proponer es más complejo. Los recetarios económicos, muy atados a burocracias banqueras, han resultado muchas veces lineales y con sabores de medicinas registradas. Ahora se trata de este país que no ha logrado ni proyecto ni sentido y su historia lo muestra como un libro de anécdotas, con frecuentes caudillos civilizadores (¿no es acaso verdad que el último comandante eterno y también benemérito era también civilizador?) y banderas rojas o amarillas.