• Caracas (Venezuela)

Arminda García

Al instante

La imagen en las organizaciones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

 

Cada vez son más las organizaciones que han entendido la importancia de desarrollar una imagen adecuada con el fin de asegurar su éxito. En este sentido, deben tomar en cuenta muchos aspectos que contribuyen a lograr esa proyección efectiva.

La imagen no es más que una serie de señales que emite el individuo o un colectivo con el fin de que el receptor de esos códigos los comprenda y pueda existir entre ambos un entendimiento común. Estos signos se refrieren a aspectos que pueden ser verbales, como la palabra escrita y hablada; los no verbales, como la gesticulación, la vestimenta, la actuación, entre otros.

Por eso, se debe considerar la comunicación como base fundamental de la imagen que desean transmitir las organizaciones, teniendo en cuenta que dependiendo de un proceso comunicativo eficiente se establecerá una imagen favorable.

Es oportuno tener claro que la imagen y la identidad son aspectos diferentes, aunque tienen una indudable conexión que se presenta entre ambos términos. La identidad existente genera como efecto ciertas percepciones y de allí deriva la imagen de la organización. De esta forma, el público obtiene señales diversas, a partir de la información generada, de su comunicación y su comportamiento, lo que genera una imagen de la organización o una estructura mental con base en la comunicación emitida.

Existen muchos elementos que influyen en esta  relación. En este sentido, la comunicación corporativa cuida de manera eficiente que tanto la identidad como la imagen guarden una coherencia necesaria, para que sea positiva. Por esa razón, esta disciplina no solo define el perfil de la organización, sino que además establece cómo debe mostrarse a sus distintas audiencias, sus códigos visuales y su comportamiento.

Es así como se establecerá una recordación según las vivencias y cualidades que demuestren, las cuales son evocadas cuando los individuos requieren distinguir una organización de las demás. Son un compuesto de juicios que identifican a las instituciones, estableciendo de manera consciente ciertas  concepciones para crear su imagen. Recordemos que esta no es lo que la organización piensa de sí misma, sino cómo el público juzga a la organización, sus productos y servicios, sus prácticas y su percepción.

De esta manera, entonces, se puede decir que una buena imagen en la organización será el resultado del excelente manejo de los estímulos generados, de la comunicación verbal y no verbal y la opinión que se forma el  colectivo.