• Caracas (Venezuela)

Arminda García

Al instante

Formación universitaria

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando como individuos con derecho a la educación, nos planteamos propósitos que permitan nuestro desarrollo personal y profesional, sin duda lograr un título universitario es  una de las metas que culturalmente nos inculcan desde pequeños, tanto en el  seno  familiar como en la sociedad.

Nuestra intención de alcanzar el nivel de estudios universitarios, se basan en la idea que todo individuo con educación superior cuenta con criterio y capacidad para  aportar a la colectividad su  preparación. Sin duda,  se espera que  el educarse en estas casas de formación académica represente una oportunidad para la conversión del individuo,  en un modelo  en cuanto al  desempeño de  sus distintos roles,  tanto en lo personal como en lo laboral. Allí, se debe  desarrollar la facultad de  los educandos para contar con análisis crítico, que le permita formar su visión propia ante el escenario académico, el entorno y su futuro como parte de los procesos productivos.

También es cierto, que las universidades tienen el gran desafío en cuanto a lograr que exista una relación con respecto a la realidad  presente en la sociedad, referidas a las exigencias dadas en el entorno y en el  mercado de trabajo. Igualmente, deben responder al nivel de preparación  que este contexto exige a los futuros profesionales y cómo estos deberán insertarse  productivamente aplicando  su preparación  académica.

Sin duda, también es necesario que nuestros espacios universitarios avancen hacia un aprendizaje dinámico, donde el alumnado sea un factor activo y participativo, que no se limite a ser un simple receptor de conocimientos. Al mismo tiempo, debe cubrir las necesidades y expectativas de los estudiantes, brindando herramientas  de enseñanza que correspondan a la vida profesional que van a experimentar.

Por esta razón, se considera que la educación superior debe fomentar la  práctica del estudio consciente en base a la inferencia y a la argumentación. Es una experimentación de distintas vivencias, que marcan la pauta sobre la moralidad y los valores  de cada uno. Por otro lado, debe consistir en un reto para consolidar ciudadanos que estén  conscientes del rol que les toca asumir para el progreso de la sociedad.

Se puede decir entonces, que la formación universitaria, es esa oportunidad que tenemos los individuos, de optar por una educación académica, basada en el desarrollo del pensamiento crítico y en el uso de herramientas educativas para obtener un nivel de formación que nos prepare en lo personal y laboral.