• Caracas (Venezuela)

Arminda García

Al instante

Conflictos en la organización

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Uno de  los  aspectos, que permite a las organizaciones encaminarse hacia su éxito y productividad, es cuando logra mantener un ambiente interno armónico, en donde todos sus integrantes estén enfocados en un mismo propósito. Es por eso, que se debe entender cómo mantener los conflictos internos minimizados, pues sin duda esto ayuda a incentivar este equilibrio necesario.

Algunas empresas, olvidan la importancia de incentivar a los equipos de trabajo, para  que se sientan integrados y motivados a buscar soluciones a las situaciones que puedan afectar esa ecuanimidad. Los desacuerdos, pueden ser resultado de opiniones encontradas entre una o varias personas, con respecto a lineamientos o políticas establecidas. Por esta razón, saber manejar estas diferencias va a fomentar una disposición favorable, tanto en quienes dirigen la organización, como en los empleados en general.

Una de las formas más efectivas para manejar desacuerdos, es implementando el diálogo y la negociación, para exponer esas situaciones adversas de manera proactiva, concentrando esfuerzos en la solución como meta de todos y evitando actitudes hostiles. Ese intercambio, debe facilitar que ambas partes, en base al análisis necesario ofrezcan algo a cambio,  considerando la posibilidad de establecer un punto intermedio para facilitar el entendimiento.

Es importante, despertar un compromiso, donde los involucrados queden igualmente complacidos con esa negociación, se logre la colaboración necesaria de las partes interesadas, entendiendo que con esa buena actitud  se demuestra capacidad para integrarse. Del mismo modo, el grupo debe tener claro que todos son responsables y deben demostrar el desempeño de sus competencias.

Por otro lado, es valioso construir vínculos positivos para erradicar los conflictos internos y restablecer la cordialidad deteriorada.  Asimismo, es recomendable mediar para tratar de equilibrar las emociones como el disgusto, la decepción ante las equivocaciones y cualquier sentimiento que pueda obstaculizar el entendimiento ante las diferencias.

No olvidemos entonces, que para  resolver conflictos en la organización, se  debe motivar la comprensión, fomentando entre los integrantes la capacidad para  comunicarse, demostrando interés hacia los demás, escuchando activamente y generando un ambiente donde se manejen las emociones del equipo, pues este equilibrio entre todos sus miembros es necesario, para lograrla armonía y productividad deseada.