• Caracas (Venezuela)

Armando Janssens

Al instante

Un luchador social, se nos fue: Santiago Martínez

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El lunes 11 de agosto le realizamos, con asistencia de mucha gente en el Cementerio El Cercado, en Guarenas, la despedida a este hombre singular que ha sido, para nosotros y para mucha otra gente, una referencia en el campo de la Acción Popular, vivida desde lo más hondo de su ser. Celebramos nuestra fe y esperanza cristiana en presencia de su esposa Doris, de gran valentía, su hijo Nicolás y su familia más cercana. Además, mucha gente venida de muchas partes del país y hasta de afuera, se acercó para compartir esta sentida despedida a Santiago quien, durante más de 35 años, acompañó la promoción de la gran variedad de programas y proyectos del, hoy en día, Grupo Social Cesap.

Santiago llegó a Venezuela en 1970, como joven sacerdote de "los Hijos de María", mejor conocidos como padres franceses por su larga vinculación al Colegio Francia. Por su inquietud social en esos tiempos de tempestades a nivel de nuestra Iglesia, fue encargándose de la pastoral social en Petare. Durante un tiempo se comprometió como sacerdote obrero en una gran empresa local. Fue en este contexto en el cual nos conocimos y nació la propuesta para que se incorporara al Equipo de Cesap, donde necesitábamos gente de un alto nivel de compromiso social, comprometido con el humanismo cristiano que, felizmente hasta el día de hoy, hemos logrado mantener adecuado a los tiempos presentes. De hecho eran militantes sociales que deberíamos convertir más bien en profesionales comprometidos, donde hoy en día es casi lo contrario: “militantizar” los profesionales graduados.

 

Santiago se dedicó, en los primeros tiempos, al trabajo con jóvenes y la formación de comunidades populares que, desde el bello Centro de Formación "Pozo de Rosas", cercano a San Pedro de los Altos, tuvo una muy buena acogida a escala nacional. Al mismo tiempo, cambió su ruta de vida, casándose con Doris Moreno, amiga cercana de todos nosotros, guardando sus convicciones de fe y de actuación moral integral. Muy pronto, la Asamblea de la Institución le encomendó la Coordinación Ejecutiva de la misma. Esta responsabilidad luego fue ampliada cuando asumió la presidencia del recién formado Grupo Social Cesap que hoy en día cuenta con 18 Asociadas, para un total de 126 proyectos en permanente marcha, y un equipo humano integrado por 476 personas. Uno de los Programas estrella que él acompañó, es el referente a microcréditos que, con el apoyo del BID, se ha logrado implementar en siete ciudades distintas. Luego esta iniciativa se complementó con la creación de BanGente, "el Banco de la Gente Emprendedora", auspiciado por Bancaribe y otras Organizaciones Sociales, donde Cesap sigue siendo accionista minoritario pero asegurando su orientación social. Igualmente, acompañó la creación de Sinergia que agrupa a unas cincuenta Organizaciones de Desarrollo Social. Y además asumió durante ocho años la coordinación de ALOP (Asociación latinoamericano de Desarrollo Social) a nivel de la Región Andina, que le dio un amplio conocimiento y visión latinoamericana en esta variopinta realidad.

Leyendo la cantidad de testimonios recibidos luego de su fallecimiento, hay algunos puntos que la gente ha valorizado sobre todo. Sin pretender resumirlos todos, sobresale la rectitud en el pensar y hablar de Santiago: “Un hombre claro, hasta algunas veces duro, pero siempre recto”. “Un gran animador, hasta en momentos de grandes problemas que afectaban su salud”. “Una actitud firme pero un corazón dulce y comprensivo”. “Santiago, amigo y guía". "Fuiste nuestro maestro así como el de tantos jóvenes venezolanos". "Nos enseñaste valores, principios y a amar el trabajo por los otros"." Muchas gracias por tu liderazgo y por ser parte de nuestras vidas". "Un abrazo a toda la familia Cesapiana!”

Un amigo, profesor universitario de la Central expresa: “Querido Santiago, vienen a mi mente todos los recuerdos de las actividades que me invitaste a realizar en la casita de San José donde está ahora el edificio que ayudaste a construir. Lo que lamento es que te fueras tan joven, pero por ahí andarás haciendo labor social donde quiera que se te requiera. Recibe mi saludo por la paz de tu alma y mi abrazo a la gente de CESAP"

 

Un joven colaborador expresa sus sentimientos poéticamente:

"Santiago, maestro y guerrero.

Hombre de fe, Santiago.

Hombre de compromiso apasionado, Santiago.

Hombre de la educación y acción popular, Santiago.

Hombre de carácter y corazón grande, Santiago.

Hombre de sentimientos profundos y reservados, Santiago.

Hombre de sinceridad a prueba de gritos, Santiago.

Mi segundo jefe, también maestro y amigo.

Siempre agradecido de tu confianza y enseñanza.

Tú, ahora descansas en paz, pero tu legado y memoria se quedan junto a nosotros, los educadores populares.

Ahora están juntos de nuevo, nuestra querida Marjorie y tú, bendiciendo y acompañando nuestros sueños de hoy, los mismos de ustedes ayer: una Venezuela próspera, productiva y solidaria!

¡Vuela alto Santiago, tan alto como tu espíritu!

 

Más palabras sobran. Nuestra gratitud y nuestras oraciones le acompañan.