• Caracas (Venezuela)

Antonio Ledezma

Al instante

Antonio Ledezma

A falta de pan, buena es María

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La situación en los recintos penitenciarios del país sigue siendo un desastre. El número de seres humanos que han perdido la vida en esas cárceles, asombra al mundo, por eso en cualquier parte de la tierra se habla de este caos y muchos se preguntan, “¿Cuántas personas tienen que morir para que el régimen venezolano se disponga a buscar una solución a este drama?”

Las dificultades van desde el hacinamiento, la denigrante alimentación, las inhumanas condiciones sanitarias y los maltratos, hasta las operaciones delincuenciales que se realizan desde los predios penitenciarios. Por parte de las autoridades sólo se ponen en práctica las recicladas medidas que terminan agravando la crisis. Así tenemos que con las intervenciones se han clausurado más penales de los que han sido inaugurados.

De las cárceles se pasa a otro caos, esta vez en los aeropuertos del país, en cualquiera, porque en todas partes los usuarios de los aviones tienen que esperar horas, o regresar a sus casas con las maletas porque se suspendió el vuelo. Pudiéramos decir que la capacidad de aguante de los ciudadanos es digna de ser analizada. En otros países estos retrasos producen más que una simple incomodidad; lo que se vive y se sufre aquí, es sencillamente insoportable. Esto es una afrenta a la condición humana. Ver a la gente correr desesperada para no perder la conexión, “porque el vuelo de origen salió con 6 horas de atraso”. ¿Qué turismo se puede hacer con estas deficiencias continuas?

Por el rumbo que lleva el país, nos vamos a quedar sin líneas aéreas, colapsará el ruinoso parque de aeronaves, nos estamos desplomando en un punto en el cual ya no hay líneas aéreas que puedan reemplazar a otras, por más voluntad que pongan, porque la crisis  ha ido empeorando.

Pero “la solución” del régimen es citar nuevamente a María Corina Machado a la Fiscalía General de la República. No hay medicinas, ni alimentos suficientes ni se puede detener la devaluación de la moneda, pero sí hay un régimen capaz de mantener presos a Leopoldo López y a los alcaldes Scarano y Ceballos, a los estudiantes y a quien se atreva a alzar su voz, o siquiera escribir mensajes en las redes, “como esos peligrosos tuiteros desestabilizadores”. No pudieron evitar la caída de los precios del petróleo, vamos entonces a ver cómo le paramos el trote a esta mujer. Porque para este régimen, una mujer con esos valores y  ese coraje, constituye una amenaza peligrosísima, aunque sus únicas armas sean una voz y su bandera tricolor.