• Caracas (Venezuela)

Antonio Ledezma

Al instante

Antonio Ledezma

Más que anunciado

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Lo que no termina de anunciar Maduro, está más que “cantado”, porque no se puede esperar nada diferente a lo que tenemos en la triste y penosa realidad económica y social del país. Digámoslo de otra forma: si usted siembra papas, no esperará cosechar tomates, recogerá papas. Pues bien, este régimen destruyó el aparato productivo del país y por tal razón lo que está soportando ahora es la escasez de todo, porque cuando se demuele una estructura, usted lo que tiene bajo sus pies son ruinas.

Somos dependientes de lo que podamos importar, ya que, como es bien sabido, este régimen tomó el atajo de las expropiaciones, confiscaciones y estimuló las invasiones de fundos, granjas y haciendas que estaban en plena rentabilidad, para convertirlas por la vía de la injusticia en rastrojos que no dan granos sino lástima, vacas que no dan leche pero sí dolor y tristeza de ver cómo por obra y gracia de los delirios autoritarios de unos gobernantes, se pueda causar semejante daño a nuestro pueblo, porque como lo hemos venido señalando desde hace muchos meses, son los habitantes del país quienes  pagan las consecuencias formando parte de esas largas, agotadoras e interminables colas a las puertas de abastos, supermercados y farmacias, en ciudades y pueblos a todo lo largo y ancho de nuestra geografía.

Estaba más que anunciado que nos convertiríamos, hoy más que nunca, en un país con una economía rentista, dependientes al extremo de la actividad petrolera, con el agravante de que las administraciones irresponsables en nuestra principal industria deterioraron la producción de crudo y fuimos perdiendo, progresivamente, mercados en momentos en que los precios del petróleo se encontraban altamente cotizados. Era lógico esperar y prevenir, por lo tanto, que los países que se veían afectados por la subida de los costos de sus consumos de hidrocarburos apurarían el paso y activarían sus laboratorios científicos para buscar alternativas que les permitieran enfrentar ese desafío en mejores condiciones.

Eso también estaba más que cantado. Por eso desde hace meses los países que, como Venezuela, tienen como puntero de sus economías los negocios petroleros, tomaron sus respectivas previsiones, ahorrando divisas para poder pasar esta “tormenta” de la caída de los precios, pero además también invirtieron recursos para emprender otros desarrollos que son, hoy en día, fuentes generadoras de capitales para sus países. Lo cierto es que los jerarcas de este régimen saben malbaratar, regalar, distraer los dineros públicos, pero está más que demostrado que ahora no saben qué hacer con esta crisis que ellos mismos crearon con sus desatinos inexcusables.