• Caracas (Venezuela)

Antonio Ledezma

Al instante

Antonio Ledezma

¡Respondan!

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La historia de la seguidilla de magnicidios y “golpes de Estado”, son las primeras líneas del menú defensivo del régimen. Nicolás Maduro ha denunciado 12 intentos de asesinarlo, planes que, según las versiones oficiales, han sido frustrados por sus equipos de seguridad, sin que se conozcan mayores detalles, y sin la aportación de pruebas de estos eventos.

Aquí lo verdaderamente cierto es que los golpistas son aquellos quienes han traspasado la frontera de la Constitución Nacional, sin reparar en las consecuencias de las violaciones flagrantes de las reglas del juego que regulan la convivencia de una sociedad y garantizan el funcionamiento adecuado de las instituciones públicas y privadas. Eso fue lo que se llevó a cabo, dos veces consecutivas, durante el pasado año 1992. Utilizaron aviones Tucano para bombardear diferentes “sitios tácticos”, entre otros, el palacio presidencial de Miraflores, la residencia de la familia del primer magistrado ubicada en La Casona, la base aérea La Carlota y una considerable cantidad de edificios y guarniciones militares en el interior del país.

Ese fue un movimiento antidemocrático por donde se lo mire y, sin embargo,  tenemos más de 15 años presenciando los homenajes que el régimen organiza a los “héroes” de aquellos intentos de golpes de Estado. ¡Qué mal ejemplo! Con el mayor descaro se realizan actos en las propias instalaciones de nuestra Fuerza Armada Nacional, para hacerle apología al golpismo, esa aventura que ha traído consigo todas esas desgracias que el régimen ahora quiere ocultar con las denuncias recicladas de magnicidio y golpes de nuevo cuño.

La pasada semana se cerró con otra megadevaluación que arrastra más pobreza. Los bolívares que gana la gente, a duras penas, para nada alcanzan porque el costo de la vida sube y sube como la espuma. Mientras eso ocurre se escucha a Maduro vociferar “me quieren matar”, cuando la verdad es que a quienes están matando de hambre es a los venezolanos que sufren en las largas colas, que son golpeados por la inflación o acosados por el hampa organizada que hace de las suyas ante un régimen que facilita la impunidad que los ampara.

Nada ha querido decir o aclarar el régimen sobre las gravísimas denuncias que relacionan a personajes gubernamentales con asuntos muy penosos, que van desde sucesos de corrupción, terrorismo y narcotráfico. No son denuncias facturadas por dirigentes de la oposición, se trata de revelaciones hechas por altos funcionarios vinculados estrechamente a esta llamada revolución. Preguntamos: ¿qué tienen que decir de las supuestas cuentas en bancos suizos? ¿Qué ocurrió con los 20.000 millones de dólares birlados a Cadivi? ¿Cuándo pagarán sus aliados los altos montos que deben en petróleo?

¡Respondan!