• Caracas (Venezuela)

Antonio Ecarri Bolívar

Al instante

¿Cómo cambiaremos el modelo?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El modelo económico de planificación central, estatista y centralizador fracasó en la Unión Soviética, siendo como era una gran potencia. Lo mismo ocurrió en China, en Vietnam, en los países del este de Europa. Todos ellos rectificaron y salieron del atraso para incorporarse al concierto de las naciones que, con sentido común, transitaban el camino del Estado de bienestar impulsados por la socialdemocracia europea. ¿Quiénes quedaron anclados al pasado y con economías deshechas y con pueblos martirizados sin bienestar ni libertad?: Bielorrusia, Corea del Norte y Cuba. Ah, pero los cubanos como buenos caribeños, con el bobo lejos, encontraron la fórmula para rectificar.

Y la encontraron los cubanos, cuando decidieron hacerlo con paciencia, sin apuros, pero sin pausa al crear la zona económica especial de Mariel. Agarraron 700 kilómetros cuadrados, que en esa islita no es nada superfluo y lo decretaron zona capitalista. Claro, solo para comenzar, pues ya llegarán Fidel y Raúl, más temprano que tarde, a comer hamburguesas y pasar el tarugo con Coca-cola, en el McDonald’s del malecón de La Habana. Ya los verán.

En Venezuela, no podemos esperar un nuevo gobierno para iniciar el proceso urgente del cambio de modelo, aunque debemos ver el ejemplo cubano para entender que no podemos imponerlo, de la noche a la mañana, como quien pasa un suiche, pero llegamos al límite de aguante de todo un pueblo que está por explotar. Es por lo que hemos propuesto sea discutido, en la próxima Asamblea Nacional, un proyecto de ley que cree la zona económica especial descentralizada de Carabobo, para iniciar ese cambio de modelo por la entidad federal con las mejores condiciones para lograrlo, en el menor tiempo posible. Ya quisieran los cubanos que Mariel tuviese las condiciones geográficas y económicas e industriales de Carabobo.

El gobierno venezolano le dio la espalda al mar Caribe, como epicentro del comercio marítimo mundial y por eso es urgente legislar para crear el megapuerto de transferencia de Puerto Cabello que será el inicio de la transformación económica de Carabobo y Venezuela. Abandonamos el mar Caribe y ya los grandes barcos de carga no tocan en el puerto por no tener capacidad ni para el trasbordo ni para la operación eficaz normal de carga y descarga. Mientras países menos importantes, desde el punto de vista económico, como Panamá, Nicaragua, Jamaica, Cuba y Trinidad ya están creando megapuertos y adecuándose a los nuevos tiempos.

Hoy estamos jugando el noveno inning del juego petrolero y lo estamos perdiendo al no adecuar nuestros puertos que nos conectan al comercio mundial. La zona económica especial descentralizada que proponemos estará integrada por los municipios Naguanagua, Puerto Cabello, Juan José Mora, Bejuma, Montalbán y Miranda. La ley creará un instituto autónomo descentralizado, adscrito a la gobernación del estado y con representación de los municipios que conforman la zona, además de una representación empresarial y otra de los trabajadores.

Los incentivos serán por ley y no de manera arbitraria por el presidente de la República, como ocurre ahora. Se consagra la exoneración de impuestos nacionales por 10 años. Se establecen además, en esta ley especial, los contratos de estabilidad jurídica y tributaria, que serán el instrumento que le permitirá al inversionista tener garantía de su inversión y poder hacer efectiva la repatriación de capitales.

Esto no es un sueño utópico, ni una pose electorera baladí, sino la constatación de que llegamos al final del camino de una política económica que nos arruinó. Rectificamos o morimos: “That’s the question my friend”, como le diría Raúl a Obama cuando iniciaron su nuevo romance, montándole los cachos a Maduro.

 

 aecarrib@gmail.com

@EcarriB