• Caracas (Venezuela)

Antonio Ecarri Bolívar

Al instante

Solidarios con Ledezma y Borges

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En Venezuela decimos, con cada metida de pata oficial, que se nos agota la capacidad de asombro. ¡Cuán equivocados volvemos a estar!; pues vea usted cómo se nos acaba de presentar otra oportunidad de pasmo. Me refiero al ilegal y arbitrario encarcelamiento del alcalde mayor, Antonio Ledezma, la ridícula acusación de golpista dirigida contra Julio Borges y la consiguiente amenaza de desaforarlo como parlamentario.

Hemos tenido diferencias con Julio Borges y con Antonio Ledezma, como la tuvimos en el pasado con Leopoldo López. Ahora, frente a la represión contra Antonio y la amenaza contra Julio, decimos lo mismo que afirmamos en la oportunidad de referirnos al caso de Leopoldo: clausuramos toda diatriba, toda discusión y diferimos cualquier diferencia, hasta que los tres compañeros mencionados queden a salvo de las garras de este gobierno.

Antonio Ledezma no es golpista, porque ha demostrado hasta la saciedad su condición de demócrata integral. ¿A qué golpista se le ocurre luchar democráticamente, poniendo en riesgo su propia vida, en una huelga de hambre como la que hizo Antonio por los derechos de los trabajadores de su alcaldía? Y en el caso de Julio es aún más increíble, si cabe, esa acusación ridícula. ¿Puede ser considerado golpista alguien como Julio, que desobedeciendo la errática línea de toda la oposición, incluido su propio partido, de no participar en las elecciones parlamentarias del año 2005, empinándose por sobre todos nosotros, digo, se presentó en su mesa de votación anunciando que como no tenía candidatos para votar lo haría nulo, pero quería testimoniar así su acendrada vocación democrática? ¿Ese es tu golpista Maduro? Vaya brújula enloquecida por una demagogia rampante y sin escrúpulos.

Maduro rebasó el vaso de la irracionalidad y consigue, por arte de birlibirloque, que la MUD consiga amalgamar a todos en la solidaridad con López, Ledezma y Julio Borges. Lo peor, para el gobierno, es que esa unidad no se queda en la solidaridad con estos compañeros, sino que va más allá y consigue que todas las organizaciones políticas decidan que el único camino a transitar sean las elecciones parlamentarias y el desiderátum de esa política, qué duda cabe, será el contundente triunfo democrático. Como dijo Henry Ramos en su defensa de Julio: “Aquí el único golpe que viene es la avalancha de votos con que ganaremos la próxima Asamblea Nacional”.

Antonio Ledezma y Julio Borges son dos venezolanos que forman parte de los haberes de la democracia por su cultura política y esta no se improvisa. Aunque pase por períodos de vencimiento, incluso de vejación o casi aniquilamiento, más temprano que tarde, esa cultura política emerge victoriosa. Si lo sabremos los adecos. Maduro debería rectificar, porque pareciera que, metiendo presos y persiguiendo a los verdaderos demócratas, le está desbrozando el camino a los golpistas ¿de izquierda? que le denunció Pepe Mujica.

Ahora bien, como a estas alturas no podemos hacernos la ilusión de una rectificación radical de este gobierno, solo nos queda manifestarle públicamente al inquilino de Miraflores que puede meter presos a todos sus opositores, eso nos tiene sin cuidado porque la Ley de Amnistía la vamos a aprobar en esa nueva Asamblea Nacional donde seremos mayoría. Se acabarán los presos de conciencia en Venezuela. Y desaforar a alguien con inmunidad tampoco volverá a ocurrir a menos que después de la derrota, en loco frenesí, cojan otra vez el camino de la guerrilla, aunque ¿con esa comodidad financiera?… ¡lo dudo! 

 

aecarrib@gmail.com

@EcarriB