• Caracas (Venezuela)

Antonio Ecarri Bolívar

Al instante

Antonio Ecarri Bolívar

Homenaje de candidatos a Andrés Eloy

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Daniel Chalbaud Lange es un buen amigo independiente y mejor “andreseloycista”, quien me ha propuesto que desde AD asumamos la iniciativa de proponer, a los demás partidos que integran la alternativa democrática, que nuestros candidatos a la próxima Asamblea Nacional tributen un homenaje póstumo a Andrés Eloy Blanco, el próximo 6 de agosto, cuando se cumplen 119 años de su nacimiento. Sería un homenaje no solo al poeta del pueblo venezolano, sino al parlamentario y al mejor orador que tuvo la Asamblea Nacional Constituyente que nos legó, en 1947, la primera Constitución que le devolvió la soberanía al pueblo venezolano que le habían secuestrado todos los gobiernos desde que Colón llegó a nuestras tierras.

Ciertamente, es muy pertinente la propuesta “Chalbaud” porque nuestros próximos diputados democráticos tendrán una responsabilidad del tamaño de aquellos que en 1947 nos dieron patria (aquellos sí). Los parlamentarios democráticos que resulten favorecidos por el voto popular tendrán la inmensa responsabilidad de refundar la república, después que en estos dieciséis largos años se le derrumbó, porque sus instituciones están hechas añicos y es necesario recomponer todo el entramado institucional derruido. 

Además, serviría para poner de relieve la diferencia entre los diputados democráticos y todos aquellos que solo van al Parlamento a alzar el brazo cuando se los ordena el poder detrás del trono.

Pongamos solo un ejemplo de oratoria brillante de Andrés Eloy: cuando nuestra selección de beisbol regresó triunfante de la IV Serie Mundial amateur que se celebró en Cuba, el poeta declamó el más importante discurso deportivo pronunciado por político alguno en nuestro país.

Solo voy a transcribirles un párrafo para que puedan apreciar la brillantez del orador: “(…) La radio va anunciando los triunfos, nos dice que un grupo de los nuestros y no de los que han vivido mejor, sino de los que tienen que correr más detrás de un pan que de una pelota, está imponiendo su músculo y su mente en un concurso con atletas internacionales. Y entonces el que ya va creyendo en la anemia como un destino cree en sí mismo como un camino. Ya lo dijo el magistrado: lo mejor de esta victoria es la confianza recobrada, la fe en el rendimiento. Y algo más: el equipo está formado por muchachos de varias regiones. La espera es unánime; el alma de la nación se hace íntima, compacta, un alma sola para toda la patria; desde el presidente de la República hasta el último hombre del rincón, desde el que practica el deporte hasta la niña que ignora los rudimentos de él y el severo académico y el sabio profesor y el enfermo ya casi agonizante, todos ante la radio, esperando; y ya puede decirse que no es en los guantes de nuestros jugadores donde caen las pelotas bateadas por sus contendores, sino que todas se meten en la voz de la radio, para caer en atrapada unánime, como en una mascota de ternura, en el alma del pueblo que recobra su fe”.        

El 6 de agosto deberían, los próximos parlamentarios democráticos, rendirle homenaje al mejor de los diputados del siglo XX venezolano.

 

aecarrib@gmail.com | @EcarriB