• Caracas (Venezuela)

Antonio Ecarri Bolívar

Al instante

Conciudadano Betancourt

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El día 21, de este mes de mayo, Henry Ramos Allup va a presentar el libro de mi autoría con prólogo de Isabel Carmona de Serra, Conciudadano Betancourt, en los espacios de la Sala Experimental del Centro Cultural Chacao a las 7:00 pm. La generosidad de ambos la valoro y agradezco altamente.

Este libro es una entrevista imaginaria y, como dicen los editores en la contraportada del libro: “La entrevista imaginaria es, más que un género literario, una estrategia del escritor para hablar de temas de gran complejidad sin tener que recurrir a la retórica de la academia, en la que cada afirmación debe ser remitida a una fuente autorizada y cada anécdota refrendada por una cita”. La razón de haber titulado este trabajo Conciudadano Betancourt es para relievar su empeño por consolidar la civilidad, es decir, el respeto al ciudadano y la preservación de sus instituciones. Así siempre lo quiso confirmar Betancourt al llamarnos conciudadanos.

Esta es la entrevista que hubiese querido hacerle personalmente a Rómulo Betancourt y que, lamentablemente, no fue posible por múltiples razones. La más importante de todas, y vale destacar, es que mientras Rómulo ejerció el poder estuve en oposición a su política, pues vine a reconocer mi equivocación y sus aciertos solo después de su muerte. Todo debido a una “fidelidad” a ideas juveniles de izquierda radical que solo la madurez me permitió desechar por equivocadas. No se trata de renegar de ideas justas, sino de haber evolucionado al entender que es posible alcanzar estadios de justicia social sin necesidad de conculcar la libertad de los seres humanos.

Es que el discurso de los intérpretes marxistas, que habían tomado el poder en la Rusia atrasada y feudal de comienzos del siglo XX, era inobjetable en tanto y en cuanto prometía la sociedad sin clases y, en consecuencia, en su fase superior, eliminaría el ejército, la policía represiva y el Estado mismo, pues surgiría el hombre nuevo. Sin embargo, Rómulo, al igual que sus contemporáneos socialistas españoles y los apristas en Perú, fueron lo suficientemente perspicaces, críticos y visionarios –mucho más que nosotros, of course– para no tragarse el cuento de la dictadura del proletariado. Se dieron cuenta de que el socialismo sin democracia no es más que otro régimen tiránico con el disfraz de la reivindicación social, pero que al conculcar la libertad lo prostituirían, sin remedio, más temprano que tarde.

Lo único imaginario de esta entrevista son las preguntas que se le formulan al “entrevistado”, pues las respuestas son, en lo posible, trascripción fidedigna de cartas, documentos y discursos de Betancourt adecuadas a las interrogantes. La liberalidad en algunas respuestas, sin alterar la verdad histórica, han sido de nuestro atrevimiento o las hemos tomado prestadas de la imaginación de otros biógrafos de Rómulo Betancourt, entre otros, de Alfredo Tarre Murzi, de Ramón J. Velásquez, J. F. Sucre Figarella, Blas y Marco Tulio Bruni Celli, Eduardo Morales Gil, Manuel Caballero, Naudy Suárez, Arturo Sosa, Gumersindo Rodríguez, Manuel Vicente Magallanes, Germán Carrera Damas, Simón Alberto Consalvi, Alicia Freilich, María Teresa Romero, Virginia Betancourt, Álvaro Pérez Betancourt y otros que forman un elenco de destacados intelectuales que se han dedicado, con esmero, a estudiar la vida y obra de Rómulo Betancourt.

Espero a mis amigos en esa cita para que juntos recordemos al creador de la sociedad civil venezolana como lo califica, acertadamente, el eminente historiador Germán Carrera Damas.

 

aecarrib@gmail.com

@EcarriB