• Caracas (Venezuela)

Aniversario 72

Al instante

Pablo García: “Tengo la responsabilidad de mantener o mejorar la calidad del trabajo”

Pablo García Escorihuela

Pablo García Escorihuela

El periodista de la fuente deportiva recibe el premio Premio Antonio Arráiz

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un “fiebruo del deporte”, así se define Pablo García. Con unos padres inclinados más hacia las artes y la educación, la pasión por lo que hoy en día es su fuente de trabajo, la cultivó él solo.

Esa pasión y su compromiso de contar historias que vayan más allá del resultado de un juego, lo hicieron acreedor del premio Antonio Arraiz, otorgado al mejor reportero del año.

Pero el periodismo no fue su primera opción. “De pequeño narraba los partidos que jugaba en el Nintendo y hasta llevaba las estadísticas, pero quería ser ingeniero, aunque mi mamá siempre decía que no me veía en esa profesión”.

Sabia, como toda madre, no se equivocó. El ahora periodista de la sección Deportes de El Nacional, especializado en fútbol, cursaba el quinto semestre de Ingeniería Eléctrica en la Universidad Central de Venezuela cuando decidió cambiar de rumbo.

“En 2006 me inscribí en el Curso de Especialización Deportiva de la Universidad Simón Bolívar. Las ocho semanas que duró el curso influyeron lo suficiente para darme cuenta de que estaba completamente equivocado”, recordó.

Se cambió a Comunicación Social dentro de su misma alma máter y la vez comenzó a trabajar, así llegó a conocer a muchos colegas que le ayudaron a fortalecer su proceso educativo.

“Cuando terminé la carrera en 2012, Javier Ramírez-Musella me propuso como su sucesor en la redacción. Carlos Daniel Avilán era coordinador de la sección y él también había pensado en mí para la vacante. Así fue como llegué a El Nacional”, dijo.

Días antes de que iniciara dicho Mundial de Fútbol, el periodista debió asumir el reto de hacer toda la cobertura del evento, él solo.

“No fue fácil. Diseñamos un plan entre tres personas e inesperadamente quedé yo solo, debido a la situación que vivía el periódico con la escasez de papel”, dijo. “Con la inmediatez y redes sociales, la gente ya tiene la noticia a la mano. Lo que podemos contar es lo que sucede en torno a ella, y de ahí me agarré, de escribir lo que el lector no sabe”.

Un espaldarazo. El periodista iba en camino a entrevistar al seleccionador nacional, Noel Sanvicente, cuando se enteró de que recibiría el galardón como reportero del año. Lo primero que dijo: “Me estás echando broma”.

“Mucho antes de ser periodista, era fiel lector de las columnas de Humberto Acosta y ver que mi firma y la suya salían en la misma página, fue tan difícil de asimilar como lo ha sido el ganar este premio. Es un espaldarazo y un compromiso, porque ahora la vara está más alta. Tengo la responsabilidad de no mermar, de mantener o mejorar la calidad del trabajo”, sentenció. (2.434)