• Caracas (Venezuela)

Aniversario 72

Al instante

Lorenzo Alejandro Mendoza Fleury (1897-1969)

Lorenzo Mendoza Fleury

Lorenzo Mendoza Fleury

El primer director de la cervecería que evolucionaría en las actuales Empresas Polar fue pionero en el país en el concepto de responsabilidad social 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las que hoy se conocen como Empresas Polar debieron afrontar agresiones incluso antes de su nacimiento: durante la Segunda Guerra Mundial el carguero holandés en el que viajaban los equipos de producción con los que se iniciaría la Cervecería Polar tuvo que sortear los bombardeos nazis para poder alcanzar la costa venezolana –igual que debieron hacer los barcos que trajeron hasta el país los equipos de la primera rotativa que tuvo El Nacional–.

La Cervecería Polar, dirigida por el abogado y doctor en Ciencias Políticas, se caracterizó desde el comienzo por promover un ambiente laboral en el que predominaba el mutuo respeto entre patronos y empleados, así como el reconocimiento al mérito.

El éxito de la empresa no se hizo esperar, y para finales de la década de los cuarenta Lorenzo Mendoza Fleury había logrado fundar otras plantas productoras de cerveza y malta, así como una red para el mercadeo y comercialización de esos productos, encabezada por la Distribuidora Polar.

En 1954 creó la Refinadora de Maíz Venezolana, que desarrolló sistemas para producir a gran escala harina de maíz precocida y refinada, lo que incentivó la siembra del grano en Venezuela a la vez que facilitó en los hogares la preparación de la arepa y de otros platos a base del alimento.

Su hijo Juan Lorenzo lo había asistido en este y en otros emprendimientos, pero murió prematuramente en 1962, el mismo año en que había anunciado su intención de darle forma a una organización sin fines de lucro para ayudar a personas necesitadas.

Sin olvidarse de esa promesa, en 1969 Mendoza Fleury instituyó la Asociación El Puntal, para contribuir con la educación de niños de bajos recursos, especialmente hijos del personal obrero de Polar, así como para capacitar a sus familiares en diversas labores.

En 1977, esa semilla se constituiría en la Fundación Polar, que años más tarde empezó a entregar el Premio Lorenzo Mendoza Fleury a científicos del país en las áreas de biología, química, física, matemáticas y afines.

El industrial y filántropo también ejerció como diplomático: se desempeñó ad honorem durante 14 años como cónsul en Filadelfia, así como fue durante 9 años embajador alterno ante las Naciones Unidas.