• Caracas (Venezuela)

Aniversario 72

Al instante

José Vicente Abreu (1927-1987)

José Vicente Abreu

José Vicente Abreu

Era militante de Acción Democrática, y pasó a actuar desde la clandestinidad luego del derrocamiento de Rómulo Gallegos, en 1948

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El autor y académico Manuel Bermúdez –fallecido en 2009– se refirió en 1998, en las páginas de este diario, a Se llamaba SN, el testimonio con ribetes de autobiografía que escribió José Vicente Abreu sobre las torturas de la Seguridad Nacional, la policía política en tiempos de Marcos Pérez Jiménez.

“Abreu nació para líder y para mártir. Aprendió con su padre, don Gabriel, el pequeño arte de la talabartería. Y con Raimundo Rodríguez, en el semanario El Espejo, la tipografía y el periodismo (…) Después del golpe militar del 18 de octubre de 1945, Abreu se adequizó y dijo un archipiélago de discursos por todos los barrios y plazas de San Fernando. Ya consagrados los adecos en el poder, José Vicente recitaba, a través de los altoparlantes de la barbería de Mateo Naranjo, en la plaza Libertad, los versos de El brindis del bohemio”, contaba Bermúdez.

Abreu se trasladó a Caracas en 1947, para estudiar Periodismo en la UCV a la vez que Castellano y Literatura en el Pedagógico. Se graduó de ambas carreras en 1949 y 1950, respectivamente.

Paralelamente, era militante de Acción Democrática, y pasó a actuar desde la clandestinidad luego del derrocamiento de Rómulo Gallegos, en 1948.

Bermúdez relataba que una vez vio a Abreu por El Paraíso, vestido con una ropa color caqui que le quedaba corta. En otra ocasión se lo encontró cerca del Congreso, ataviado con un traje de casimir inglés, cortado a la medida: “Era todo un profesional de la lucha clandestina, con sueldo y todo, que vivía en una Venezuela diferente al país del nuevo ideal nacional del gobierno. Y a quien los esbirros de la SN buscaban como ‘palito e’ romero’, porque era la persona clave para capturar a Leonardo Ruiz Pineda –secretario general de AD, partido que entonces funcionaba ilegalmente–”.

Se llamaba SN, la novela para la cual Abreu contó con la colaboración del editor José Agustín Catalá –quien fue su compañero de presidio primero y luego su suegro–, narra lo que vivió desde que lo atrapó la Seguridad Nacional hasta que fue enviado de Guasina a la Cárcel de Ciudad Bolívar.

Abreu permaneció preso hasta 1957, cuando fue expulsado a México. Regresó al país en 1958 y le encargaron la dirección de Tribuna Popular, el periódico del PCV –en el que entonces militaba–. En 1962 un tribunal militar lo envió nuevamente a prisión, por su participación en El Carupanazo. Volvió a la Cárcel de Ciudad Bolívar y luego lo trasladaron al Cuartel San Carlos, en la capital.

Pasó años exiliado en países comunistas, pero una vez más regresó a Venezuela, donde dirigió la imprenta de la UCV y se desempeñó como directivo del Celarg.

Testimonio de la dictadura. Publicado en 1964, Se llamaba SN se convirtió en un éxito de ventas y de crítica. El poeta y ensayista Juan Liscano señaló ese año en El Nacional: “Al terminar los relatos no pensamos: ­¡qué valientes son los comunistas o los adecos!, sino: ¡­de qué valentía es capaz el hombre, mi semejante! José Vicente Abreu, desde el fondo de su sufrimiento, nos dignifica a todos, simple y directamente”.

Abreu escribió varios libros, entre los cuales también se destaca Las cuatro letras –en referencia a las siglas FALN–, sobre su experiencia con la guerrilla venezolana, cuando respondía al nombre de Comandante Capanga.