• Caracas (Venezuela)

Aniversario 72

Al instante

Gustavo Planchart Manrique (1925-2012)

Gustavo Planchar Manrique

Gustavo Planchar Manrique

Miembro del bufete Tinoco y Asociados, su trabajo más comentado fue el que hizo como jefe de la delegación venezolana en las negociaciones sobre la delimitación de áreas marinas y submarinas con Colombia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El último de los hijos del matrimonio que formaron Julio Planchart y Rosalía Manrique tuvo la suerte de nacer de un hombre que incluía en su periplo haberse atrevido a fundar una revista literaria –con nada más y nada menos que Rómulo Gallegos como compañero de aventuras– durante la época oscura que representó el gomecismo.

Aunque el padre de Gustavo Planchart Manrique también contribuyó con la fundación del Círculo de Bellas Artes, el hecho de su vida que más influyó a su hijo fue haber sido enviado a Londres como encargado de negocios de Venezuela en Gran Bretaña. “Diecinueve intensos meses acumularon experiencias inolvidables en su vida de adolescente: la ausencia de los familiares y amigos venezolanos; la necesidad de sobreponerse a los ingratos escollos de un idioma diferente; las diarias enseñanzas en el Cardinal Vaughan School, donde inició estudios de secundaria; el simple transcurrir de los días en una ciudad extraña, en aquella época todavía agobiada por la neblina; el permanente contacto con una sociedad rebosante de historia y de cultura”, describió el doctor Gonzalo Parra Aranguren en su contestación al discurso de incorporación de Planchart Manrique a la junta directiva de la Academia de Ciencias Políticas y Sociales.

Graduado de abogado por la UCV en 1949 –inspirado en la labor en ese campo de su tío materno, Gustavo Manrique Pacanins, a quien se unió considerablemente a su vuelta de Inglaterra–, Planchart Manrique también se desempeñó como decano de la Facultad de Derecho de la casa de estudios, así como fue presidente del Consejo Superior de la Universidad Simón Bolívar.

Miembro del bufete Tinoco y Asociados, su trabajo más comentado fue el que hizo como jefe de la delegación venezolana en las negociaciones sobre la delimitación de áreas marinas y submarinas con Colombia.

En noviembre de 1980 –un mes antes de renunciar a la delegación luego de la presentación del Proyecto de Acuerdo de Delimitación al Ejecutivo, quien debía decidir sobre el asunto–, Planchart Manrique fue entrevistado por Margoth Quero Arévalo para El Nacional.   

Entonces le habló a la periodista sobre diversas cosas, entre ellas las críticas que se hacían para el momento en todo el país al proyecto de acuerdo que elaboró en conjunto con su equipo y la delegación colombiana. Se acusaba a los venezolanos de “vende patria”, por la pérdida de territorio: “Cuando hay tranquilidad de conciencia se siente una cierta desilusión al saber que se está cometiendo un error y que el país está cayendo en él por exceso de pasión y falta de racionalidad. Lo que se tiene que ver es si el conjunto de las bondades del proyecto de acuerdo supera el conjunto de las posibles críticas”.

El fanático del Magallanes también dejó ver su estilo conservador durante la entrevista. Se confesó fiel seguidor de los preceptos de la Iglesia Católica, dijo que escuchaba música clásica para relajarse y que jamás había sido muy “bonchón” y reveló que tres de sus libros favoritos eran Los tres mosqueteros de Dumas, Crimen y castigo de Dostoievski y El proceso de Kafka.

Más recientemente, Planchart Manrique se desempeñó como abogado de Globovisión y murió en ejercicio del cargo, un año antes de que se concretara la venta del canal de noticias.