• Caracas (Venezuela)

Aniversario 72

Al instante

Armando Córdova (1928-2011)

Decía que siempre supo que debía seguir el camino del estudio y, luego de graduarse de economista por la Universidad Central de Venezuela, cursó posgrados en Holanda, Polonia e Italia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Armando Córdova nació en Cumaná, en el estado Sucre, cuando aún faltaban siete años para la muerte del dictador Juan Vicente Gómez. Ese mismo año él quedó huérfano de madre y pasó al cuidado de su abuela, comerciante de mula y capitana de un barco mercante.

Decía que siempre supo que debía seguir el camino del estudio y, luego de graduarse de economista por la Universidad Central de Venezuela, cursó posgrados en Holanda, Polonia e Italia. Militó en AD, en el Partido Comunista y luego en el MAS, pero finalmente se separó de todos. Se casó dos veces: primero con la ceramista italiana Tecla Tofano y luego con una joven militante del Partido Comunista, Ligia Olivieri.

En un principio estuvo enamorado del concepto detrás de la Unión Soviética; sin embargo, cuando viajó por Europa y conoció la realidad de los países que se hacían llamar socialistas se dio cuenta de que ese ideal no era el que quería para su país. Fue profesor de su alma máter, así como enseñó en calidad de invitado en universidades de Alemania e Italia. Autor de varios libros, entre los que se destacan Aspectos teóricos del subdesarrollo, Inversiones extranjeras y subdesarrollo y La economía nacional, situación, evolución y perspectivas, fue nombrado individuo de número de la Academia Nacional de Ciencias Económicas, institución que llegó a presidir.

También fue miembro del Consejo Editorial de la Revista del BCV, pero renunció a su cargo en 2005, decepcionado por el rumbo que tomaba el ente emisor. En desacuerdo con la reforma a la Ley del Banco Central, sentenció: “Dejará de ser el organismo concebido por sus fundadores como institución que en el cumplimiento de sus establecidas funciones de vigilancia, control y regulación debía ser considerada por el gobierno como un aliado consciente y responsable y no como un instrumento que obedezca siempre sin análisis ni réplica, como pretende en los actuales momentos el Poder Ejecutivo, con el apoyo del Legislativo y del Judicial”.