• Caracas (Venezuela)

Aniversario 71

Al instante

La (falta de) libertad de comprar y vender

Thamara Moreno comenzando su labor diaria

Thamara Moreno comenzando su labor diaria

Thamara Moreno, una comerciante con 15 años en el mercado de Quinta Crespo, cuenta cómo ha podido sacar adelante a su familia a pesar de la escasez

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Yo me levanto cada mañana a mis 57 años con una expresión de esperanza en el rostro, a pesar del día a día de trabajo arduo que hago desde las cinco de la madrugada hasta las cuatro de la tarde. Soy socia de este negocio; al fallecer mi esposo tuvimos que encargarnos de él entre mi suegro, mi cuñada y yo.

Antes de que salga el sol estamos abriendo las santamarías que pronto se convierten en nuestras ventanas hacia la gente, gente que está ansiosa de conseguir productos de primera necesidad.

Estas personas viven con un derecho universal, se sienten libres en el transcurrir de los días tal cual yo me siento. Pero nuestros días en Venezuela cada vez se han vuelto más oscuros y todos nosotros como seres humanos vemos cercenada esta posibilidad de libertad.

Me refiero a buscar un por qué cuando hacen falta productos como la mantequilla, la leche, la harina de maíz, pero sin embargo, cuando se consiguen, es realmente a unos precios desorbitados, mientras uno ya no halla cómo explicar esa situación.

Sin tener cada ser humano dicha libertad, es decir, escoger lo que quieren obtener, comprar lo que deseen solamente, no estaríamos disfrutando de libertad plena. En esta área comercial de víveres y productos es algo fundamental el poder de elección. Pero nuestro país no es el mismo que hace 10 o hasta 5 años atrás; la demanda y la oferta en estos momentos no se encuentran y por ende se suprime la llamada libertad económica.

Gracias fundamentalmente a esta “libertad económica” cada uno de nosotros podríamos aspirar a superarnos, tener una mejor calidad de vida y así conformar un mejor país.