• Caracas (Venezuela)

Aniversario 71

Al instante

Leonardo Padrón: “Este año se celebra la persistencia y el coraje”

Leonardo Padrón reflexionó sobre las artimañas del poder | Foto Alexandra Blanco

Leonardo Padrón reflexionó sobre las artimañas del poder | Foto Alexandra Blanco

El Nacional es hoy una rendija amenazada, enfatizó el escritor al explicar que este diario lucha contra una revolución que intenta imponer una verdad oficial

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El poeta Leonardo Padrón aprendió a leer el país a través de las páginas de El Nacional. Así lo dijo ante quienes se acercaron a la sede del diario para celebrar los 71 años de vida del periódico.

Padrón aseguró que podría explayarse en dar detalles que justificaran el apego que siente por el periódico; nombró firmas de columnistas y periodistas que han pasado por la redacción, y exaltó los trabajos de investigación y los reportajes dominicales.

Pero aclaró que no le interesaba proponer un empalagoso coctel de adjetivos, y a cambio leyó en su discurso El Aniversario de los testarudos: “En esta ocasión no ha sido fácil cumplir años, y el periodismo venezolano se ha sumido en una espinosa lucha contra un sistema de gobierno que le tiene alergia a la verdad”.

“Los francotiradores del poder han afinado la puntería: primero la televisión, después la radio y ahora concentran su mirada en la prensa escrita. Somos un país que se está quedando afónico. Hoy, El Nacional más que un periódico parece una isla. Una sala de redacción llena de testarudos que insisten aferrados a sus computadoras y principios”.

Este cumpleaños, subrayó Padrón, no tuvo las mismas características de hace diez o veinte años, pues lo que se festeja en esta ocasión es la persistencia y el coraje. El papel de un medio que, asumiendo los riesgos que eso implica, decide nadar a contracorriente y quedarse cada vez más solo.

El Nacional es hoy una rendija amenazada, enfatizó el escritor al explicar que este diario lucha contra una revolución que intenta imponer una verdad oficial. Citó entonces a Ryszard Kapucinski, laureado periodista polaco que decía que los cínicos no servían para este oficio. Pero sí, añadió Padrón, para comprar periódicos enteros, implantar líneas editoriales, censurar artículos, masacrar la nómina e, incluso, disfrazarse de antipoder.

“Hoy es el momento histórico de las excepciones. Por eso, aun en la mayor anorexia de páginas que ha vivido en sus 71 años de existencia, El Nacional insiste, con su largo equipo de testarudos, a no defraudar nuestro acto reflejo de buscarlo en todas las esquinas del país apenas el sol nos toca los ojos”.